Es la culpa del liderazgo progresista si ni García ni Johnson califican para la segunda vuelta

Votantes progresistas que lamentaron la elección forzada que tuvieron que hacer.

SHARE Es la culpa del liderazgo progresista si ni García ni Johnson califican para la segunda vuelta
JanChuyKaty.jpg

Los líderes progresistas no tienen a nadie a quien culpar sino a sí mismos si García o Johnson no logran llegar a la segunda vuelta.

Lynn Sweet/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.
Elecciones La Voz

Para votar informadamente en las elecciones del 28 de febrero, consulte el cuestionario de alcaldía, en el que les pedimos a los candidatos responder a 23 preguntas sobre sus posturas: elections.suntimes.com/questionnaire-es/.

Read in English

El sitio de votación temprana en el parque Willye B. White, en el 1610 W. Howard, en Rogers Park, está ubicado en uno de los rincones más diversos de la ciudad, a pocas cuadras de la frontera de Evanston y de una estación de tren.

Durante un paseo por la calle Clark durante el fin de semana, las iglesias afroamericanas estaban celebrando sus servicios; habían clientes comprando en tiendas con letreros en español; y otros clientes, en su mayoría judíos ortodoxos, compraban sus salchichas estilo Kosher en la carnicería Romanian Kosher Sausage.

Esta comunidad también es uno de los baluartes del movimiento progresista de la ciudad, con el representante Jesús “Chuy” García (D-Ill.) y el miembro del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU), Brandon Johnson, y también miembro de la Junta del Condado de Cook, compitiendo por los mismos votantes en las elecciones del martes.

Se anticipa que ninguno de los nueve rivales para la alcaldía obtenga más del 50% de los votos el martes, y los dos primeros se enfrentarán en una segunda elección el 4 de abril. Podrían reclamar una victoria con menos del 20% de los votos.

Esto es lo que está en juego para los progresistas de la ciudad el martes.

Los líderes progresistas no tienen a nadie a quien culpar sino a sí mismos si García o Johnson no logran llegar a la segunda vuelta.

Aunque muchos de los candidatos a la alcaldía pueden considerarse políticamente progresistas, García y Johnson son parte del ala progresista activista que, en otro momento y lugar, estaría unida en torno a un candidato.

García tenía el camino más claro hacia la segunda vuelta con una base de votos entre los latinos, los liberales cerca del lago y algunos trabajadores. También comenzó con un reconocimiento considerable, especialmente en comparación con Johnson.

Si García o Johnson ganan un lugar en la boleta electoral de abril, incluso con el ala progresista demócrata de la ciudad dividida, será una evidencia impresionante de su creciente número e influencia en la ciudad.

“Me preocupa una división del voto progresista”, me dijo Larra Clark después de emitir su voto en la casa de campo del parque. Ella votó por García, decidiendo el sábado entre los dos. “Estuve sin decidir durante bastante tiempo”.

Augusta Clusen Moses cumplió 18 años la semana pasada, y el sábado fue la primera vez que esta estudiante de último año de Jones College Prep votó. Ella y sus padres dijeron que estaban apoyando a Johnson. Se preguntaban “qué sucedió dentro del caucus progresista de la ciudad que es parte del legado de Harold Washington”.

Harold Washington se convirtió en el primer alcalde negro de Chicago porque unió el voto negro (y latino) y ganó el apoyo de los liberales blancos, superando a la alcaldesa Jane Byrne y Richard M. Daley.

Cuando hablé con García el domingo, estaba caminando cerca del sitio de votación temprana con la representante Jan Schakowsky (D-Illinois). Le pregunté sobre la división en este territorio del North Side rico en votos progresistas.

Les dije a García y Schakowsky que había hablado con votantes progresistas que lamentaban la elección forzada que tuvieron que hacer.

¿Cómo ocurrió?

Johnson lanzó su campaña primero, con el respaldo de su empleador, el Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) y su matriz nacional, la Federación Estadounidense de Maestros. La CTU, una de las principales fuerzas políticas de la ciudad, parecía muy ansiosa por elevar a uno de los suyos y no quería esperar a que García respondiera oficialmente en la contienda.

García esperó para participar en la carrera por la alcaldía porque primero quería que pasara su reelección para otro mandato en el Congreso en noviembre, lo que hizo fácilmente con más del 68% de los votos.

García dijo que al final no había mucho que hacer para evitar la división progresista.

Le pedí su análisis a la activista Katy Hogan sobre lo que significa tener a García y Johnson en la carrera.

Hogan dijo: “No creo que estén peleando. Creo que simplemente fallaron. Y nosotros, como bloque de votantes progresistas en la ciudad, no estamos lo suficientemente unidos como para hablar entre nosotros al respecto. No que eso hubiera hecho mucha diferencia”.

The Latest
Once again there are dozens of players with local ties moving on from their previous college stop in search of a better or different opportunity.
Rawlinson hopes to make an announcement regarding the team’s plans for an individual practice facility before the 2024 season begins.
State lawmakers can pass legislation that would restore the safeguards the U.S. Supreme Court removed last year on wetlands, which play a key role in helping to mitigate the impact of climate change and are critical habitats for birds, insects, mammals and amphibians.
Not all filmmakers participating in the 15-day event are of Palestinian descent, but their art reclaims and champions narratives that have been defiled by those who have a Pavlovian tendency to think terrorists — not innocent civilians — when they visualize Palestinian men, women and children.
Dad just disclosed an intimate detail that could prolong the blame game over the breakup.