clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El concejal de Pilsen busca eliminar la designación de distrito histórico

“Las designaciones históricas no preservan a las personas ni a las comunidades, simplemente protegen a los edificios”, dijo el concejal Byron Sigcho-Lopez.

Sun-Times

Read in English

El concejal de Pilsen, que cumple su primer año en el cargo, quiere eliminar la designación del distrito histórico, que abarca cientos de edificios en el vecindario, alegando que perjudica el esfuerzo por evitar los desarrollos de lujo y el desplazamiento de aquellos residentes que pertenecen a la clase trabajadora.

En cambio, el concejal Byron Sigcho-Lopez (distrito 25) quiere crear un “distrito libre de demolición” que cubra la misma área que el distrito histórico propuesto, más el sitio de la Iglesia de San Adalberto, en el 1650 W. 17th St.

La propuesta de ordenanza presentada este martes plantea prohibir a la Municipalidad que otorgue permisos a los desarrolladores para hacer demoliciones, inicien proyectos importantes y hagan “desconversiones”, que es la compra de dos o más viviendas para construir una sola unidad, sin que Sigcho-López organice primero una reunión abierta para discutir los cambios.

Su propuesta será considerada en una audiencia en la próxima reunión del Comité de Zonificación. Si lo aprueba el Ayuntamiento, las nuevas reglas se aplicarían hasta el 1 de junio de 2023.

El “distrito libre de demoliciones” será una mejor opción de darle a los residentes de Pilsen una voz sobre los proyectos de desarrollo, dijo Sigcho-López.

“Se hizo evidente que las designaciones históricas no preservan a las personas ni a las comunidades, simplemente protegen a los edificios, a menudo a costa de los residentes de la clase trabajadora, desde hace mucho tiempo. Esta solución presentada hoy es la más adecuada para proteger el tejido social de Pilsen, incluidos sus residentes, los dueños de propiedades y de terrenos”, dijo Sigcho-López el martes en un comunicado.

La Comisión de Monumentos Históricos aprobó la creación de un distrito histórico en Pilsen el año pasado que alcanza a alrededor de 850 edificios construidos entre finales del siglo XIX y principios del XX.

En una carta dirigida al Comisionado de Planificación y Desarrollo, Maurice Cox, 13 grupos comunitarios con sede en Pilsen se manifestaron la semana pasada contra el distrito histórico, argumentando que agrega “muy poco valor para combatir las presiones de gentrificación (convertir una zona de clase trabajadora en una zona de propiedades más caras) y hace poco para abordar las deficiencias de la vivienda accesibles que enfrenta la comunidad”

Un portavoz de CityPads, la compañía constructora que está en conversaciones con la Arquidiócesis de Chicago para comprar la cerrada Iglesia de San Adalberto, no hizo comentarios ante una solicitud de este periódico.

Carlos Ballesteros es un reportero del programa “Report for America”, una organización periodística sin fines de lucro que tiene como objetivo reforzar la cobertura del Sun-Times en la zonas sur y oeste de Chicago.