Padre e hijo guatemaltecos demandan por ser separados por ICE

Selvin Argueta y su hijo, que ahora tiene 21 años, dijeron que no quieren que ninguna otra familia pase por lo que ellos vivieron.

SHARE Padre e hijo guatemaltecos demandan por ser separados por ICE
merlin_111186323.jpg

Selvin Nájera tenía 16 años cuando lo separaron repentinamente de su padre. | CORTESÍA

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Casi cinco años después de que Selvin Argueta y su hijo adolescente comenzaran un viaje para salir de Guatemala en busca de asilo, todavía hay una parte de él que siente que no lo ha superado.

Horas después de entregarse a los agentes de inmigración estadounidenses, él y su hijo mayor, Selvin Nájera, quien era menor de edad en mayo de 2018, fueron separados muchas explicaciones. Pasaría más de un año y medio antes de que padre e hijo se volvieran a ver.

“Todavía hay una herida en el corazón”, dijo Argueta esta semana. “No queremos que le pase a nadie más porque fue un momento muy difícil y nadie, como ser humano, se lo merece”.

Argueta y su hijo, que ahora tiene 21 años, dijeron que no quieren que ninguna otra familia pase por lo que ellos vivieron. Es una de las razones por las que presentaron una demanda federal el miércoles en la Corte de Distrito de EE. UU. contra el gobierno para buscar daños monetarios por su separación y detención. La demanda alega reclamos de infligirles intencionalmente angustia emocional, negligencia, abuso de proceso debido y albergar a un menor.

Su separación fue motivada por la llamada política de cero tolerancia instituida por la administración del expresidente Donald Trump que buscaba enjuiciar a cualquier adulto que cruzara la frontera por entrada ilegal. Si el adulto tenía un hijo con ellos, Salud y Servicios Humanos los separaba y los detenía, informó el Associated Press.

Argueta, quien desde entonces se ha reunido con sus otros seis hijos y su esposa, y su hijo ahora viven en Chicago mientras su caso de asilo pasa por la corte de inmigración. Argueta y su hijo están representados en la demanda presentada recientemente por la Clínica de Derechos de los Inmigrantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago.

La demanda es parte de una ola de litigios en todo el país por parte de padres que fueron separados de sus hijos durante ese período de tiempo, dijo Jace Lee, uno de los estudiantes abogados que representa a la familia. La familia también está representada por la abogada Nicole Hallett, directora de la clínica legal.

Lee dijo que las familias han intentado sin éxito resolver sus reclamos con el gobierno, razón por la cual algunos como Argueta están avanzando con las demandas federales.

Allison O’Connor, otra abogada estudiante que representa a la familia Argueta, dijo que esperan que el gobierno intente desestimar la demanda, pero lo ven como una forma de responsabilizar a las entidades gubernamentales.

“Fue una experiencia tan traumática”, dijo O’Connor. “También fue una experiencia realmente deshumanizante. A menudo hablan de lo sorprendidos que se sintieron de que los trataran como criminales”.

Miles de menores fueron separados de sus padres en la frontera durante ese período de tiempo. Más tarde, en 2018, un juez federal de California ordenó al gobierno que reuniera a las familias separadas, informó el Associated Press. En 2021, el Departamento de Justicia de EE.UU. rescindió el memorando emitido por la administración de Trump que creó la política.

En Chicago, las consecuencias de la política llevaron a por lo menos una demanda federal derivada de las críticas sobre cómo los niños que fueron separados de sus padres en la frontera fueron tratados en refugios administrados en ese momento por Heartland Alliance.

Selvin Argueta y su hijo, Selvin Nájera, salieron de su natal Guatemala en abril de 2018 y llegaron a Estados Unidos a mediados de mayo de 2018, dijeron. El padre y el hijo habían venido a buscar asilo luego de las amenazas de las pandillas, según los registros judiciales.

Después de entregarse a los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. para solicitar asilo, la pareja fue separada y detenida por separado en cuestión de horas, según la denuncia presentada en un tribunal federal.

Selvin Nájera tenía 16 años cuando lo separaron de su padre. Era la primera vez que no estaba con su familia, dijo.

Mientras estuvo bajo custodia, Nájera recuerda cómo los oficiales de inmigración se reían de él y se burlaban de él por llorar cuando pedía ayuda. Otras veces, recuerda que los oficiales lo pateaban en las piernas o los pies.

“Los oficiales de inmigración se rieron y dijeron que mi papá no iba a ir conmigo”, dijo Nájera.

La denuncia también afirma que el gobierno tardó en brindarle atención médica a Nájera mientras estaba bajo su custodia cuando les dijo que tenía dolor abdominal y testicular. Todavía experimenta problemas físicos similares, según la demanda.

El adolescente pasó meses bajo custodia antes de ser entregado a un tío en Georgia. Nájera dijo que no podía concentrarse en sus estudios por todo lo que pasó.

Para entonces, Argueta había sido deportado a Guatemala y Nájera estaba sola en Estados Unidos.

Argueta dijo que le dieron documentos que no estaban traducidos y le dijeron que era para saber dónde se encontraba su hijo. Pero en cambio, fue deportado sin ver a su hijo.

Más tarde se le permitió regresar después de que un juez federal dictaminó que su deportación era ilegal, según sus abogados y la denuncia. En enero del 2020 se reunió con su hijo en Chicago.

Argueta dijo que fue un momento hermoso que también estuvo lleno de tristeza. Ha sido difícil para padre e hijo olvidarse de la separación.

“Al mismo tiempo que me siento bien y feliz de que estemos juntos, es difícil olvidar lo que te pasó”, dijo Nájera. “Son cosas difíciles por las que uno ha vivido”.

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.

The Latest
The right-hander allowed four home runs against the Yankees on Saturday.
The Champions thought they had won the city title after a ground out to first, but had to do it all over again after an umpire revealed his call.
“They’ve been helping us out a lot, so there’s going to be a time where we can help them sometime, and that’s what we’re going to do,” outfielder Seiya Suzuki said.