clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El Sr. Raúl Montes, líder comunitario de La Villita, muere por coronavirus

El Sr. Montes ocupó varios puestos en la Municipalidad, y finalmente se desempeñó como superintendente del distrito 22 para el Departamento de Calles y Saneamiento.

Raul Montes (third from right) with his family (from left): granddaughter Crystal; wife Maria; grandson Rocco; sons Miguel, Jose and Raúl Jr.; granddaughter Emily.
Raúl Montes (tercero desde la derecha) con su familia (desde la izquierda): nieta Crystal; esposa María; nieto Rocco; hijos Miguel, José y Raúl Jr .; nieta Emily.
Provided

Read in English

Raúl Montes siempre decía que su cuadra tenía el callejón más limpio de La Villita. Tan limpio, decía, que se podía comer del suelo.

Aunque lo decía en broma, por una parte uno le creería que hablaba en serio.

Por casi cinco décadas, Montes fue conocido como un ayudador de la cuadra 2600 al sur de Kolin Avenue. Quienes lo conocieron dijeron que era desinteresado, que ayudaba a los vecinos en necesitad y se aseguraba de que la cuadra siempre estuviera limpia de basura y escombros, y nunca pedía algo a cambio.

Montes murió el sábado, 23 de enero, en el Hospital McNeal en Berwyn debido a complicaciones del coronavirus. Había estado hospitalizado casi un mes, según su hijo José Montes. Tenía 72 años.

Tenía solo 17 años en 1965 cuando emigró de Chihuahua, México, en un tren con destino a Chicago para reunirse con su padre y otros hermanos.

Su primer trabajo fue de mesero en la tienda departamental Marshall Field’s en el centro. En 1967, estuvo trabajando en Western Electric, donde conoció a María Gutiérrez, una compañera de trabajo. Se casaron en 1972 y compraron una casa en la cuadra 2600 al sur de Kolin Avenue.

El viernes habría sido su aniversario de 49 años.

Maria and Raúl Montes.
María and Raúl Montes.
Cortesía

“Una cosa que me enseñó a mí y a mis hermanos fue la ética de trabajo”, dijo José Montes. “Trabajaba tan duro como podía y nada era inalcanzable. Todo está a nuestro alcance si pones tu corazón en ello”.

Montes lanzó un club de cuadra a fines de la década de los 70 para organizar y llevar recursos a su vecindario, después de ver cómo se veía La Villita en comparación con los vecindarios más ricos. Quería cambiar eso.

Como presidente del club de cuadra, organizó a sus vecinos para colocar pasto e instalar luces afuera de las casas de los vecinos, y siempre se le vio limpiando las calles.

A través de esas actividades conoció al líder sindical Rudy Lozano y Jesús “Chuy” García, quienes vivían cerca. La carrera política de García incluyó períodos en el Consejo de la Ciudad de Chicago y la Junta del Condado de Cook; ahora es congresista.

“Raúl creó un club de cuadra en nuestro vecindario que trabajó para mejorar y embellecer casas, patios y calles. Instalaron lámparas en sus patios delanteros, plantaron pasto en las avenidas y establecieron vigilancia y actividades para niños y adolescentes”, dijo García, elogiando la “profunda participación de su amigo en la vida comunitaria”.

Cuando García fue elegido al Consejo Municipal, nombró al Sr. Montes capitán de distrito. En ese papel, dijo García, Montes fue “eficaz y amado”, trabajando incansablemente para que la gente saliera a votar.

Los señores Montes, Lozano y García hablaban sobre lo que podrían hacer para mejorar la comunidad que los rodea, lo que finalmente los llevó al movimiento de coalición de “afroamericanos y latinos” que ayudó a elegir al alcalde Harold Washington.

“Mi papá comenzó a ayudar a Harold Washington a principios de los 80 y lo hizo porque quería ayudar a su comunidad y de alguna manera traer recursos”, dijo José Montes. “Me dijo muchas veces cuando comenzó a ayudar a Washington, a Chuy y a Rudy que nunca quería nada a cambio más que mejorar su cuadra”.

