clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Editorial: Una “luz al final del túnel” para los hoteles y restaurantes afectados por las restricciones COVID-19

Esperamos que los acontecimientos de este mes puedan ser un salvavidas para la industria en dificultades.

The dining booths at Formento’s Italian restaurant in Chicago’s West Town neighborhood in August.
Los comedores vacíos se convirtieron como la norma, ya que los puestos de trabajo en el sector de la hostelería sufrieron un fuerte golpe el año pasado, según las últimas cifras del estado.
Tyler LaRiviere/Sun-Times file

Read in English

No es una sorpresa que las últimas cifras de empleo del estado muestran que el sector de entretenimiento y la hotelería sufrió un duro golpe el año pasado, dado el bloqueo que las restricciones del COVID-19 y las cuarentenas impusieron sobre toda la economía.

El número de puestos de trabajo en la industria en todo el estado se desplomó de 628,000 en enero del 2020 a 412,000 ahora. Ningún otro sector laboral del estado sufrió tanto.

Pero esperamos que tres desarrollos de este mes puedan ser un salvavidas a la industria: la ayuda federal a los restaurantes y bares como parte del último paquete de ayuda por el coronavirus de $1.9 billones; la expansión en Illinois de la elegibilidad de la vacuna COVID-19 para incluir a los trabajadores de comida y bebidas; y el plan del gobernador J.B. Pritzker para reabrir gradualmente la economía del estado, a partir del próximo mes, a medida que más personas se vacunen.

“Nuestra industria ha sido debilitada”, nos dijo el presidente de la Asociación de Restaurantes de Illinois, Sam Toia. “Pero estamos empezando a ver una pequeña luz al final del túnel”.

Necesidad de ayuda para un sector en crisis

Ha habido un año de dudas y de críticas sobre los cierres municipales y estatales tras la pandemia. Hay que reconocer que fue duro ver cómo la economía se paralizó sabiendo que probablemente costaría puestos de trabajo, pero se hizo con la noble intención de salvar vidas.

Y una ciudad de restaurantes y hoteles como Chicago estaba destinada a sentir ese golpe de forma más aguda. Sólo el sector de Chicago perdió 124,000 puestos de trabajo entre marzo y diciembre de 2020, según la Asociación de Restaurantes de Illinois.

Toia afirma que es posible que 5,000 de esos puestos de trabajo nunca vuelvan.

Por eso es tan importante la ayuda dirigida al sector. El paquete de ayuda federal reserva $28.6 millones en subvenciones para ayudar a los bares y restaurantes con problemas para mantenerse a flote.

Distribuidos a través de la Administración de Pequeñas Empresas de EE.UU., los establecimientos que cumplan los requisitos pueden obtener un máximo de $5 millones por sitio. Los negocios con varios lugares tienen un límite de $10 millones en total.

Nos gustaría que los fondos se distribuyeran de forma equitativa, asegurando que los restaurantes de los barrios trabajadores —y no sólo los de las zonas de moda y ricas en turistas— reciban su parte justa.

Y hay más buenas noticias, ya que los empleados de alimentación y bebidas se añadirán a esta lista de trabajadores esenciales que pueden recibir las vacunas COVID-19 a partir del 29 de marzo. Creemos que la Municipalidad y el estado harían bien en establecer sitios dedicados para que los empleados reciban la vacuna.

“Los 7,300 restaurantes de Chicago son absolutamente esenciales para la supervivencia económica de nuestra ciudad”, dijo la semana pasada el coordinador de la Coalición de Restaurantes de Chicago, Roger Romanelli, mientras su grupo abogaba por la vacunación de sus trabajadores. “Es fundamental considerar los restaurantes como parte integral de nuestra vida diaria”.

El plan de reapertura de Pritzker del mes que viene podría proporcionar otra ayuda al sector, permitiendo a los establecimientos aumentar la capacidad de clientes en el interior del 25% al 30%, mientras que los asientos en el exterior se aumentarán al 50%. En Chicago los establecimientos ya operan al 50% de capacidad.

Los clientes seguirán teniendo que permanecer a 6 pies de distancia y, por ahora, se prohibirían los grupos de más de 10 personas, lo que dificultará a los establecimientos la celebración de grandes eventos, como quinceañeras, cotillones, bar mitzvahs y bat mitzvahs.

Buenas noticias en un largo camino

Aunque el panorama está mejorando, los hoteles de Chicago siguen en crisis, ofreciendo precios mínimos, mientras que otros, como el Palmer House y el Holiday Inn Express de la Mag Mile, se encuentran en una corte de ejecución hipotecaria.

Pero teniendo en cuenta lo mal que estaban las cosas hace tan sólo unos meses, nos alegramos del aparente progreso que se está viendo ahorita.