Niños migrantes son bienvenidos en fiesta de regreso a clases de CPS

Decenas de niños migrantes fueron trasladados en autobuses desde refugios cercanos para el evento en Rogers Park, donde obtuvieron útiles escolares y se reunieron con maestros y otras familias de la escuela.

SHARE Niños migrantes son bienvenidos en fiesta de regreso a clases de CPS
Horaisabel González y Aaron Regnault, de 4 años, de Venezuela, bailan durante un evento de regreso a clases el viernes en Rogers Park.

Horaisabel González y Aaron Regnault, de 4 años, de Venezuela, bailan durante un evento de regreso a clases el viernes en Rogers Park.

Pat Nabong/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Sosteniendo una paleta derretida, Carlos Gabriel, un reciente inmigrante venezolano, apareció tan enérgico y alegre como cualquier niño de 8 años, pero cuando se le preguntó sobre el próximo año escolar, se activó su imaginación.

“Matemáticas, ciencias”, dijo, enumerando las materias que más esperaba, antes de preguntarle a su madre si podía subir al juego inflable.

Génesis Yovera dejó ir a su hijo mayor y sonrió.

“Ha pasado mucho, mucho tiempo” desde que sus hijos estaban en la escuela, dijo, y sabía que migrar cancelaría su carrera de contabilidad, pero tomó consuelo de que su amor por los números no se había perdido.

“Es una gran oportunidad que nos están ofreciendo aquí”, dijo Yovera, de 30 años, mirando el evento de regreso a clases en el lado norte.

Génesis Yovera (centro), de Venezuela, participa en una clase de Zumba el viernes durante un evento de regreso a clases organizado por CPS en el vecindario de Rogers Park.

Génesis Yovera (centro), de Venezuela, participa en una clase de Zumba el viernes durante un evento de regreso a clases organizado por CPS en el vecindario de Rogers Park.

Pat Nabong/Sun-Times

Miles de familias como la de Yovera han llegado a Chicago durante el año pasado. Muchos han tenido dificultades para dormir en los pisos de las estaciones de policía mientras la Municipalidad se apresuraba a encontrar vivienda y eran objeto de protestas por parte de los residentes de Chicago que no los querían en sus vecindarios.

Pero el evento del viernes fue una oportunidad para darles la bienvenida y prepararlos para ser estudiantes productivos de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés).

Tres autobuses, que transportaban a docenas de niños de refugios cercanos, fueron llevados al evento en la Escuela Primaria Eugene Field en Rogers Park, que fue organizado para las escuelas de Network 2 de CPS, dijo Estuardo Mazin, jefe de escuelas.

“Estamos comprometidos a asegurarnos de que nuestros estudiantes migrantes se aseguren de que se sientan parte de la comunidad”, dijo.

Los estudiantes del evento tuvieron la oportunidad de conocer a sus maestros, obtener útiles escolares y conocer a otras familias de CPS. CPS no permitió que un reportero hablara con otro personal de la Network 2 en el evento.

La CPS dijo que este era el único evento de regreso a clases al que habían llevado a los niños migrantes que se alojaban en refugios.

Más de 12,000 inmigrantes han llegado a Chicago desde agosto de 2022. 6,128 están en refugios municipales, más de un cuarto de los cuales son menores de edad. La mayoría de los refugios están reservados para familias.

En el evento del viernes, los niños comieron palomitas de maíz gratis, recogieron libros gratis y bailaron a un DJ en vivo, que tocaba de todo, desde los Bee Gees hasta Beyonce.

“Ha sido difícil, pero este es un buen momento”, dijo Rosalíin Núñez, madre de cuatro hijos de Venezuela, mientras dirigía a su hijo menor. “Es una gran felicidad para nosotros.”

Núñez estaba deseando volver a tener a sus tres hijos mayores en la escuela. Dijo que ya habían aprendido algo de inglés y pensaba que estar rodeado de compañeros de clase que hablan inglés les ayudaría a aprender mucho más rápido.

No podía recordar el nombre de la escuela a la que irían sus hijos, pero había oído que algunos de los maestros hablaban español.

Rosalí Núñez, de Venezuela, disfruta de la fiesta de regreso a clases con una de sus hijas, Jana Valentina Salinas Núñez, de 1 año, el viernes.

Rosalí Núñez, de Venezuela, disfruta de la fiesta de regreso a clases con una de sus hijas, Jana Valentina Salinas Núñez, de 1 año, el viernes.

Pat Nabong/Sun-Times

César Argenis llegó de Venezuela con su familia antes del final del año escolar pasado, y él y su hermana se encontraban entre los muchos niños inmigrantes que se unieron a CPS antes de que terminara el año.

César, de 13 años, y su hermana, de 10, asistieron a Field. Su hermana tenía un maestro que habla español, pero sus maestros hablaban “puro inglés”, dijo, suspirando y levantando las cejas, como si estuviera recordando un desafío.

Era mejor que no tener clases.

“El sistema educativo ha empeorado, totalmente”, dijo la madre de César, refiriéndose a las escuelas en Venezuela. “De hecho, no hay clases.”

El sistema educativo venezolano ha sido muy perturbado ya que muchos maestros han renunciado o se han ido en huelga ya que el costo de vida ha superado ampliamente el crecimiento salarial.

César Argenis, de 13 años, de Venezuela, come helado el viernes durante un evento de regreso a clases organizado por CPS.

César Argenis, de 13 años, de Venezuela, come helado el viernes durante un evento de regreso a clases organizado por CPS.

Pat Nabong/Sun-Times

Este año a los hermanos se les aseguró que su nueva escuela tendría mucha ayuda para los que hablan español y, como durante el largo camino aquí, estarían juntos.

“Es mejor así,” dijo César, “que estar separado.”

Los niños usan sus mochilas nuevas el viernes durante un evento de regreso a clases organizado por CPS en Rogers Park.

Los niños usan sus mochilas nuevas el viernes durante un evento de regreso a clases organizado por CPS en Rogers Park.

Pat Nabong/Sun-Times

Michael Loria es reportero del Chicago Sun-Times a través de Report for America, un programa de periodismo sin fines de lucro que tiene como objetivo reforzar la cobertura del periódico de las comunidades en los lados sur y oeste.

The Latest
Officers responded to reports of a person shot in the 3300 block of South Roosevelt Road about 9:15 p.m. Sunday and found a 24-year-old man who had been shot several times, police said.
Officers responded to a call of a person shot in the 2800 block of South Kedzie Avenue about 6:25 p.m. Sunday and found a 23-year-old man who told them he had exchanged gunfire with others, police said. Earlier, three people were shot nearby, one fatally.
The Cubs dropped the series to the Mets and fell four games below .500.
“You’re not going to get traded if you’re under-performing,” Phan told the Sun-Times. “I’m not playing to the best of my capabilities.”
Jimenez had been out for a month with a strained left hamstring.