clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Brote de COVID en hospital de veteranos deja a por lo menos un muerto y más de una docena de contagiados

Se les pidió repetidamente a los miembros del personal que usaran una máscara.

Jesse Brown VA Medical Center, 820 S. Damen Ave., Chicago
Al menos 18 pacientes hospitalizados en Jesse Brown VA Medical Center han contraído COVID-19.
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Read in English

Por lo menos 18 personas hospitalizadas en el centro médico de veteranos, Jesse Brown VA Medical Center, dieron positivo por COVID-19 y posiblemente contrajeron la enfermedad de un miembro del personal que estaba enfermo y que continuó trabajando durante varios días, según un memorando interno compartido con el Sun-Times.

Al menos uno de los pacientes ha fallecido.

La Dra. Sarah Unterman, jefa de personal del hospital, calificó la situación como “horrible y perturbadora” en un memorando enviado a los miembros del personal la semana pasada, en el que también dijo que muchos empleados no usaban máscaras.

“Hemos cometido un daño muy real a una gran cantidad de pacientes esta semana”, dijo Unterman en el memo. “Todos estos pacientes están vacunados y, sin embargo, cuando un miembro del personal enfermo llegó a trabajar varios días seguidos, expuso a muchos pacientes al COVID que estaban aquí por otras razones”.

Unterman se negó a comentar directamente sobre el memo y remitió todas las preguntas al equipo de comunicaciones del hospital. El martes, una portavoz del hospital confirmó que el memorando fue enviado al personal la semana pasada.

Dos pacientes de alto riesgo que contrajeron COVID-19 eran un paciente mayor de 90 años y un paciente en espera de un trasplante de pulmón.

“Hicimos esto. Y todos debemos asumir la responsabilidad ”, escribió Unterman. “Es absolutamente necesario hacer y ser mejores por el bien de nuestros pacientes y nuestro personal”.

En respuesta al reciente brote de COVID, el hospital de veteranos de 220 camas estableció restricciones para los visitantes en su campus principal en el 820 S. Damen Ave. Solo se permite la entrada a las instalaciones a un máximo de dos visitantes por paciente hospitalizado cuando este se encuentre en sus últimos momentos con vida.

Los servicios para pacientes ambulatorios se mantuvieron sin cambios y los visitantes solo se permiten en el sitio si están ayudando a un veterano que requiere ayuda, como los pacientes en sillas de ruedas.

Unterman hizo hincapié en que los empleados que están enfermos deben quedarse en casa e implementar restricciones adicionales para ayudar a mitigar la propagación del virus, incluida la obligación de que todos los empleados usen máscaras N95 y protección para los ojos cada vez que ingresan a la habitación de un paciente en ciertas áreas del hospital.

Todos los pacientes deberán usar máscaras proporcionadas por el hospital cuando el personal o los visitantes ingresen a sus habitaciones o sean movidos dentro del hospital.

“Nuestra esperanza es que esto no vuelva a ocurrir y que estas medidas conduzcan a la prevención del COVID-19 en el futuro para la salud y seguridad de los veteranos, sus familias, cuidadores y nuestro personal”, dijo la portavoz.

Unterman les pidió repetidamente a los miembros del personal usar una máscara y dijo que había caminado por las instalaciones y “encontró literalmente a docenas de personas (pacientes, personal, visitantes) que no usaban una máscara en absoluto” o no la usaban correctamente.

“Somos mejores que esto”, dijo Unterman. “Se supone que somos un lugar de curación, no un lugar de daño”.

—————

Manny Ramos es reportero del proyecto ‘Report for America’, un programa de periodismo sin fines de lucro que tiene como objetivo reforzar la cobertura del Sun-Times sobre los problemas que afectan a las comunidades en el sur y oeste de Chicago