clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los trabajadores de McDonald’s celebran el nuevo sueldo mínimo de $15

Teresa Cervantes, quien ha trabajado para McDonald’s durante 20 años, dijo que un sueldo de $15 es necesario sólo para cubrir la renta, la comida y sus facturas médicas. Pero los trabajadores quieren que McDonald’s haga más por ellos.

Troy Gaston speaks to McDonald’s workers outside the company’s West Loop headquarters Thursday at a rally celebrating the new $15 minimum wage in Chicago.
Los cajeros, cocineros y otros empleados que se presentaron el jueves sostenían en alto dos grandes números rojos: un “1” y un “5”.
Sam Heller/Sun-Times

Read in English

El sueldo mínimo de $15 por hora en Chicago comenzó el jueves, y los trabajadores de McDonald’s se reunieron frente a la sede corporativa de la cadena gigante de comida rápida en el centro para celebrar, pero también para exigir más.

McDonald’s ha sido durante mucho tiempo uno de los focos del movimiento “Lucha por $15”, que por años ha presionado por un sueldo mínimo de $15 por hora. Los cajeros, cocineros y otros empleados que se presentaron el jueves sostenían en alto dos grandes números rojos: un “1” y un “5”.

“Hoy es el día por el que los trabajadores de comida rápida como yo hemos luchado con mucho trabajo, sudor y lágrimas”, dijo la empleada Adriana Álvarez. “Cuando anunciamos por primera vez nuestras demandas de un sueldo mínimo de $15, nos dijeron que estábamos locos. Pero sabíamos y seguimos sabiendo que valemos más que $7.85”.

El nuevo sueldo mínimo significa que Álvarez vivirá un poco más cómodamente y podrá comprar más fácilmente medicamentos y juguetes para su hijo de 9 años.

Teresa Cervantes, quien ha trabajado para McDonald’s durante 20 años, dijo que un sueldo de $15 es necesario sólo para cubrir la renta, la comida y sus facturas médicas.

Pero los trabajadores quieren que McDonald’s haga más por ellos.

“Mientras celebramos hoy, sabemos que nuestra lucha no ha terminado y que acaba de empezar”, dijo Álvarez.

“Estamos aquí en la sede corporativa de McDonald’s para decirle a esta empresa que puede hacer más, siguiendo el ejemplo de Chicago y pagar a todos en todas partes al menos $15 la hora”, añadió Álvarez. “McDonald’s hizo casi cinco mil millones de dólares en ganancias el año pasado durante una pandemia”.

En una sala sindical cercana, la alcaldesa Lori Lightfoot también reconoció que, aunque el sueldo mínimo de 15 dólares es importante, no es suficiente.

“Tenemos que asegurarnos de que seguimos luchando por los trabajadores para que tengan un sueldo digno, para que puedan ahorrar, para que tengan una vivienda propia y para que puedan pasar la fortuna a sus hijos”, dijo Lightfoot.

McDonald’s se ha comprometido a aumentar el sueldo mínimo en los establecimientos propiedad de la empresa a $15, pero esos establecimientos representan sólo un 5% de los McDonald’s de todo el país.

McDonald’s emitió un comunicado el jueves diciendo que la responsabilidad de cambiar el sueldo mínimo recae en los funcionarios electos y que la empresa está abierta a las discusiones salariales con sus empleados.

Los trabajadores que protestan también quieren que los empleados de McDonald’s se sindicalicen, algo que tuvo mucha importancia durante la pandemia, cuando sintieron que sus puestos de trabajo estaban en riesgo, dijo Álvarez.

Durante la pandemia, Álvarez vio un aumento en su sueldo, pero sus horas se redujeron significativamente, anulando el cambio. Para obtener respeto y seguridad en el trabajo, es necesario crear un sindicato, dijo.

El concejal Byron Sigcho-López (25º) también habló en la manifestación en apoyo de los esfuerzos de los trabajadores por formar un sindicato.

“La lucha no ha terminado”, dijo Sigcho-López. “Estos trabajadores necesitan ser respetados”.

Adriana Alvarez was among the McDonald’s employees who spoke at a rally in front of the fast-food company’s corporate headquarters in the West Loop on Thursday, July 1, 2021.
Adriana Álvarez fue una de las empleadas de McDonald’s que habló en una manifestación frente a la sede corporativa de la empresa de comida rápida el jueves.
Sam Heller/Sun-Times