clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El jefe del Sindicato de Maestros acusa a la alcaldesa de ser “implacablemente necia”

Las Escuelas Públicas de Chicago cancelaron las clases el lunes mientras las negociaciones entre el Sindicato de Maestros de Chicago y los funcionarios del distrito continuaron hasta el domingo por la noche.

Chicago Teachers Union President Jesse Sharkey, seen here in 2019, on Monday said negotiations with CPS had reached a “serious phase.”
El presidente del Sindicato de Maestros de Chicago, Jesse Sharkey, visto aquí en 2019, dijo el lunes que las negociaciones con CPS habían llegado a una “fase seria”. | Pat Nabong/Archivos Sun-Times

Read in English

El presidente del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés), Jesse Sharkey, acusó el lunes a la alcaldesa Lori Lightfoot de ser “implacablemente estúpida” en su trato con el sindicato y en su intento de llegar a un acuerdo para reiniciar las escuelas.

“Sentimos que estamos en un punto en el que no tenemos lo suficiente en la mesa para poder volver con la gente que, francamente, ha sacrificado mucho en este punto, y decir con confianza, ‘Esto es algo que puede ayudarnos a garantizar nuestra seguridad’”, dijo Sharkey. “La alcaldesa está siendo implacable, pero está siendo implacablemente estúpida, implacablemente necia”.

La CTU y los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) negociaron hasta cerca de las 10 p.m. del domingo sin llegar a un acuerdo.

En la escalada de la guerra de palabras, Sharkey también dijo: “La alcaldesa dice que va a ser implacable en hacer una demanda, pero la alcaldesa no es una fiscal y yo no soy un criminal. Nuestros miembros no son personas que hayan hecho nada malo”.

“La negociación está en una fase seria; eso es una buena noticia, pero lo que no es una buena noticia es que todavía seguimos divididos en una serie de características esenciales que necesitamos para volver a poner en marcha nuestras escuelas estancadas”, dijo Sharkey afuera de la escuela primaria Spry en La Villita.

CTU presentó una propuesta revisada el sábado que pedía clases a distancia la mayor parte de esta semana y el regreso a las clases presenciales el martes siguiente. Lightfoot dijo a los líderes del sindicato “ustedes no están escuchando” y exigió que los maestros regresen a las aulas.

Con la suspensión de las clases el lunes y el resto de la semana en el aire, Lightfoot y el sindicato siguieron enfrentándose públicamente.

Durante una aparición en el programa “Meet the Press”, Lightfoot afirmó que el CTU había llevado a cabo “un paro ilegal” al votar en contra de las clases presenciales por la nueva preocupación provocada por la reciente oleada histórica de casos de COVID-19.

“Abandonaron sus puestos y abandonaron a los niños y a sus familias”, dijo Lightfoot. “Estamos trabajando diligentemente todos los días en la mesa de negociación para reducir las diferencias y llegar a un acuerdo”.

Los funcionarios de la CTU emitieron un comunicado, diciendo, en parte, que “los educadores no son el enemigo que la alcaldesa Lightfoot quiere que sean”.

El lunes Sharkey dijo: “No nos gustan los intimidadores, no nos gustan los tiranos. No vamos a aceptar que nos intimiden o nos arrinconen. Así que en eso estamos ahora”.