Opinión: Soy beneficiaria de DACA. Los indocumentados se merecen más que una solución temporal.

DACA es solo un ejemplo de la inacción del Congreso sobre la reforma migratoria.

SHARE Opinión: Soy beneficiaria de DACA. Los indocumentados se merecen más que una solución temporal.
People hold signs as they gather for a rally to celebrate the 10th anniversary of the Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) on June 15.

Un camino hacia la ciudadanía para los beneficiarios de DACA y otros es la única solución permanente.

Michael M. Santiago/Getty

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Hace diez años este mes, estaba sentada en la cocina de mis padres escuchando al presidente Barack Obama anunciar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) en la televisión.

DACA autorizó a inmigrantes como yo a trabajar aquí en los EE.UU., me dio un número de Seguro Social, me dio la oportunidad de obtener una licencia de conducir en Illinois y me brindó protección temporal contra la amenaza constante de detención y la deportación.

Para alguien que llegó a los EE.UU. a la edad de 2 años y se convirtió en la primera generación de la familia en obtener un título universitario, DACA se sintió como un salvavidas. Yo tenía 23 años.

Recuerdo que me llevé las manos a la cara y se me salieron las lágrimas, en parte por lo cansada que me sentía por los mítines y marchas que presionaban a la administración para esta acción ejecutiva, y en parte porque no podía procesar ni comprender la esperanza que sentía después de mucho tiempo de incertidumbre. DACA me dio un sentido de normalidad a mi vida que anhelaba y que no sabía que necesitaba.

En los años transcurridos desde que se anunció DACA, he visto a cientos de inmigrantes como yo solicitar y recibir protección contra la deportación. He visto a decenas de inmigrantes más jóvenes solicitar su primer trabajo sin miedo. He visto a muchos amigos finalmente viajar fuera de los EE.UU. por razones humanitarias o educativas.

DACA actualmente protege a más de 600,000 inmigrantes en todo el país, incluyendo más de 31,000 en Illinois.

Aunque el 66% de los votantes apoyan DACA, la voluntad política aún no se ha unido en torno a las protecciones permanentes para los beneficiarios de DACA y todos los inmigrantes que viven día a día bajo nuestro sistema de inmigración corrupto y racista.

Me lo recuerdan cada dos años, porque tengo que pagar $495 cada vez para que el Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) considere renovar mi solicitud. Esto me obliga a mí y a miles de personas a vivir nuestras vidas en incrementos de dos años y, más allá de eso, a dar constantes saltos de fe.

Elizabeth Cervantes

Elizabeth Cervantes | Cortesía

He visto la vulnerabilidad del programa destacada constantemente. Vi DACA ir y venir a través de las administraciones, sostenido en última instancia solo por el poder de la organización comunitaria. Actualmente, los solicitantes quedan excluidos debido a criterios arbitrarios y las cortes excluyen a los posibles nuevos beneficiarios.

DACA es solo un ejemplo de la inacción del Congreso sobre la reforma migratoria. Mis padres y los padres de mis amigos absorben y cargan con la culpa de un problema de inmigración que no crearon, y envejecen en los Estados Unidos sin ninguna promesa de apoyo a medida que se acercan a la jubilación.

Todos los días, me inspira la resiliencia de mi comunidad, pero el costo de la salud mental es tan desalentador que el sector de los servicios sociales está luchando para mantenerse al día con esta necesidad. Aquí es donde las organizaciones de inmigrantes de todo Illinois han dado un paso al frente.

Mi organización, Southwest Suburban Immigrant Project, continúa alentando a quienes ya tienen DACA a renovar, y ofrecemos becas y recursos para hacerlo. También hemos trabajado para hacer de Illinois un líder nacional en la protección de los inmigrantes que no tienen DACA, incluidos mis padres, limitando la colaboración policial con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y cerrando los centros de detención de inmigrantes. Obtuvimos acceso a licencias de conducir, abrimos oportunidades de becas, ampliamos el acceso a la atención médica y más.

Pero nuestras organizaciones y nuestro estado solo pueden hacer tanto cuando las protecciones permanentes solo pueden ser promulgadas por el Congreso.

Sin duda, tengo muchas razones para celebrar las oportunidades que me han brindado los últimos 10 años, en gran parte debido a DACA. Sin embargo, el hecho de que todavía no estoy segura de mi futuro pesa más que la celebración.

Un camino hacia la ciudadanía para los beneficiarios de DACA y otros es la única solución permanente, aunque no soy optimista de que mis senadores y representantes sienten la urgencia de luchar por ello en el corto plazo. Tendrían que estar en mi lugar para sentir el peso de 10 años de debate interminable y promesas incumplidas.

El presidente Obama dijo en 2012 que “estos niños merecen planificar sus vidas en incrementos de más de dos años”.

La verdad es que no soy una niña ahora, y no era una niña en ese entonces. Merezco la tranquilidad de vivir y trabajar sin miedo como cualquier otra persona. Mis padres y los 11 millones de personas indocumentadas que llaman hogar a este país lo merecen de la misma manera, y lo merecen ahora.

Elizabeth Cervantes es directora de organización en Southwest Suburban Immigrant Project y vicepresidenta del Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Illinois (ICIRR, por sus siglas en inglés)

El Sun-Times considera las cartas al editor y los artículos de opinión. Lea las directrices (en inglés).

The Latest
The boy was shot in the back and taken to a hospital in fair condition, police said.
The action marks a dramatic escalation in law enforcement scrutiny of the former Republican president and comes as he has been laying the groundwork to make another bid for the White House.
Most of the cuts will be in Illinois-based positions, a company spokesman said.
The teen and another person were in the 100 block of West 79th Street when they each displayed handguns and fired at each other, police said.
Vaughn’s parents argue they’ve lost time and income traveling to see their son in prison. Vaughn is being held in Pinckneyville Correctional Center, serving four life sentences for the murders of his wife and three children.