clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Centros comunitarios crean un proyecto de cuentos para jóvenes en el lado sur

Historias de Chicago en la Cuadra ofrece a los jóvenes la oportunidad de reunirse y compartir historias de sus comunidades a través de la narración, el arte y la música.

Participants of Chicago Stories on the Block gather around guest speaker Simeon Frierson (center) from Free Spirit Media.
Los participantes de Historias de Chicago en el Bloque se reúnen en torno al orador invitado Simeon Frierson (centro) de Free Spirit Media.
Cortesía de Historias de Chicago en el Bloque, Ministerios del Puerto

Read in English

Myra Hernández ha vivido en Back of the Yards toda su vida, pero por años se sentía avergonzada de admitirlo. La violencia y la delincuencia le han dado la reputación de ser un barrio peligroso y plagado de pandillas.

Pero Hernández no se enfoca en la violencia. Como artista, busca la belleza de su barrio.

“Conozco a muchos jóvenes que tienen un talento y unas habilidades increíbles y que no tienen un espacio o una oportunidad para ser creativos”, dijo Hernández.

Hernández quería ofrecer ese espacio a los jóvenes artistas del lado sur, así que acudió a su equipo de la organización comunitaria católica The Port Ministries, donde es asistente administrativa.

Crearon Historias de Chicago en la Cuadra (Chicago Stories on the Block, en inglés), un proyecto artístico comunitario de tres meses de duración en el lado sureste, con organizaciones comunitarias como el Wilburn LUV Institute, el Firehouse Community Art Center y el ABJ Community Center.

“Se presta tanta atención a la violencia, que está casi sobresaturada y romantizada”, dijo David González, director ejecutivo de Historias de Chicago en la Cuadra. “Seguimos hablando de acabar con la violencia y bajar las armas, pero realmente no nos centramos en lo que deberíamos recoger”.

Desde que el programa comenzó el 6 de julio, 40 personas de entre 16 y 24 años han creado una mezcla de arte: narrativa, visual y actuación. A través del programa de empleo One Summer Chicago, los participantes cobran 14 dólares la hora y trabajan 20 horas a la semana.

Cada mes tendrá un componente artístico diferente para los talleres y proyectos. En julio, los participantes se centraron en la narración de cuentos.

La pintora Larryah Harris, de 15 años, utilizó la parte de narración del programa para entrevistar a su madre sobre sus dificultades al criarse en el lado sur.

“Hablaba de cómo su padre falleció y su madre se drogaba cuando era joven, no tenía realmente a nadie”, dijo Larryah. “Tenía un problema de salud mental y trató de conseguir ayuda, pero todas las clínicas estaban en el lado norte”.

Para Larryah, la entrevista mostró la desconexión que tiene la Municipalidad con los barrios en los que ha vivido: Back of the Yards, Roseland, Englewood.

Al escuchar a su madre compartir su historia, Larryah dijo que es “bastante obvio” para ella que la Municipalidad piensa que las luchas que enfrentan sus comunidades no son importantes.

“Hay muchos problemas médicos en las comunidades negras y latinas, pero los recursos están en el lado norte”, dijo Larryah. “Espero que (el proyecto) arroje luz a la raíz del problema y ayude a otras personas a ver que nuestros barrios no son todo malos, que realmente necesitamos ayuda. Que somos importantes”.

Para González, las esperanzas de Larryah son también las suyas.

“Quiero que los jóvenes entiendan lo importantes que son”, dijo, y añadió que, a través de su creatividad, los jóvenes pueden ser los que cambien la narrativa de cuáles comunidades son violentas.

En agosto, historias como la que Larryah escuchó de su madre se utilizarán para crear uno de cuatro murales alrededor del lado suroeste. Los murales se utilizarán luego para inspirar la música de septiembre.

El tiempo que Larryah ha pasado en el programa la ha inspirado a pensar en nuevas formas de ayudar a su comunidad. Dice que espera salir del proyecto con una idea para un futuro programa que pueda crear para inspirar a otros de su generación a elevar sus comunidades.

Ya no se siente avergonzada de admitir que es de Back of the Yards, Hernández espera que el proyecto diga a otros jóvenes artistas que tampoco tienen que avergonzarse.

“Historias de Chicago en la Cuadra puede ... crear un sentimiento de orgullo para que puedan decir con orgullo: ‘Soy de Back of the Yards, soy de Englewood’, dijo Hernández. “Podemos empezar a cambiar la forma en que la gente ve nuestro barrio”.

Las obras del proyecto se revelarán en un evento especial filmado en octubre. Los murales incluirán códigos QR que enlazan a las historias que los inspiraron, y también se publicará un pequeño libro de poesía escrito por los participantes.

Cheyanne M. Daniels es reportera del Chicago Sun-Times a través de Report for America, un programa de periodismo sin ánimo de lucro que pretende reforzar la cobertura del periódico sobre las comunidades de los lados sur y oeste.