clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Luego de la renuncia de decenas de conductores de autobuses escolares, buscan alternativas de transporte

El distrito ahora tiene aproximadamente 500 conductores menos de lo que se necesita, dijeron las autoridades.

CPS ofreció a las familias $1,000 por adelantado y $500 mensuales por un reembolso de transportación hasta que se solucionen los problemas.
Archivo Sun-Times

Read in English

Mientras miles de familias de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) navegaron para encontrar transporte para el primer día de clases debido a la renuncia masiva de conductores de autobús por un mandato de la vacuna, la alcaldesa Lori Lightfoot dijo que su administración está en conversaciones con compañías de viajes compartidos para llevar a los niños a sus escuelas.

La medida sería muy inusual y podría causar otro conjunto de dilemas a medida que los padres averiguan cómo llevar a sus hijos a clases.

Aproximadamente 2,100 estudiantes, incluidos 990 en educación especial, recibieron un aviso de dos días de anticipación de que su ruta de autobús ya no existía.

Los funcionarios del distrito dijeron que recibieron noticias el viernes de las empresas privadas con las que contratan los servicios de autobús de que 73 conductores habían renunciado porque se negaron a cumplir con el mandato de vacunación de CPS, que requiere que todos los empleados y contratistas se vacunen antes del 15 de octubre. El requisito se anunció hace más de dos semanas.

“CPS creía que había [suficiente] conductores de autobuses”, dijo la alcaldesa Lori Lightfoot en una conferencia de prensa de regreso a clases el lunes en la escuela alternativa Ombudsman Chicago South en el vecindario Chicago Lawn. “Recién el viernes llegó la notificación de [las compañías] que tenían escasez de conductores. Eso no es responsabilidad de CPS. Tenemos un contrato con esas empresas. Teníamos la expectativa de que iban a cumplir con su contrato.

“Vamos a solucionar estos problemas”, dijo la alcaldesa. “Esto no recae en CPS. Y quiero que quede muy claro”.

Aunque el distrito recibió un aviso tardío sobre la renuncia de los 73 conductores, CPS ya sabía que había una escasez general de más de 400 conductores. CPS se había ajustado para establecer rutas para los aproximadamente 14,500 estudiantes que usan los autobuses escolares, pero la escasez existente significaba que el distrito se dirigía al año escolar operando sobre hielo si surgía una situación como las renuncias de la semana pasada.

El distrito ahora tiene 770 conductores, aproximadamente 500 menos de lo que se necesita, dijeron las autoridades.

CPS ofreció a las familias $1,000 por adelantado y $500 mensuales por un reembolso de transportación hasta que se solucionen los problemas.

El transporte público es una opción que usan muchos estudiantes. Los autobuses y trenes de la CTA son gratuitos para los estudiantes de CPS el primer día de clases, luego cuestan una tarifa reducida de 75 centavos por viaje el resto del año. Pero es difícil para muchos niños, como los que tienen discapacidades graves, tomar el transporte público para ir a la escuela.

Lightfoot dijo que cuando se enteró del problema de los autobuses, les dijo a sus asistentes que se comunicaran con las compañías de viajes compartidos Uber y Lyft para “ver qué pueden hacer para proporcionar recursos para ayudar a nuestras familias que necesitan medios de transporte alternativos para llevar a los niños a la escuela de forma segura”.

La alcaldesa dijo que la Municipalidad ha “iniciado conversaciones” con las dos empresas, pero dijo que los planes aún no se habían elaborado.

“Este es un momento de manos a la obra”, dijo.

No está claro qué tan rápido esos servicios de viaje compartido podrían resolver el problema. No se pudo contactar a representantes de Uber y Lyft para hacer comentarios.

Ni Uber ni Lyft han exigido vacunas para sus conductores. Pero el mismo requisito de CPS que los funcionarios dijeron que llevó a la renuncia de los conductores de autobús probablemente también se aplicaría a los conductores de viajes compartidos como contratistas externos.

Los distritos escolares también realizan verificaciones de antecedentes de los empleados, contratistas y voluntarios a los que los conductores de viajes compartidos probablemente deban someterse. Y Uber y Lyft tienen reglas que prohíben que cualquier menor de 18 años viaje sin un adulto.

Cuando un periodista le preguntó si CPS enviaría asistentes de maestros u otros empleados para que viajen con los niños, Lightfoot dijo: “Te estás adelantando, pero tan pronto como sepamos cuál será el plan, definitivamente les dejaremos saber.”

Contribución: Mitch Dudek