La comunidad se une para recaudar fondos para vecino querido que fue baleado en Humboldt Park

Rubén Olivares, quien ayudó a distribuir alimentos, vacunas y otros servicios a través del Centro del Noroeste, fue baleado el 18 de enero.

SHARE La comunidad se une para recaudar fondos para vecino querido que fue baleado en Humboldt Park
Screenshot_2023_02_06_180829.jpg

Rubén Olivares, de 36 años, acababa de regresar de su segundo trabajo en una panadería, unos días antes de que él y su familia se mudaran a una casa que acababa de comprar en el lado noroeste. | Cortesía

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Cuando empezó la pandemia, Rubén Olivares se involucró en su comunidad. Comenzó a trabajar como voluntario en el Northwest Center en Belmont-Cragin, ayudando a distribuir alimentos, mascarillas y desinfectante para las manos.

Y cuando se hizo disponible la vacuna, Olivares fue contratado como trabajador por contrato con la organización, ayudando a miles de residentes a obtener acceso a las vacunas. También se preocupaba profundamente por la seguridad pública, a menudo organizando esfuerzos para frenar el crimen en la comunidad.

Esos esfuerzos nobles eran típicos de un padre a quien sus amigos y compañeros de trabajo describieron como confiable, bueno y trabajador.

El mes pasado, Olivares, de 36 años, recibió un disparo mortal frente a su casa en Humboldt Park. Acababa de regresar de su segundo trabajo en una panadería, unos días antes de que él y su familia se mudaran a una casa que acababa de comprar en el lado noroeste, según Nancy Valentin, directora de equidad en salud en el centro.

“Estaba trabajando en la seguridad pública, y perderlo de esta manera es muy, muy duro”, dijo Valentín. “Estaba trabajando para ayudar a disminuir lo que nos lo quitó”.

Northwest Center ha organizado un GoFundMe para ayudar a pagar los gastos de su esposa y sus dos hijas. Hasta ahora, ha recaudado $18,000 de la meta de $25,000.

“Realmente ha sido maravilloso ver cómo la gente ha apoyado a su esposa e hijos”, dijo Valentin.

James Rudyk, quien conoció a Olivares cuando comenzó a trabajar como voluntario en la organización, dijo que no estaba sorprendido por la gran cantidad de apoyo de la comunidad.

Todos los que conocían a Olivares tenían algo bueno que decir de él, dijo Rudyk, especialmente aquellos que trabajaron con él cuando era gerente del programa de equidad en salud en el centro.

“Era un hombre realmente bueno. Siempre estuvo ahí, siempre fue confiable, siempre estaba, siempre ayudaba”, dijo Rudyk. “Él siempre estaba activo”.

La familia de Olivares espera que los responsables de su asesinato puedan ser llevados ante la justicia. No se han anunciado arrestos en relación con el tiroteo, que ocurrió alrededor de las 6:45 p.m. el 18 de enero en la cuadra 3200 al oeste de Cortez Street, dijo la Policía de Chicago.

Olivares había salido de la oficina alrededor de las 5 p.m. pero pasó por su otro trabajo en Panadería La Canasta, 3575 W. Armitage, para hacer un pastel que se solicitó a último momento, dijo Valentin, quien habló con la familia de Olivares.

Olivares regresó a casa entre cinco y 10 minutos después que su esposa e hijos. Estaba en su automóvil cuando alguien se detuvo en otro vehículo y abrió fuego, impactándolo en la cadera. Su esposa escuchó los disparos y le llamó a Olivares para decirle “que tenga cuidado”, dijo Valentín. Él respondió: “Me dispararon, llama a la ambulancia”. Olivares murió a causa de sus heridas en un hospital cinco días después.

Olivares “era muy querido, y la gente realmente conectaba con él rápido, fue muy cordial”, dijo Valentin. “Eso dejó una impresión en mucha gente, porque él estaba ahí haciendo el trabajo y conectando con la gente”.

Valentin dijo que Olivares tenía una familia numerosa y que todos están afligidos. Su esposa, que pidió no ser identificada, está teniendo dificultades para organizar la mudanza de la familia a la nueva casa, “ya que se da cuenta de que él no será parte de eso”, dijo Valentin.

“Es muy, muy cruel pensar que finalmente había cumplido su objetivo de comprar la casa y que le dispararon”, dijo Valentin. “Me deja muchas lecciones sobre la compasión, la bondad y la respetabilidad, y sobre cómo ser un ser humano decente”.

The Latest
DeShields had 14 points, shooting 7-for-12 from the field, three steals and two rebounds in the Sky’s opener. It was her first game back in good health in two years.
They were standing near the sidewalk around 7:30 p.m. in the 5500 block of West Quincy Street when a black Kia drove by and someone from inside the car opened fire
Cozenn Johnson, 54, was inside a home in the 3800 block of West 85th Street when someone fired shots around 4:35 p.m.
The market had been operating on South Desplaines Street since 2008. This area has since become the city’s landing zone for migrants arriving by bus.