clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Recordando a los fallecidos de este año

Una mirada retrospectiva a las vidas que perecieron en 2021 por el COVID y otras causas.

Marcos Muñoz (izquierda) trabajó con César Chávez en su campaña por mejorar las condiciones de los campesinos. | Cortesía

Durante el año 2021 perdimos a muchos de nuestros familiares, hijos, y amigos debido a la violencia armada y al COVID-19. Ha sido un año difícil para todos, y nos enfrentamos con preguntas importantes sobre la salud, las instituciones, y la seguridad pública. Queremos recordar algunas de las vidas perdidas este año—honrándolos como los miembros de familias grandes, comunidades vibrantes y una ciudad maravillosa. Sabemos que estos no son los únicos, pero esperamos que las vidas que vivieron inspiren a nuestros lectores a ser amables, agradecidos y solidarios con los demás.

Adam Toledo, 13 años

En marzo, Adam Toledo fue asesinado por un agente de policía en La Villita, y cuando el video fue publicado el mes siguiente, la ciudad estalló en protestas y debates sobre los hechos. Su muerte inspiró discusiones sobre las acciones del agente de policía, Eric Stillman, que decidió balacear con rapidez aunque el video que publicó COPA muestra que el niño había suelto el arma. Los grupos de la comunidad latina experimentaron una desconfianza aún mayor hacia las fuerzas del orden tras el tiroteo. El hecho también inspiró una revisión de los protocolos de la policía sobre las persecuciones a pie. Meses después, su mamá, Betty, eligió una granja en Wisconsin para crear un refugio de jóvenes con el nombre de Adam.

Un mural de Adam Toledo en 3661 W. Ogden Ave.
Pat Nabong/Sun-Times

Felipe Vallarte, 58 años

El elotero querido de Rogers Park, Felipe Vallarta, falleció de COVID-19 en mayo después de haber estado en coma inducido desde el 25 de abril. Vallarta nació y se crió al norte de la Ciudad de México y se mudó a los Estados Unidos en 1995. Cuando no estaba vendiendo en la calle o trabajando en el café 90 Mile Cuban Cafe, al Sr. Vallarta le gustaba hacer carnes asadas y pasar su tiempo con la familia y amigos, dijo su esposa Zenaida Castillo.

Felipe Vallarta, 58, an elotero, serves corn from his Rogers Park stand in 2018.
Felipe Vallarta, de 60 años, era un elotero quien servía maíz desde su puesto en la intersección de Clark y Rogers en Rogers Park en 2018.
Ashlee Rezin/Sun-Times

Camerino González Valle, 81 años

Camerino González Valle, quien fundó los populares restaurantes Taqueria Los Comales en Chicago hace casi medio siglo, murió de cáncer en junio en su casa de Orland Park. En 1973, el Sr. González inició su negocio en La Villita y se hizo cargo del restaurante de la calle 26. Lo modificó para enfocarse en servir la comida auténtica y económica que su padre Guadalupe servía como vendedor ambulante en la Ciudad de México: tacos pequeños que se facilitan para comer mientras uno camina. En su momento, la cadena había crecido hasta tener 25 restaurantes populares por toda el área de Chicago. Su restaurante en la 26th St. fue uno de los primeros “drive-thru” mexicanos en la ciudad.

Camerino González Valle
Cortesía

Anthony Alvarez, 22 años

Solo dos días antes del tiroteo de Adam Toledo, Anthony Alvarez, un padre e hijo querido, también fue asesinado por la Policía de Chicago. Muchos activistas y familiares notaron las similitudes, especialmente cuando publicaron el video en el que lo balearon por la espalda. Su prima Roxana Figueroa detalló una lista de preguntas que tenía sobre el tiroteo—y se opuso a una declaración por el ex-presidente del sindicato de la policía, John Catanzara, afirmando que fue “un tiroteo 100% bueno”. La mamá de Anthony, Verónica, dijo que a su hijo “le encantaba jugar al fútbol, pero después de ser padre le dedicó todo su tiempo a su bebé. Era un gran hijo, un gran hermano, un gran padre. Le encantaba cocinar, le encantaba todo. No se merecía morir así, no debería estar muerto”.

Un altar de Anthony Alvarez en el vecindario de Portage Park.
Pat Nabong/Sun-Times

Alonso Moreira, 12 años

Rina Miller pasó días y noches cuidando a su hijo Alonso con Síndrome de Down. Se ha descubierto que los niños con el Síndrome tienen 10 veces más probabilidades de morir a causa del coronavirus. Poco después de su cumpleaños número 12 en agosto, los dos fueron infectados con el coronavirus. Sus seres queridos le decían “Nene”.

Azul de la Garza, 18 años

Azul De La Garza estaba sentada en un vehículo estacionado en West Elsdon en el lado suroeste cuando alguien se acercó y le disparó varias veces. De La Garza había pasado el día con su madre y acababa de comprar un disfraz de Halloween. Sus amigos le recuerdan con un mural en la calle 63.

Azul De La Garza was shot and killed Saturday in Chicago.
Azul De La Garza
GoFundMe

Jesús “Chuy” Negrete, 72 años

Chuy Negrete compuso cientos de corridos. Murió el 27 de mayo de insuficiencia cardíaca congestiva, según su esposa Rita Rousseau. Negrete compuso corridos de la vida e historia chicana, dando a los jóvenes mexicoamericanos que se sintieron perdidos en la sociedad estadounidense un nuevo sentido de identidad y pertenencia. El también era un residente de Rogers Park, y fue profesor y administrador en escuelas y universidades del área de Chicago. Les dijo a los estudiantes que, en la época precolombina, “éramos arquitectos, ingenieros, matemáticos, botánicos, cirujanos, filósofos. Sí, teníamos mucho a nuestro favor, no solo frijoles y tortillas”. En otoño, el Museo Nacional de Arte Mexicano organizó un servicio conmemorativo.

Jesús Negrete y Teresita De La Torre cantan durante un homenaje al activista Rudy Lozano en la secundaria Farragut.
Archivo Sun-Times

Marcos Muñoz, 80 años

Marcos Muñoz era un organizador laboral de Chicago que murió en junio de cáncer del pulmón. Aunque nunca aprendió a leer más que unas palabras, el residente de La Villita fue uno de los principales organizadores del Medio Oeste de César Chávez, el co-fundador de la United Farm Workers. Juntos, luchaban por mejores condiciones para los trabajadores agrícolas. Después de ser deportado la primera vez, el Sr. Muñoz volvió a cruzar la frontera y siguió la corriente de los migrantes, piscando en varios estados cerca de la frontera. Eso ayudó a inspirar su trabajo sindical—en 1966, marchó 250 millas con Chávez en apoyo de legislación para proteger a los campesinos.

Marcos Muñoz, who lived in Little Village, is seen here working a bullhorn as a picket captain for the United Farm Workers.
Marcos Muñoz, que vivía en La Villita, se ve con un megáfono como capitán de piquete de la United Farm Workers.
Cortesía de Mark Jonathan Harris