clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La respuesta de la policía del Capitolio fue ‘un fracaso’

Los legisladores de ambos partidos se han comprometido a investigar las acciones de las fuerzas del orden.

AP

Read in English

WASHINGTON, D.C. - El jefe de la Policía del Capitolio de Estados Unidos defendió la respuesta de su departamento ante el asalto al Capitolio y dijo el jueves que los oficiales “actuaron con valentía cuando se enfrentaron a miles de personas involucradas en acciones violentas y desenfrenadas”. Pero el alcalde de Washington D.C. calificó la respuesta de la policía como “un fracaso”.

El jefe Steven Sund, en su primer comentario público sobre el caos del miércoles, dijo en un comunicado que los alborotadores “atacaron activamente” a la policía del Capitolio y a otros agentes del orden con tubos de metal, descargaron irritantes químicos y “tomaron armas contra nuestros agentes”.

El atentado, esto mientras la Cámara y el Senado afirmaban la victoria electoral del presidente electo Joe Biden, fue “diferente a cualquiera que haya experimentado en mis 30 años en la aplicación de la ley aquí en Washington, D.C.”, dijo Sund, un ex oficial de policía de la Municipalidad. ”No se equivoquen: estos disturbios masivos no fueron actos [protegidos por] la Primera Enmienda [de libertad de expresión]; eran un comportamiento criminal desenfrenado. Las acciones de los oficiales de la USCP fueron heroicas dada la situación que enfrentaron”.

Los legisladores de ambos partidos se han comprometido a investigar las acciones de las fuerzas del orden y cuestionaron si la falta de preparación permitió que una multitud ocupara y destrozara el edificio.

La alcaldesa Muriel Bowser se sumó a las críticas de la respuesta policial. “Obviamente fue un fracaso o no habría gente que hubiera entrado al Capitolio quebrando ventanas y aterrorizando a los miembros del Congreso que estaban cumpliendo con un requisito muy sagrado de su trabajo”.

Una gran multitud de partidarios de Trump se había reunido cerca de la Casa Blanca el miércoles por la mañana y el presidente les dijo que iría con ellos al Capitolio. No lo hizo. En cambio, los despidió con un mensaje incendiario. “Si no luchan con todo, ya no van a tener un país”, dijo. “Que se salgan los débiles”, continuó. “Este es un momento de fortaleza”.

La policía del Capitolio, que está encargada de proteger al Congreso, recurrió a otras fuerzas del orden en busca de ayuda con la multitud que abrumó el complejo y envió a los legisladores a esconderse. Tanto las fuerzas del orden como los partidarios de Trump desplegaron irritantes químicos durante las horas de ocupación del complejo.

Cuatro personas murieron, incluida una mujer que fue asesinada a tiros por la policía dentro del Capitolio. Otras tres personas murieron después de “emergencias médicas”, dijo Robert Contee, jefe del Departamento de Policía Metropolitana de la Municipalidad.

La policía de Washington dijo el jueves que 68 personas fueron arrestadas, mientras que la policía del Capitolio dijo que 14 fueron arrestadas, la mayoría por entrada ilegal. Más de 50 policías del Capitolio y Washington resultaron heridos, incluidos varios que fueron hospitalizados, dijo Sund.

La representante Zoe Lofgren, demócrata de California, y presidenta del Comité de Administración de la Cámara de Representantes, dijo que la infracción “genera graves preocupaciones de seguridad”. Dijo que su comité trabajará con los líderes de la Cámara y el Senado para revisar la respuesta policial y su preparación.

El representante Val Demings, demócrata de Florida, exjefe de policía, dijo que era “dolorosamente obvio” que la policía del Capitolio “no estaba preparada” para lo que sucedió el miércoles. “Ciertamente pensé que habríamos tenido una demostración de fuerza más fuerte, que se habrían tomado medidas desde el principio para asegurarnos de que hubiera un área designada para los manifestantes a una distancia segura del Capitolio”.

En una entrevista con MSNBC, Demings dijo que parecía que la policía no tenía suficiente personal, y agregó que “no parecía que tuvieran un plan operativo claro para lidiar realmente con” los miles de manifestantes que llegaron al Capitolio tras las quejas de Trump de una “elección manipulada”.

Los alborotadores fueron incitados por Trump, quien pasó semanas atacando falsamente la integridad de las elecciones y había animado a sus partidarios a ir a Washington para protestar la aprobación formal del Congreso de la victoria de Biden. Las protestas interrumpieron esos procesos durante casi siete horas; los legisladores terminaron el jueves temprano.

Los revoltosos rompieron ventanas, entraron en las cámaras del Senado y de la Cámara de Representantes y entraron en las oficinas de los legisladores, incluida la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, demócrata por California.

Los manifestantes rompen equipos de televisión fuera del Capitolio de Estados Unidos el miércoles 6 de enero de 2021 en Washington, D.C.
AP Photos

Demings dijo que había “muchas preguntas sin respuesta y estoy muy decidido a obtener respuestas a esas preguntas sobre lo que salió mal”.

El representante Tim Ryan, demócrata por Ohio, sugirió que podría haber cambios de liderazgo en la policía del Capitolio.

“Creo que está bastante claro que habrá un número de personas que se quedarán sin empleo muy, muy pronto porque esto es una vergüenza tanto para la multitud, como para el presidente, la insurrección y el intento de golpe de Estado, pero también la falta de planificación profesional y de enfrentar lo que sabíamos que iba a ocurrir”, dijo Ryan.