clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Niño de 9 años muere tras dispararse accidentalmente con un arma

Un vecino instó a las personas que tienen armas en su casa a mantenerlas alejadas de los niños.

Madeline Kenney/Sun-Times

Read in English

Un niño de 9 años resultó herido de muerte cuando se disparó accidentalmente el miércoles dentro de una casa en Austin, al oeste de Chicago.

El niño jugaba con una pistola cerca de la 1:45 p.m. en una casa a la altura de la cuadra 1500 North Lorel Avenue, cuando el arma se disparó y lo impactó en la cabeza, según explicó la policía.

Ashton Lipscomb fue llevado al Hospital Stroger, donde fue declarado muerto, confirmó la oficina del médico forense del Condado de Cook.

No quedó claro de inmediato quién era el propietario del arma o si alguien fue detenido; investigan el caso los detectives de la denominada Área Cinco.

Un vecino contó que el niño solía andar en bicicleta por la calle. Otra dijo que lo vio ayudando a cortar el pasto a principios de esta semana.

Devon Guy, que vive cerca, no conocía personalmente a la familia. Dijo que se enteró del accidente en las noticias.

Guy, que tiene un hijo de 11 años, instó a las personas que tienen armas en su casa a mantenerlas alejadas de los niños.

“La gente sólo necesita guardar sus cosas”, dijo. “Esto ya es una locura... Sólo necesitan ver lo que hacen. Si sabes que tienes armas en la casa, guárdalas, sácale las balas. Hay niños aquí que pierden la vida. Es una locura, es triste”.

Chicago ha visto al menos otros tres tiroteos este año en los que niños se dispararon accidentalmente.

El 15 de septiembre, un niño de 5 años se disparó en el muslo después de encontrar un arma dentro de una casa en el vecindario de Lawndale. Fue hospitalizado en estado grave.

En abril, otro niño de 5 años se pegó un tiro en la mano después de encontrar una pistola en el bolsillo de su padre mientras sus padres dormían en su casa de Woodlawn. Su padre fue acusado por tenencia ilegal de armas de fuego y por intentar deshacerse del arma.

En marzo, un niño de 13 años se pegó un tiro en la pierna después de manejar la pistola de su hermano mayor dentro de su casa en Back of the Yards. El hermano lo llevó al Hospital Stroger, donde sobrevivió en buenas condiciones.

En otros tiroteos accidentales que involucraron a menores de edad, una niña de 7 años disparó accidentalmente a su hermano de 11 años en febrero en Lawndale después de haber encontrado el arma. Por esa situación una mujer enfrenta proceso penal por poner en peligro al menor de edad.

También en febrero un niño que encontró un arma en una casa de Bronzeville le disparó accidentalmente a otro niño de 8 años y a una niña de 12 años.

En todo el país, en lo que va del año, se han registrado 221 casos de disparos no intencionales por parte de niños, lo que resultó en 92 muertes y 135 heridos, según la organización Everytown for Gun Safety.