clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El asesinato del ‘jefe’ de la pandilla Black Disciples podría estar relacionado con las drogas del Cartel del Golfo, según el FBI

Nuevas revelaciones sobre posibles vínculos con el Cartel del Golfo están en una declaración jurada en un caso de drogas en el sur de Chicago.

FBI

Read in English

El líder de una de las pandillas más antiguas y más grandes de Chicago pudo haber sido asesinado debido a un cargamento de drogas suministrado por el Cartel del Golfo en México, según revela un documento judicial del FBI.

Lawrence “Big Law” Loggins fue asesinado a tiros el 6 de febrero de 2019, cuando estaba en un automóvil estacionado frente a su casa, cerca de la calle 72nd y Union Avenue, en el vecindario de Englewood. Su mano derecha, Kenneth Brown, sufrió apenas un roce. Quien les disparó se marchó a toda velocidad.

Meses después, los jefes de la pandilla eligieron a Brown para que manejara al grupo, siendo quien les proporcionara drogas y armas, mientras que otros dos miembros anónimos serían la “cara” de la pandilla, reveló el FBI según supo por la declaración de un informante.

Brown, cuyo abogado no respondió a los esfuerzos por contactarlo para hacer comentarios, fue acusado el mes pasado en Chicago en un gran caso federal contra la pandilla por tráfico de drogas.

Según una declaración jurada del FBI, del 23 de julio, Brown le dijo al informante que poco antes de que Loggins fuera asesinado un cargamento de drogas del Cartel del Golfo llegó a Chicago y que planeaba trasladar esas drogas a un lugar seguro, pero que las drogas se habían desaparecido, junto con 85 armas.

Brown le dijo al informante que el asesinato de Loggins estaba “relacionado con esas drogas y armas de fuego”, según el FBI.

Brown también dijo que recuperó algunas de las drogas perdidas y recaudó $450,000 para pagarle a la conexión de la pandilla en México, según el informante.

Esa declaración escrita, hecha bajo juramento, no explica exactamente cómo las drogas podrían estar relacionadas con el asesinato de Loggins.

Brown le dijo al informante que solo mantenía informado a un “pequeño círculo” sobre la conexión de la pandilla con las drogas, según el FBI.

En septiembre del año pasado agentes federales incautaron 10 kilogramos de cocaína en una unidad de almacenamiento en el sur de Chicago que Brown estaba alquilando, según esa declaración escrita.

El informante es un miembro de Black Disciples que esperaba tener un descanso después de que fuera arrestado en 2018 por cargos de tráfico de armas y drogas, según el FBI, que le pagó más de $40,000 por su ayuda. El informante obtuvo libertad condicional por un cargo de drogas; el caso de las armas fue desestimado, según revelan los registros judiciales.

Otro hombre acusado en la investigación, Darnell “Murder” McMiller, es descrito por los fiscales como el “líder actual de los Black Disciples de Chicago”. Fue liberado de prisión en abril de 2019 después de cumplir una sentencia federal por drogas de ocho años.

En los documentos del caso contra McMiller los fiscales dicen que han hablado con sus coacusados, quienes lo identificaron como el líder. En una reunión de la junta de pandillas, grabada en secreto en mayo de 2019, un mes después de que McMiller saliera de prisión, habló de que tenía el apoyo para convertirse en el próximo líder, dicen los fiscales.

Dicen que McMiller fue atrapado gracias a una grabación telefónica donde se jactaba, en septiembre de 2019, de que tenía influencia sobre las facciones de los Black Disciples en el sur de Estados Unidos.

El año pasado, fuentes policiales le dijeron al Chicago Sun-Times que estaban preocupados por los tiroteos en represalia en respuesta al asesinato de Loggins. Incluso se asignaron agentes de policía como seguridad para el cortejo fúnebre de Loggins. Muchos de los miembros más veteranos de la pandilla hicieron notar su ausencia durante el funeral, según fuentes comunitarias en Englewood.

Pero esas fuentes también dicen que los temores de represalias por el asesinato de Loggins aparentemente nunca se hicieron realidad.

En ese momento una teoría sobre el motivo del asesinato fue que los pandilleros más jóvenes estaban descontentos de que Loggins estuviera centralizando su poder.

Los Black Disciples una vez se jactaron de tener al menos 4,000 miembros en Chicago, según la policía. En los últimos años, la pandilla se ha dividido en facciones autónomas que organizan su propio tráfico de drogas, según el Departamento de Policía, que dice que la pandilla ha sido responsable de decenas de asesinatos a lo largo de los últimos años.

Loggins, de 46 años, fue liberado de prisión en 2009 después de cumplir una condena por el asesinato de Gregory Freeman en Lowe Park en el lado sur. Loggins no había sido arrestado desde entonces e incluso había trabajado para el grupo anti-violencia CeaseFire.

Freeman estaba relacionado con Jerome “Shorty” Freeman, ex “jefe” de la pandilla, que murió de causas naturales a los 60 años en 2012.

Los Black Disciples nacieron en la década de 1960 bajo la dirección de David Barksdale. Jerome Freeman fue coronado como el líder en 1974, después de la muerte de Barksdale. Freeman fue a prisión en 1990 por una condena por tráfico de drogas y Marvel Thompson se convirtió en el líder de facto de los Black Disciples en las calles hasta que el FBI lo arrestó en un caso de conspiración para traficar drogas, en 2004.

El hijo de Loggins, Lawrence “Lil’ Law” Lee, es un líder de la llamada facción Lamron de la pandilla, según la policía. Está cumpliendo 15 años por intento de asesinato, pero será elegible para obtener libertad condicional en dos años. El territorio de la facción corre a lo largo de Normal Avenue, desde la calle 59th a la calle 67th, en Englewood. Lamron significa “normal” al revés.

El famoso rapero Chief Keef, asociado con los Black Disciples, ha popularizado a la facción Lamron en su música.