clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La recreación de ‘West Side Story’ estalla de vida y arte puertorriqueño

Steven Spielberg le ha inyectado nueva vida, nueva sangre, nueva energía, nuevo arte a un clásico.

María (Rachel Zegler) desafía a su hermano y se enamora de su pandilla rival en “West Side Story”.
20th Century Studios

Read in English

Cuando Steven Spielberg estaba filmando “Tiburón” (Jaws) en 1974, solo habían pasado 13 años desde el lanzamiento del icónico y aclamado éxito de taquilla “West Side Story”. Casi medio siglo después, a la edad de 74 años, Spielberg ha logrado una hazaña magnífica al estrenar una de las mejores recreaciones de todos los tiempos.

“West Side Story” de Spielberg le sigue siendo fiel al material musical original de Broadway de 1957 (que, por supuesto, se inspiró en “Romeo y Julieta” de Shakespeare) y todavía está firmemente arraigada en la Ciudad de Nueva York de la década de 1950, pero también se las arregla para hacer algo fresco y oportuno, gracias al guión del gran Tony Kushner, a algunos ajustes a ciertos personajes y momentos y a la ubicación de las canciones, y un debut cinematográfico sensacional de Rachel Zegler, quien ofrece una actuación estrella y asume el rol de María desde el momento en que la vemos en la pantalla. (También seríamos negligentes en no mencionar la música original clásica y la letra de Leonard Bernstein y el difunto Stephen Sondheim, respectivamente).

La primera escena de “West Side Story” marca el ritmo para algunos paralelos de la actualidad, cuando los malandros anglosajones liderados por el volátil Riff se roban latas de pintura de uno de los muchos sitios de construcción en su vecindario gentrificado y vandalizan un mural de la bandera puertorriqueña. (Una alusión al blanqueamiento de los murales de “Black Lives Matter”.) Por supuesto, al tratarse de un musical, los jóvenes de los Jets bailan con gracia, al igual que sus rivales, la pandilla puertorriqueña de los Tiburones, encabezado por el formidable Bernardo (David Alvarez), un boxeador profesional que tiene la inteligencia y la habilidad natural para salirse de estas calles y realmente superarse, si tan solo pudiera ver más allá de este día, esta pelea, estas pequeñas y violentas disputas.

Como le explica el casualmente racista teniente Schrank (Corey Stoll) a los hijos de los irlandeses, italianos y polacos y a los hijos de Puerto Rico, ambos grupos están a punto de ser extinguidos por la bola de demolición contra este vecindario en rápida transición, y no hay nada que ellos puedan hacer al respecto. Y, sin embargo, ninguna de las partes puede superar su resentimiento y hostilidad basados ​​en el miedo hacia el otro.

Con la cámara del director de fotografía Janusz Kaminski moviéndose de manera espectacular y el diseño de producción de Adam Stockhausen capturando a la perfección el ambiente de 1957 y, al mismo tiempo, con una calidad casi de ensueño a veces, “West Side Story” presenta sin esfuerzo (o deberíamos decir que reintroduce) personajes familiares, incluida María (Rachel Zegler), llena de energía, vida y optimismo; Tony (Ansel Elgort), que pasó un año en prisión después de casi matar a un rival en una pelea y está tratando de ser un mejor hombre; Anita (Ariana DeBose), una mujer encantadora, apasionada e independiente que es la novia de Bernardo y una figura de hermana mayor de María, y el aparentemente aficionado a los libros Chino (Josh Andres Rivera), quien ha sido catalogado por Bernardo como el tipo de pretendiente adecuado para María.

Dos de las actuaciones que dominan la pantalla provienen de Ariana DeBose (izquierda) como Anita y David Álvarez como Bernardo.
20th Century Studios

Ah, pero María tiene una mente y un corazón propios, como constantemente le recuerda a su hermano. Y cuando Tony y María se miran a través de la pista de baile mientras los Tiburones y los Jets hacen planes para una última pelea épica, digamos que para esta pareja en particular, la noche se llena de luz de repente. Sabemos que Elgort es guapo como una estrella de cine y hace un trabajo sólido cantando y bailando, pero es casi opacado junto a la radiante Zegler.

Rita Moreno del “West Side Story” de 1961 ofrece una interpretación profundamente conmovedora como la viuda Valentina.
20th Century Studios

“West Side Story” 2021 presenta un par de mejoras inspiradas en los personajes secundarios. La legendaria Rita Moreno (que interpretó a Anita en la película de 1961) le da a la película su conciencia como Valentina, la viuda del dueño de la farmacia Doc, cuyo largo y hermoso matrimonio interracial le da la esperanza a Tony de que él y María pueden lograrlo. Moreno presenta una actuación memorable, fundamentada y profundamente conmovedora. Y luego está Anybodys (Iris Menas), quien era lo que llamaban una “tomboy” en su día, pero que no es no-binaria en la versión del siglo 21.

La famosa iluminación mágica de Spielberg tiene un gran uso aquí, por ejemplo, cuando Tony lleva a Maria a través de la ciudad al Met Cloisters y esencialmente se comprometen de por vida con la melodía de “One Hand, One Heart”, en un entorno maravillosamente espiritual. En muchas otras ocasiones, las tomas de ubicaciones (y las elaboradas piezas musicales) vibran con vida, mientras los personajes extras bien coreografiados se apartan del camino o miran con asombro durante números como el aún contagioso “America”. Con una carrera llena de logros brillantes, Steven Spielberg le ha inyectado nueva vida, nueva sangre, nueva energía, nuevo arte a un clásico.