Esa cuadra también era famosa por sus fiestas.

Raúl Montes singing at a family gathering.
Raúl Montes cantando en una reunión familiar.
Cortesía

“Mi papá jugó un papel muy importante en las fiestas de cuadra y eran conocidas como las mejores fiestas del cuadra de la ciudad porque siempre tenía entretenimiento en vivo”, dijo José Montes. “Tenía mariachi y norteño en vivo. Mayormente porque era un fanático de la música ranchera”.

José Montes dijo que a su padre le encantaba cantar, y eventualmente se hacía cargo del micrófono en cualquier fiesta.

Trabajar con los líderes progresistas de Chicago trajo innumerables recuerdos, dijo José Montes, como cuando Washington y García visitaron su casa a principios de 1986 y trajeron a un invitado: Richard Dent, el ala defensiva de los Chicago Bears y, para entonces, campeón del Super Bowl.

Después de dejar Western Electric en 1983, el Sr. Montes ocupó varios puestos en la Municipalidad, y finalmente se desempeñó como superintendente del distrito 22 para el Departamento de Calles y Saneamiento. Era conocido por conducir su camión de la Municipalidad por las calles y callejones, y a menudo se detenía para charlar con los vecinos sobre los problemas que tenían y que él tal vez podría solucionar.

“Mi papá salía de casa a las 6 a.m. y a veces se iba hasta las 9 p.m. porque después del trabajo manejaba por el vecindario y hacía reportes sobre luces apagadas o árboles que necesitaban ser cortados”, dijo José Montes. “Básicamente pasaba la noche dando vueltas por el distrito 22 y preguntando a la gente en qué necesitaban ayuda”.

Raúl Montes (foreground) with (to his left), former Mayor Harold Washington, U.S. Rep. Jesus “Chuy” Garcia and Richard Dent, the Chicago Bears’ Hall of Fame defensive end.
Raúl Montes (primer plano) con (a su izquierda), el ex alcalde Harold Washington, el representante de los Estados Unidos Jesús “Chuy” García y Richard Dent, ala defensiva del Salón de la Fama de los Chicago Bears.
Cortesía

Se retiró en 2010, pero la gente aún se le acercaba con sus problemas.

“Incluso en la jubilación, Raúl no se quedó quieto. Él y María disfrutaban viajar, pasar tiempo con sus hijos y nietos y, por supuesto, tener grandes fiestas”, dijo García. “También disfrutaba ayudando en la tiendita o restaurante de la esquina para mantenerse ocupado y ponerse al día con lo que estaba pasando en el vecindario, en la política de Chicago, y en México”.

El Sr. Montes también fue mentor de líderes prometedores en La Villita, como Michael Rodríguez, el actual concejal del distrito 22. Rodríguez conoció al Sr. Montes poco después de graduarse de la universidad en el 2000.

“Deja un legado de servicio”, dijo Rodríguez. “Fue una de las personas principales que me enseñó a trabajar duro, a recordar de dónde vienes y la importancia de contribuir”.

Montes, dijo, era simplemente de una generación diferente de personas que creían en dedicar un día de trabajo honesto por un sueldo honesto.

Raúl Montes, right, stands in front of his Department of Streets and Sanitation truck.
Raúl Montes, a la derecha, para frente a su camión del Departamento de Calles y Saneamiento.
Cortesía

“Deja un gran vacío en La Villita”, dijo Rodríguez. “Era un hombre recto, un hombre de familia, un hombre de otra época, temeroso de Dios. Será extrañado.”

Planearon un velorio el sábado a las 3 p.m. hasta las 9 p.m., en Hann Funeral Home, 8230 S. Harlem Ave., en Bridgeview, Illinois. Los sobrevivientes incluyen a su esposa, María; sus hijos José, Raúl Jr. y Miguel; y tres nietos.

Manny Ramos es reportero del proyecto ‘Report for America’, un programa de periodismo sin fines de lucro que tiene como objetivo reforzar la cobertura del Sun-Times sobre los problemas que afectan a las comunidades en el sur y oeste de Chicago.