Los concejales dicen que Chicago debería exigir pruebas de vacunas en restaurantes, bares, teatros y más

Las autoridades municipales han animado a las empresas a exigir una prueba de vacunación, pero no han seguido a la Ciudad de Nueva York en la imposición de un requisito aplicable a toda la ciudad.

SHARE Los concejales dicen que Chicago debería exigir pruebas de vacunas en restaurantes, bares, teatros y más
A dose of the Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine is administered at Norwegian American Hospital in January.

Un grupo de concejales de Chicago quiere que la Municipalidad exija una prueba de vacunación a los clientes que entren en una variedad de negocios, incluidos bares, restaurantes, salas de conciertos y teatros. | Archivo Sun-Times

Ashlee Rezin/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Los habitantes de Chicago deberían estar obligados a demostrar que se han vacunado contra el coronavirus antes de entrar en “lugares públicos cerrados”, como restaurantes, bares, cines, salas de conciertos y gimnasios, dijo el jueves un grupo de concejales.

La sorprendente recomendación de seguridad fue hecha por ocho miembros del Comité de Salud y Relaciones Humanas del Concejo Municipal en una carta dirigida a la Dra. Allison Arwady, Comisionada de Salud de Chicago.

La carta estaba firmada por dos de los más firmes y poderosos partidarios de la alcaldesa Lori Lightfoot en el Concejo: El presidente del Comité de Finanzas Scott Waguespack (32º) y la presidenta del Comité de Ética Michele Smith (43º).

A ellos se unieron los concejales Byron Sigcho-López (25º), Rossana Rodríguez-Sánchez (33º), Carlos Ramírez-Rosa (35º), Andre Vásquez (40º), Matt Martin (47º) y Maria Hadden (49º).

Lightfoot y Arwady han animado a los comercios, restaurantes, salas de entretenimiento y estadios a exigir una prueba de vacunación.

Los Bulls y los Blackhawks respondieron al llamamiento anunciando que se exigirá a los fanáticos una prueba de vacunación antes de entrar a los partidos en el United Center, que es propiedad conjunta de los dos equipos.

Pero la alcaldesa, hasta ahora, no ha estado dispuesta a seguir el ejemplo de la Ciudad de Nueva York imponiendo un requisito en toda la ciudad, en particular a los restaurantes que se vieron obligados a cerrar dos veces sus interiores durante la pandemia y a soportar límites de capacidad entre los cierres.

En la carta enviada el jueves a Arwady, los concejales citaron cuatro factores para exigir un mandato de vacunación: la “transmisión comunitaria incontrolada” de la variante Delta; la amenaza de nuevas variantes; el clima otoñal e invernal que “obligará a los habitantes de Chicago a permanecer en sus casas” y las vacunas “gratuitas y fácilmente disponibles” que ya han sido totalmente aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

También el jueves, el Comité de Presupuesto y Operaciones Gubernamentales del Concejo acordó extender por hasta tres meses un acuerdo de vivienda alternativa con el Hotel Julian para los infectados y los equipos de emergencias.

En marzo de 2020, el Julian fue uno de los cuatro hoteles de Chicago propiedad de la empresa Oxford Capital Group LLC que aceptó alquilar habitaciones para aislar a los pacientes que dieran positivo al coronavirus o que estuvieran expuestos a alguien infectado y proporcionar un “santuario para los primeros intervinientes.”

Los cuatro hoteles se unieron a una red de cuartos destinada a aliviar la presión sobre los hospitales sobrecargados.

Maura McCauley, comisionada adjunta de servicios para personas sin hogar del Departamento de Servicios Familiares y de Apoyo de Chicago (DFSS, por sus siglas en inglés), dijo que el Julian continuará sirviendo como un “refugio de descompresión para los hombres solteros que experimentan la falta de vivienda” que están en “mayor riesgo” porque son “mayores y vulnerables de salud.”

“Trabajamos durante todo el verano para apoyar a nuestro sistema de refugios a volver a la normalidad y traer camas de forma segura al sistema cuando la ciudad volvió a abrir. Sin embargo, algunos de nuestros grandes refugios congregados son incapaces de traer todas sus camas de vuelta a la capacidad de pre-COVID y seguir aplicando la orientación de la salud pública, dejando a nuestro sistema de refugio [corto] de capacidad y con una escasez de camas”, dijo McCauley a los concejales.

“Todavía hay 29 hombres que viven en el Julian y, debido a la variante del Delta y a las últimas tasas de positividad, tenemos que seguir operando una versión de refugios alternativos. ... Con vistas a noviembre, cuando finalice el contrato, el DFSS seguirá trabajando en la siguiente fase de opciones de refugios alternativos para seguir manteniendo las camas temporales durante el invierno. ... También estamos trabajando para poner en contacto a los residentes del hotel con opciones de vivienda permanente.”

El concejal Patrick Daley Thompson (11º) preguntó si la Municipalidad había considerado la posibilidad de adquirir el Julian en lugar de limitarse a alquilar habitaciones mensualmente. Se le respondió que Oxford Capital “no estaba buscando vender” el hotel, pero Chicago estaba “mirando otros lugares.”

“Definitivamente estamos interesados en lo que está sucediendo a nivel nacional con las comunidades que adquieren hoteles y moteles, utilizándolos para un propósito temporal durante la pandemia, y luego eventualmente desarrollarlos en viviendas permanentes en el camino”, dijo McCauley.

“Eso es algo en lo que estamos trabajando con el Departamento de Vivienda en términos de conceptualización y poniéndolo en marcha”.

The Latest
Korchinski made some smart decisions in his 19:02 of ice time, but the Hawks lost to the Blues 4-1.
The Sox’ losing streak reaches seven after a loss to the Twins.
The way in which the mayor and CPS are pushing forward with this current, controversial and problematic proposal is troubling. There has not been meaningful community engagement with open, public meetings and true dialogue
The 19th century Victorian house will lose its status as the ‘candy house’ but will remain a testament to another era of Chicago.