clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Empleados de Amazon se quejan de las condiciones en los almacenes

Los trabajadores también dijeron que reciben poca o ninguna capacitación, mientras se les acusa de operar maquinaria pesada y peligrosa.

Vanessa Carillo Ruiz, 23, a sortation associate, joins about a dozen fellow Amazon workers in a walkout and protest to demand better working conditions at at the Amazon facility known as DIL3 in Gage Park on the Southwest Side, Wednesday morning, April 7, 2021. | Ashlee Rezin/Sun-Times
Roberto Clack, director ejecutivo de Warehouse Workers for Justice, dijo que la reciente escasez de mano de obra puede deberse a las condiciones tan duras.
Ashlee Rezin/Sun-Times

Read in English

Cuando Dina Blouin, una trabajadora en un almacén de Amazon, estaba abriendo un paquete de café, notó algo extraño. Casi no podía olerlo.

“Me asusté”, dijo Blouin. La pérdida del olfato es un posible síntoma de contraer el coronavirus y, efectivamente, lo tenía.

Blouin, que trabaja en un centro logístico de Amazon en Matteson, Illinois, contrajo COVID-19 en el trabajo el mes pasado, dijo.

La situación era aterradora no solo por su salud, sino también porque su padre, un veterano de 74 años, depende de ella para su cuidado diario.

El espacio cerrado y el uso limitado de máscaras en la bodega de Amazon lo convirtieron en un lugar peligroso para trabajar durante una pandemia, dijo. Y el pago por enfermedad que ofrecía Amazon era limitado.

“Hicieron mucha planificación, pero no planearon para nosotros”, dijo sobre las nuevas bodegas de Amazon.

Blouin es solo uno de los muchos trabajadores de almacén de Chicago que dicen que las grandes corporaciones como Amazon están creando entornos de trabajo peligrosos.

En una junta el martes, los trabajadores de Amazon y otras instalaciones del área pidieron sueldos más altos y mejores condiciones, diciendo que los almacenes son puntos calientes de COVID-19, con un uso limitado de máscaras en lugares cerrados. Los trabajadores también dijeron que reciben poca o ninguna capacitación, mientras se les acusa de operar maquinaria pesada y peligrosa.

“No es seguro trabajar en los almacenes de Amazon. Punto”, dijo Tionette Pollard, trabajadora de un almacén de Amazon en Downers Grove.

Roberto Clack, director ejecutivo de Warehouse Workers for Justice, dijo que la reciente escasez de mano de obra puede deberse a las condiciones tan duras.

“Los trabajadores están cansados ​​de trabajos de alta demanda que pagan muy poco, con muy pocos beneficios”, dijo Clack. “Llamémoslo como es. Es una huelga”, dijo sobre la escasez.

Clack también señaló que las luchas de los trabajadores de Amazon están ocurriendo en el contexto de una empresa que ha registrado miles de millones en ganancias este año y está dirigida por un CEO que viajó recientemente al espacio.

Los trabajadores de Amazon dijeron que sí tienen descansos, pero en las enormes bodegas de la empresa, es un largo camino hasta las salas de descanso.

El lugar de trabajo de Blouin en Matteson es de cinco pisos y millones de pies cuadrados, con casi el mismo espacio interior que la Torre Willis. Caminar hasta la sala de descanso a veces puede llevar 12 minutos en cada sentido, consumiendo casi todo un descanso de 30 minutos, dijo Blouin.

Las salas de descanso suelen tener capacidad para unas 10 personas, pero son utilizadas por más de 50 empleados a la vez, lo que hace imposible el distanciamiento social, agregó Pollard.

Blouin dijo que por lo general opta por almorzar sentada en el suelo.

En un comunicado, la portavoz de Amazon, Barbara Agrait, impugnó las afirmaciones de los empleados, diciendo que la empresa ofrece salarios competitivos y amplios descansos.

“Hemos trabajado duro desde el comienzo de la pandemia para mantener a nuestros empleados seguros y cumplir con nuestros clientes, incurriendo en más de $15 mil millones en costos hasta la fecha, y seguiremos haciéndolo en los próximos meses y años”, dijo. “La seguridad y el bienestar de nuestros empleados es siempre una prioridad absoluta”.

Agrait dijo que cualquier persona del público puede visitar las instalaciones y verlas por sí mismos.

Además de las afirmaciones de distanciamiento social limitado y duras condiciones, los trabajadores dicen que los almacenes como los de Amazon son estrechos y en su mayoría sin ventanas.

“Uno siente que está en una prisión en ese almacén”, dijo Abraham Domínguez, trabajador del almacén de Amazon.

Domínguez dijo que el uso de máscaras y el distanciamiento social son imposibles o nunca se aplican, y que a menudo se informan uno o dos casos de COVID-19 cada semana en el almacén.

Más que mejorar las condiciones laborales, Domínguez dice que los trabajadores de la bodega merecen salarios más altos.

“Todos sabemos que Amazon puede pagar mucho más de lo que están pagando en este momento”, dijo.