clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Editorial: La salida desastrosa de Estados Unidos de Afganistán era inevitable luego de una guerra de 20 años

El hecho de que el ejército afgano mostrara tan poca resistencia, incluso con una enorme ventaja numérica y con armas de Estados Unidos, reveló cuán poco realista era creer que Estados Unidos podría construir una nueva nación lo suficientemente fuerte como para resistir a los talibanes.

Afghan people climb atop a plane as they wait at the Kabul airport on Monday, after a stunningly swift end to Afghanistan’s 20-year war, as thousands of people mobbed the city’s airport trying to flee the group’s feared hardline brand of Islamist rule.
El pueblo afgano se sube a un avión mientras espera en el aeropuerto de Kabul el lunes, después de un final asombrosamente rápido de la guerra de 20 años en Afganistán.
Wakil Kohsar/AFP vía Getty

Read in English

Después de cometer un error tras otro en Afganistán durante dos décadas, Estados Unidos nunca se iba a ir de ahí de una manera humana, justa y ordenada.

Desde el momento en que Estados Unidos decidió invadir Irak en 2003, desviando su atención del esfuerzo para derrocar a los talibanes en Afganistán, este destino era inevitable. La iniciativa de construir un Afganistán pacífico y democrático estaba condenado al fracaso, si es que alguna vez tuvo potencial.

De por sí hubiera sido bastante difícil ayudar a construir una nueva nación afgana si Estados Unidos le hubiera puesto toda su atención al proyecto. Los líderes estadounidenses habrían tenido que educarse sobre los lazos tribales y familiares de Afganistán, que pueden ser más importantes que la lealtad a las entidades políticas. Habrían tenido que sumergirse en la cultura de la nación. Habrían tenido que aceptar la realidad de que los valores de nuestra nación occidental no eran los mismos que los suyos.

En cambio, Estados Unidos fracasó. Estaba inseguro de su compromiso, perdido en su misión. A lo largo de los años, el número de soldados en Afganistán aumentó y disminuyó a medida que Estados Unidos buscaba una estabilidad esquiva. Hasta 140,000 soldados bajo el mando estadounidense estuvieron en Afganistán al mismo tiempo. Esas cifras se habían reducido a 2,500 cuando el presidente Joe Biden asumió el cargo.

Ya que el ex presidente Donald Trump había dicho que Estados Unidos dejaría Afganistán el 1 de mayo, a Biden le tocó una mano imposible de ganar. Sus únicas opciones eran honrar ese acuerdo o seguir adelante con la “guerra eterna”.

Como dijo Biden en su discurso el lunes, seguir haciendo lo mismo no era una opción.

No pudo haber sido una decisión fácil para Biden, quien tiene una profunda experiencia diplomática en esta región del mundo y comprende cuáles podrían ser las consecuencias. Pakistán ahora puede estar desestabilizado. Las imágenes de afganos desesperados aferrándose a un avión no generarán confianza en Estados Unidos como aliado. Es probable que provoque a los enemigos.

Claramente, Biden y sus generales militares pensaron que tenían más tiempo para rescatar a los miles de civiles afganos que habían ayudado a la misión de Estados Unidos. Tan recientemente como el 8 de julio, Biden dijo: “Aún se está deliberando, pero la probabilidad de que los talibanes lo invadan todo y se adueñen de todo el país es muy poco probable”.

En retrospectiva, obviamente, él y sus asesores estaban completamente equivocados.

Y ahora el miedo se está extendiendo por Afganistán a medida que regresa el brutal gobierno de los talibanes. Habrá asesinatos en represalia. Habrá linchamiento en la calle, como antes. Las niñas y las mujeres serán nuevamente despojadas de los derechos humanos más básicos, como antes.

Incluso en medio del colapso, incluso cuando el tiempo se cierra rápidamente para que las fuerzas armadas de Estados Unidos hagan misiones de rescate fuera de Afganistán, nuestra nación debe hacer todo lo posible para rescatar a aquellos que viven con el terror de quedarse atrás.

El hecho de que el ejército de Afganistán mostrara tan poca resistencia, incluso con una enorme ventaja numérica y con las armas proporcionadas por Estados Unidos, reveló cuán poco realista era creer que Estados Unidos podría construir una nueva nación lo suficientemente fuerte como para resistir a los talibanes.

Sí, los soldados afganos se quejaron de que no les pagaban, de que no tenían suficiente comida, de que no tenían suficiente munición. Pero algo más básico estaba en juego: simplemente carecían el sentido de propósito e identidad nacionales que necesitaban para pelear.

Estados Unidos ha gastado más de 2 billones de dólares en Afganistán. Al menos 2,448 militares estadounidenses han muerto.

Ya es suficiente.

Los estadounidenses están cansados ​​de la guerra. Están cansados ​​de la arrogante presunción de que podemos rehacer otros países a nuestro gusto. Lloran por los soldados que han muerto y no quieren morir más.

No cuando nada cambiará.

Ningún soldado estadounidense más debería morir en una guerra contra la que los soldados afganos no lucharán ellos mismos. Incluso cuando la salida de Estados Unidos sea un desastre sangriento.