clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Posible mandato de vacunación para los interiores enfrenta críticas de un grupo de restaurantes

El grupo responde a una carta en la que ocho concejales instaban a la Dra. Allison Arwady, Comisionada de Salud de Chicago, a exigir a los clientes una prueba de vacunación para entrar a los restaurantes.

Roger Romanelli, the Chicago Restaurants Coalition coordinator, at news conference in January, Jan. 12, 2021.
 El coordinador de la Coalición de Restaurantes de Chicago, Roger Romanelli, en una conferencia de prensa a principios de este año, dijo el lunes que un mandato de vacunación en espacios cerrados castigaría injustamente a una industria de restaurantes que ya está pasando dificultades.
Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

Algunos propietarios de restaurantes de Chicago se oponen a que se exija una prueba de vacunación para entrar a los interiores, alegando que dicha exigencia supondría una “carga excesiva” para un sector que ya se ha visto debilitado.

El alegato contra la obligación de vacunación en interiores responde a una carta a principios de septiembre en la que ocho concejales instaban a la Dra. Allison Arwady, Comisionada de Salud de Chicago, a exigir a los clientes una prueba de vacunación en algunos lugares de reunión en interiores, como restaurantes, bares, gimnasios y teatros.

“La responsabilidad de las tasas de vacunación está en manos de los concejales y de la alcaldesa y no de los pequeños negocios”, dijo Roger Romanelli, coordinador de la Coalición de Restaurantes de Chicago, en una conferencia de prensa el lunes. “Pedimos a los ocho concejales equivocados que retiren su carta en la que piden a los restaurantes que comprueben los papeles de vacunación de sus clientes y redoblen sus propios esfuerzos para acabar con la crisis del COVID”.

Uno de los propietarios dijo que los restaurantes ya se han visto demasiado afectados por la pandemia como para asumir una responsabilidad que, según ellos, corresponde a la Municipalidad.

“Si realmente quieren que esto se haga, entonces que la ciudad contrate y proporcione personas que puedan trabajar en las puertas y hacer esto”, dijo Mary Kay Tuzi, propietaria del restaurante Twin Anchors en Old Town. “La [Municipalidad] tiene que dejar de eludir su responsabilidad”.

Tuzi dijo que la pandemia ha reducido sus ganancias a la mitad, y que un reciente aumento del sueldo mínimo ha incrementado sus costos salariales. Dijo que no tiene suficientes empleados para comprobar el estado de vacunación de cada cliente que entra por la puerta del restaurante.

“Somos un restaurante familiar. No somos un club nocturno, no somos un bar”, dijo. “Es increíble cómo a los concejales se les ocurrió esta idea—que pongamos la carga en los restaurantes—cuando esto no es algo que podemos manejar”.

Romanelli dijo que todos los socios de la Coalición de Restaurantes de Chicago “apoyan plenamente las vacunas para todos los habitantes de Chicago”, pero que cierres por la pandemia en los restaurantes encerrados ha paralizado el sector. La coalición calcula que 300 restaurantes de Chicago han cerrado sus puertas de forma permanente desde que comenzó la pandemia y ahora pide al gobernador J.B. Pritzker y a la alcaldesa Lori Lightfoot que proporcionen más ayuda.

La Asociación de Restaurantes de Illinois también dice que un mandato de vacunación en el interior pondría una tensión en los restaurantes más pequeños con recursos limitados.

“Animamos encarecidamente a todos los clientes, al personal y a los visitantes a que se vacunen lo antes posible, para que no sea necesario un pasaporte de vacunas para los restaurantes de interior en Chicago”, dijo Sam Toia, presidente y director general de la asociación. “Un mandato de vacunación parejo puede ser muy difícil para las operaciones más pequeñas que no tienen el personal, el entrenamiento y el medio financiero para empezar a rechazar a la gente”.

A algunos restauradores también les preocupa que la vigilancia de ls clientes provoque discusiones e incluso altercados físicos. La semana pasada, la camarera de un restaurante de Nueva York, Carmine’s, fue agredida por dos turistas cuando les pidió una prueba de vacunación. Nueva York y San Francisco son algunas de las ciudades que ya exigen una prueba de vacunación a los clientes del interior.

“Todos sabemos que este es un verano violento. Es una ciudad violenta”, dijo Len DeFranco, propietario del Hawkeye’s Bar and Grill en el lado oeste. “Pedir ... a una persona joven, que pedir identificación, y pedir una tarjeta de vacunación a todos los que están en un grupo, presenta un poco más de peligro de lo que quiero darle a mis empleados”.

Pero algunos restaurantes y bares de Chicago han optado por exigir una prueba de vacunación para entrar. Nikki López, bartender de Four Moon Tavern en Roscoe Village, dijo que el requisito de vacunación del bar ha hecho que los clientes y el personal se sientan más cómodos.

“Prefiero tener que tomarme el tiempo de hacerlo”, dijo sobre la comprobación de las vacunas de los clientes. “Me gusta trabajar en un lugar que lo hace, y tendría ansiedad [si no]. Lo prefiero. Puedo dar fe de que la mayoría del personal también se siente así”.