clock menu more-arrow no yes

Filed under:

EDITORIAL: Expertos en la medicina estadounidense dicen que Donald Trump debe irse

En un editorial sin precedentes, la revista médica más prestigiosa del mundo ha condenado el mal manejo desventurado, deshonesto y letal que ha hecho el presidente Trump de la pandemia.

AP

Read in English

Es raro que los científicos más importantes adopten una posición abierta sobre la política actual, sabiendo que su credibilidad profesional depende de permanecer por encima de cualquier batalla ideológica.

El Dr. Anthony Fauci, el más famoso, es un ejemplo de ello. Fauci, el principal inmunólogo del gobierno federal, ha dado su mejor consejo experto sobre la pandemia de COVID-19 mientras se resiste a la tentación, y debe sentirse tentado a ello, de señalar los fracasos en el manejo de la crisis por parte de la administración Trump. Cuando una autoridad de tal estatura asume una posición política, ésta tiene mucho más peso. Todos deberíamos escuchar atentamente.

El miércoles el New England Journal of Medicine, la revista médica más prestigiosa del mundo, hizo precisamente eso. En un editorial sin precedentes que expuso a un candidato, la revista condenó el desafortunado, deshonesto y letal manejo de la crisis pandémica por parte del presidente Donald Trump.

Sin mencionar a Trump ni una sola vez por su nombre, la revista instó a sus lectores, como les hemos instado a ustedes, a que voten para que él y sus colaboradores dejen sus puestos.

“Cuando se trata de la respuesta a la mayor crisis de salud pública de nuestro tiempo, nuestros líderes políticos actuales han demostrado que son peligrosamente incompetentes”, afirma el editorial, firmado por 34 editores. “No debemos incitarlos y permitir la muerte de miles de estadounidenses más, permitiéndoles (al presidente y su equipo) mantener sus trabajos”.

La magnitud del fracaso de la administración Trump es “asombrosa”, sostiene el editorial. Estados Unidos lidera el mundo en muertes por COVID-19, superando con creces las cifras de países mucho más grandes, como China. La tasa de mortalidad de nuestra nación es el doble que la de Canadá.

“¿Por qué Estados Unidos ha manejado tan mal esta pandemia?” pregunta el editorial. “Hemos fallado en casi todos los pasos. Recibimos una amplia advertencia, pero cuando la enfermedad llegó por primera vez, no pudimos realizar las pruebas de manera eficaz y no pudimos proporcionar ni siquiera el equipo de protección personal más básico a los trabajadores de la salud y al público en general. Y seguimos estando muy por detrás de la curva en la realización de pruebas”.

Las medidas de cuarentena y aislamiento han sido “tardías e inconsistentes”. En muchos lugares, las reglas sobre el distanciamiento social han sido “indiferentes en el mejor de los casos”. Las restricciones se han suavizado “mucho antes de que se haya logrado un control adecuado de la enfermedad”.

“Y en gran parte del país, la gente simplemente no usa cubrebocas, en gran parte porque nuestros líderes han declarado abiertamente que los cubrebocas son herramientas políticas más que medidas efectivas de control de infecciones”, escribe la revista.

Dos días antes de que la revista publicara su editorial, Trump hizo un alarde de estar parado en un balcón de la Casa Blanca, con la barbilla levantada, al estilo del general George Patton, y se quitó el cubrebocas. Horas después de la publicación del editorial, el vicepresidente Mike Pence tuvo el descaro de decir que Trump ha puesto la salud del pueblo estadounidense en primer lugar “desde el primer día”.

Mientras tanto, escribe la revista, la administración Trump ha “contaminado” los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Ha “excluido” a los Institutos Nacionales de Salud de un papel clave en el desarrollo de una vacuna. Ha “politizado vergonzosamente” a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

En cambio, dice el editorial, “la administración ha recurrido a ‘líderes de opinión’ y charlatanes desinformados que oscurecen la verdad y facilitan la promulgación de mentiras descaradas”.

Hay una sensación de rabia en las palabras de esta revista, una rabia que todos deberíamos sentir.

Donald Trump debe irse.

Envíe sus comentarios a: letters@suntimes.com.