clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CPS envía 150,000 pruebas de COVID a casa con los estudiantes mientras los casos aumentan

El distrito animó a las familias a hacerle la prueba a sus hijos el 28 de diciembre, unos días después de la Navidad y seis días antes de que los estudiantes vuelvan a las escuelas para el año nuevo.

CPS CEO Pedro Martinez
El director general de las Escuelas Públicas de Chicago, Pedro Martínez.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Read in English

Los casos de COVID-19 están aumentando mientras se acercan las vacaciones de invierno de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés), alcanzando las tasas más altas de este año escolar, aunque todavía representan sólo una pequeña parte de la enorme cantidad de estudiantes del distrito.

Los funcionarios del distrito están instando a las familias a que se vacunen y se hagan las pruebas—y están distribuyendo miles de pruebas en casa esta semana—mientras se reúnen para las vacaciones, y dijeron que se han estado preparando para que más clases vuelvan a ser de aprendizaje remoto en las próximas semanas.

“Aunque me preocupa el aumento de los casos, en general sigo viendo lo mismo, que es que nuestras escuelas en general, la gran mayoría, son los espacios más seguros de nuestra comunidad”, dijo el director general de CPS, Pedro Martínez, en la reunión presencial de la Junta de Educación del miércoles. “ ... Pero también sé, de nuevo, que a medida que los casos aumentan en la comunidad, vamos a ver más casos en nuestras escuelas.”

Martínez dijo que cree que los niños se han adaptado a los protocolos de pandemia de las escuelas a estas alturas de la pandemia, “a veces aún mejor que los adultos”. Instó a los que no están vacunados a que se vacunen y a que sigan las directrices de viaje de la Municipalidad.

El distrito informó el lunes de 223 casos de estudiantes y 59 positivos en adultos, la cifra más alta en un solo día para ambos grupos este año académico. Las altas cifras de los casos de la semana pasada también llevaron a un pico de más de 10,000 estudiantes puestos en cuarentena debido a la exposición en la escuela. Hasta el martes por la noche, 6,800 niños y 380 adultos estaban aislados. Los funcionarios señalaron que esas cifras son todavía una pequeña parte de la matrícula de 330,000 estudiantes del distrito.

Más del 90% del personal de CPS está vacunado, y los estudiantes de 12 a 17 años de edad finalmente superaron la meta del 50% de vacunación este mes, dijo el distrito.

CPS también dijo esta semana que distribuiría 150,000 kits de prueba de COVID-19 para los estudiantes llevar a casa en más de 300 escuelas en las comunidades más afectadas por la pandemia. El distrito animó a las familias a hacerle la prueba a sus hijos el 28 de diciembre, unos días después de la Navidad y seis días antes de que los estudiantes vuelvan a las escuelas en el nuevo año, para dar tiempo a obtener los resultados antes de que se reanuden las clases.

Se incluirán instrucciones para realizar la prueba, y las muestras de la prueba se podrán dejar en los buzones de FedEx de la comunidad el mismo día. Las ubicaciones y los horarios de los buzones se encuentran en color.com/fedex-dropbox.

El presidente del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés), Jesse Sharkey, que asistió en persona por primera vez desde que las reuniones volvieron a la sala de juntas durante el verano, dijo que las pruebas en casa eran un “buen paso”.

Los funcionarios también dijeron que su programa de rastreo de contactos está funcionando tan eficientemente como lo ha hecho durante todo el año, revisando alrededor de 1,000 casos por semana. Pero los padres de todo el distrito han dicho que están recibiendo avisos hasta 10 días después de que se confirma un caso en el que su hijo estuvo en contacto cercano y podría haber estado expuesto.

Sharkey añadió que esperaba que los funcionarios de la Municipalidad emitieran directrices más claras sobre las condiciones que harían que una escuela volviera al aprendizaje remoto ahora que los casos están aumentando. La información que el sindicato estaba recibiendo en la mesa de negociación “no es clara y no nos tranquiliza en el contexto del aumento de la transmisión, una nueva variante y la cantidad de COVID que está entrando en nuestros edificios”.

“Lo que necesito que entiendan es que si no formulan una directriz clara, una barrera de protección, que los padres, el público y los miembros de mi sindicato puedan entender y en la que puedan confiar, entonces va a causar problemas al entrar al nuevo año”.

“No quiero que se repita lo del invierno pasado. Todavía tengo pesadillas cuando hablamos de eso”, dijo, refiriéndose a las largas y hostiles negociaciones de reapertura que varias veces estuvieron a punto de provocar una huelga de maestros. “Pero tampoco voy a ser la rana que no salta de la olla antes de que me hiervan”.