clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CPS no está seguro cuántos maestros se han vacunado

 A medida que CPS se prepara para la expansión del aprendizaje en persona a mediados de abril, ¿cómo les está yendo? No se sabe realmente.

Carmen Romero De Vaca, 52, a special education classroom assistant at James B. McPherson Elementary School in Ravenswood, receives her first dose of the Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine at Weiss Memorial Hospital on the North Side.
Carmen Romero De Vaca, de 52 años, asistente de clases de educación especial en la escuela primaria James B. McPherson de Ravenswood, recibe su primera dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech en el Hospital Weiss Memorial del lado norte.
Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

En tres semanas, hasta 121,000 estudiantes de las Escuelas Públicas de Chicago podrían estar de regreso al aprendizaje en persona al comienzo del cuarto trimestre académico, duplicando el número de estudiantes que regresaron este mes.

Más niños, incluyendo potencialmente a decenas de miles de estudiantes de secundaria, significa la necesidad de más adultos. Y traer más educadores requeriría más vacunas, según un acuerdo del distrito con el Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés).

A medida que CPS se apresura a vacunarse para la expansión del aprendizaje en persona a mediados de abril, ¿cómo les está yendo?

No se sabe realmente.

Los registros publicados en el sitio web de CPS muestran que 16,200 trabajadores, aproximadamente el 34% del distrito, han recibido su primera dosis de una vacuna COVID-19, y el distrito dice que a todo el personal se le han ofrecido citas para recibir vacunas.

Pero menos de la mitad de los empleados de CPS han revelado su estado de vacunación al distrito, lo que significa que es probable que miles más hayan recibido una vacuna pero aún no se lo hayan dicho a CPS.

El resultado es que incluso Matt Lyons, jefe de recursos humanos de CPS y el gerente, quien debería tener el mayor conocimiento de los números de vacunación, no tiene una idea sólida de cuántos empleados han sido vacunados.

“Creo que es seguro decir que es probable que estemos por encima del 50%, tal vez incluso acercándonos al 60% que tienen la primera dosis”, estimó Lyons en una entrevista el viernes.

La “consecuencia negativa” de una baja tasa de respuesta a la encuesta, dijo, es que los funcionarios están planificando sus necesidades de personal para el cuarto trimestre con serios puntos ciegos. En la medida de lo posible, el distrito busca evitar que se repitan las condiciones de aprendizaje del tercer trimestre para miles de estudiantes que, según una encuesta de la asociación de directores, han estado aprendiendo de un maestro remotamente mientras están sentados en clase.

Tanto CPS como CTU reconocen que habrá más educadores en las escuelas en el cuarto trimestre; la pregunta sigue siendo cuántos más.

Por su parte, el sindicato les ha dicho a los maestros que tengan cuidado de no dejarle saber al distrito si han recibido una vacuna, algo que ha molestado a los líderes de CPS, ya que el distrito está revocando las adaptaciones para trabajar desde el hogar en el tercer trimestre en cuanto los trabajadores están completamente vacunados.

Lyons dijo que CPS asumirá que aquellos que no responden a la encuesta antes del cuarto trimestre han sido vacunados o rechazado una vacuna, y ambas posibilidades requieren regresar al trabajo antes del 19 de abril.

Cualquiera que tenga una adaptación para trabajar en casa y le diga al distrito que aún no se ha vacunado, pero ha hecho un esfuerzo de buena fe para hacerlo se le permitirá seguir trabajando desde casa hasta dos semanas después de la segunda dosis, dijo. Ambos planes le parecieron bien a Goodchild, ya que cualquier persona que solicite una adaptación renovada tendría que revelar su estado de vacuna como parte de esa solicitud de todos modos.

CPS inicialmente quería traer de regreso a los trabajadores antes de ser vacunados. Pero después de una fuerte defensa del CTU en las negociaciones, el distrito ha orquestado miles de oportunidades de vacunación para sus empleados en clínicas privadas y ha administrado más de 1,500 dosis cada una de las últimas cinco semanas en cuatro sitios disponibles solo para maestros, personal y trabajadores contratados de CPS. .

Sin embargo, esos centros de vacunación de CPS tienen 1,000 citas disponibles a partir de esta semana, dijo la jefa de las escuelas, Janice Jackson, en la reunión de la junta escolar del miércoles, incluso cuando el resto del público lucha por las vacunas en las farmacias y otros proveedores.

Los funcionarios de CPS y CTU dijeron que esos espacios no reclamados podrían deberse a que los maestros ya recibieron vacunas en privado antes de que se abrieran los sitios, o a trabajadores que desconfían del distrito, que sigue siendo un gran problema en el futuro después de años de contienda con el sindicato, y no quieren una vacuna a través de su empleador.

Mientras tanto, en las negociaciones de reapertura de las secundarias, Goodchild dijo que el CTU está buscando que todos los educadores de secundaria estén completamente vacunados antes de que se les solicite regresar a las escuelas porque su riesgo es mayor ya que los adolescentes transmiten el virus como adultos.

Con solo 26,000 estudiantes de secundaria, o el 36%, que indican que les gustaría regresar al aprendizaje en persona esta primavera, el plazo para que se vacunen sigue incierto. CPS no tiene idea de cuántos maestros de secundaria se han vacunado.