El terror de la maternidad por obligación en ‘Huesera’

La directora mexicana Michelle Garza Cervera explora lo que es formar una familia y el autoengaño por medio del género del terror.

SHARE El terror de la maternidad por obligación en ‘Huesera’
full_HUESERA_Nur_Rubio__1_.jpg

Natalia Solián protagoniza ‘Huesera’, filme mexicano que aborda la maternidad desde el terror.

Cortesía

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

CHICAGO — Abordar el tema de la maternidad desde un punto de vista que casi no se ve porque puede crear controversia y confrontación no es un tema sencillo. Abordarla desde el género del terror, también puede no serlo si se caricaturiza o es sensacionalista.

Sin embargo, en “Huesera”, su ópera prima, la directora mexicana Michelle Garza Cervera logra hablar de cómo el concepto o rol de la maternidad tiene no una, sino varias lecturas y que, ante todo, responde al llamado natural de si es deseada o no, pero no impuesta.

Protagonizada por Natalia Solián (“Zapatos rojos”), “Huesera” narra la historia de Valeria, una joven que está en la espera de su primer hijo junto a su pareja Raúl (Alfonso Dosal, Benjamín Arellano Félix en “Narcos: México”). Natalia durante su embarazo comienza a tener visiones y a sentir que es acechada o por una maldición o por un ente maligno.

Sin embargo, estos “entes” son reflejo de sus miedos a lo establecido por la sociedad, a lo que debe ser el rol de una mujer, a su identidad sexual y al autoegaño.

Natalia es queer, y antes de su matrimonio con Raúl sostuvo una relación con Octavia (Mayra Batalla) pero porque hizo “lo que se esperaba de ella”. Se casó con Raúl que parece ser hombre de ideas progresistas y no machista.

“Más que lo específico de la maternidad, habla de cómo se hace familia y hacia dónde toma eso su rumbo”, dijo Garza Cervera a La Voz en entrevista. “Cuántas veces se toma ese camino —de la maternidad— por miedo a no encajar en lo que se supone es una vida feliz en ese sistema que nos dice que el único camino a la felicidad (como mujeres) es la maternidad y la familia nuclear y eso a veces puede ser muy violento”.

Para Natalia Solián, la protagonista, “Huesera” es un testimonio a lo que se ha inculcado culturalmente son los roles, sobre todo en la cultura latina. “Se nos dice que las decisiones son absolutas, que casarse y tener hijos son un sí perpetuo hasta las últimas consecuencias”, dijo a La Voz.

Solián, en su experiencia como madre, dijo, sabe que la maternidad es cambiante, como la misma naturaleza. Definió la experiencia de ser madre como algo “potente” en la que te cuestionas y en ocasiones te llenas de culpa por sentirte mal, por no cumplir con ese rol de la madre tan idealizado o puesto en un pedestal.

Más cuando cinematográficamente o en contenidos, el rol de la madre es visto como algo casi divino, sin errores y claro, con una corona de lágrimas, un camino de sacrificio y sufrimiento, en el que la identidad personal de una mujer se deja al lado. Eres madre, ya no eres mujer, porque así debe serlo. Al menos eso se ha perpetuado, lo que para alguien eso es algo abrumador —y terrorífico.

También a los críticos de cine les ha llamado la atención por el tratamiento de la historia y la incluyen en las películas de cine de horror que abordan el tema de la maternidad como “Rosemary’s Baby” (1968) del controversial director franco-polaco Roman Polanski, pero “Huesera” en su centro, en su espina dorsal y en todos sus huesos, es netamente mexicana, hasta con brujas y curanderas presentes y no con un aspecto maléfico o malévolo, sino sanador.

“Me parece una reflexión importante para compartir; insisto con la cultura latina porque cambiar la idea que se tiene —de la maternidad— le quitaría peso a lo que tenemos construido tanto como madres y como hijos. Las mujeres somos tan complejas y la maternidad es un proceso tan abrumador, que te revuelca y te enseña tantas cosas, que a veces el cuerpo no está preparado. Deberíamos tener permiso para cambiar de opinión y seguir con una transformación espiritual”, agregó Solián.

Alfonso Dosal, por su parte, compartió que “Huesera” también reflexiona sobre los roles de género y que gran parte de los conflictos en la vida es dar las cosas por hecho y asumir.

“Ahora se tiene la idea de que el hombre ‘deconstruido’ es el que participa —en la crianza de los hijos— y es un error. Es parte del compromiso. Y en el caso de Raúl, su personaje comienza a asumir desde el lugar social que le han impuesto. La película es congruente porque la maternidad y la paternidad impuestas son un horror”, compartió Dosal.

Lo que le da el toque de misticismo a la película es la aparición de las curanderas o “brujas”, primero por la que hace el camino, Úrsula (Martha Claudia Moreno) y luego por la presencia de las tres curanderas, parecidas a las parcas de la mitología romana que rigen la vida y la muerte, interpretadas por las mexicanas Gina Moret, Rocío Belmont y Norma Reyna.

Ellas tres son las que tienen la escena más poderosa del filme, la de la introspección y confrontación de Valeria con sus miedos y que tiene un halo de fe y sincretismo religioso, ya que también de alguna manera la imagen de la Virgen de Guadalupe está presente en el filme como símbolo de la maternidad, pero también puede interpretarse como un símbolo al poder femenino. Ahí ya es cuestión de creencias y opinión, pero no hay escándalo ni blasfemia.

“Al ser una historia hecha en la Ciudad de México no podía presentar a estas mujeres con el cliché de brujas como las da el cine. Estas mujeres han estado presentes en la cinematografía y que aportan mucho. Ese día de la filmación de la escena, todo el equipo estábamos en ese ritual, había una sensación de extremo respeto”, recordó Michelle.

Natalia Sorián destacó que todo el proceso de filmación de “Huesera” fue sanador y psicomágico.

“Soy actriz formada en academia, vengo de estudiar método de actuación pero algo que me enseñó ‘Huesera’, y que he atesorado, es que la energía es fuerte; la energía nos ayuda a exorcizar y materializar cosas para sanarnos a nosotros mismos. Y como equipo todos dejamos a un lado el ego para construir a los personajes”, explicó Sorián.

“Huesera” incluso se presentó como parte de la programación del Festival de Cine Internacional de Chicago en su edición del año pasado y ha recibido el reconocimiento en varios festivales de cine. Ganó el premio Blood Window a la mejor película y el premio Citizen Kane a la mejor dirección revelación en España en el Festival de Cine de Sitges, de gran reconocimiento internacional, y el Premio del público al mejor largometraje en el Festival Internacional de Cine de Morelia en Michoacán.

“Huesera” se estrena en cines selectos de EE.UU. este 10 de febrero y vía streaming el 16 de febrero por XYZ Films.

The Latest
Wactor portrayed Brando Corbin on the ABC soap opera from 2020 to 2022.
Chicago fans of superstar Peso Pluma are left high and dry, for the third time this year, because of the threat of severe weather. Two other Pluma concerts were canceled in Chicago because of the threat of cartels.
The 30-year-old Colombian star gave an outstanding performance filled with nostalgic hits. Due to the weather, he was the final performer of the festival.
Senate Democrats on Sunday night called the state’s budget “fair” and a “statement of our priorities.” Republicans called it “another example of a long list of misplaced priorities.”
Three men were standing in the first block of East 113th Street about 7:43 p.m. Sunday when a vehicle with two people in it drove up and shots were fired.