clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Más de la mitad de estudiantes en una primaria están en cuarentena por COVID-19

El jefe de salud del distrito dijo que respaldaba un mandato de vacunas para los estudiantes de 12 años en adelante.

Jens Jensen Public School, at 3030 W. Harrison St., on Wednesday afternoon, Sept. 22, 2021.
El sindicato dice que más de la mitad de los estudiantes de la escuela primaria Jensen están en cuarentena.
Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

Con miles de estudiantes en cuarentena, incluyendo más de la mitad en por lo menos una escuela primaria en el lado oeste, los funcionarios del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés) pidieron a las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) reforzar las medidas de seguridad contra la pandemia.

En una conferencia de prensa en la escuela primaria Jensen, el presidente del CTU, Jesse Sharkey, presionó por un programa de vacunación sólido para los estudiantes, así como pruebas de COVID y rastreo de contactos mejorados. Él y la vicepresidenta de CTU, Stacy Davis Gates, criticaron a la alcaldesa Lori Lightfoot después de que ella admitió que estaba “decepcionada” con el lanzamiento del plan de pruebas de CPS, que ha tardado en despegar semanas después de empezar el año escolar.

“No puedes estar decepcionada cuando tienes el control”, dijo Davis Gates.

Más tarde el miércoles, en la reunión mensual de la Junta de Educación, el Dr. Kenneth Fox, jefe de salud del distrito, dijo que respaldaba un mandato de vacunas para los estudiantes de 12 años en adelante, que son los únicos menores actualmente elegibles para ellas. Pero dijo que el gobernador J.B. Pritzker y el Departamento de Salud Pública de Illinois deben agregar COVID-19 a la lista de vacunas requeridas por el estado. Lightfoot había dicho anteriormente que pensaba que era “prematuro” requerir las inyecciones.

CTU ha estado pidiendo a CPS que ponga por escrito un “acuerdo de seguridad” que crearía un marco para tomar mejores precauciones.

En una conferencia de prensa no relacionada más tarde el miércoles, Lightfoot nuevamente expresó su frustración con el programa de pruebas y dijo que había ordenado a la Comisionada de Salud Pública, la Dra. Allison Arwady, a que trabajara con el recién nombrado director ejecutivo de las escuelas, Pedro Martínez, para enderezar rápidamente ese barco.

“Necesitamos trabajar juntos para asegurarnos de tener más recursos de prueba. Tenemos que ponernos más vacunas. Pero tenemos que hacerlo en asociación con el CTU. Que ellos estén al margen y echando bombas desde sus asientos no va a lograr nada. Necesitan estar en la mesa con nosotros”, dijo la alcaldesa.

El sindicato y el distrito han estado en negociaciones activas durante semanas, pero no han llegado a un acuerdo.

En la escuela Jensen, en el 3030 W. Harrison St., hubo seis casos confirmados de COVID durante la semana pasada, según el rastreador de COVID de CPS, lo que causó a 173 estudiantes que eran contactos cercanos en cuarentena. Esa escuela tiene 297 estudiantes inscritos, según muestran los datos de CPS.

Linda Jiles, a school nurse at Jensen Elementary on the West Side where more than half of students are under quarantine, calls for enhanced safety measures at a news conference Wednesday.

Linda Jiles, enfermera de la escuela, dijo que los miembros del personal están haciendo todo lo posible, pero no tienen las herramientas que necesitan para tener éxito.

“No hemos tenido ningún control de temperatura. No hemos tenido ningún examen de salud. No hemos tenido muchas de las cosas que tuvimos el año escolar pasado, y como resultado de eso, esto es lo que sucede”, dijo.

Casi todos los estudiantes de Jensen, una escuela en East Garfield Park, son afroamericanos.

Sharkey señaló tasas de vacunación más altas en las comunidades blancas que en las comunidades negras y dijo que los números sesgados también se están manifestando en los casos de cuarentena en toda la ciudad.

“Hay 10,000 estudiantes en cuarentena en la Ciudad de Chicago en este momento”, dijo Sharkey.

Maurice Swinney, director de educación interino de CPS, dijo a los miembros de la junta que el distrito ha estado mejorando su programa de rastreo mientras lo hace. CPS fue tomado un poco por sorpresa cuando los casos aumentaron después de Labor Day donde se requirieron más investigaciones y llamadas, dijo.

Lightfoot dijo que tuvo una “larga discusión” con Sharkey el martes por la noche, y le dijo que CPS está “comprometido” a arreglar lo que salió mal.

Se le preguntó a la alcaldesa si era justo obligar a 9,600 estudiantes de CPS a ser puestos en cuarentena en casa porque estaban expuestos a 500 estudiantes que dieron positivo por el coronavirus mientras usaban máscaras.

Lightfoot respondió que “no hay ninguna razón por la que los números deban estar creciendo” y ha indicado a Arwady que “establezca mejores protocolos para asegurarse de que no veamos una cuarentena masiva”.