clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los tiroteos en el centro de la ciudad aumentan un 220% durante la pandemia

En 2021, el centro ha sido el lugar donde se han producido más tiroteos en años. El aumento refleja una ola de delitos violentos en toda la ciudad y amenaza la recuperación del centro.

Chicago police investigate the shooting of a CTA bus driver on East Washington Street in the Loop in September.
La policía de Chicago investiga el tiroteo contra un conductor de autobús de la CTA en East Washington Street, en el Loop, en septiembre.
Ashlee Rezin/Sun-Times

Read in English

Desierto y azotado por los robos durante la pandemia, el centro de Chicago se enfrenta a un aumento de la criminalidad violenta que amenaza la reputación de la ciudad y su viabilidad económica.

Los homicidios, los tiroteos, las violaciones y los robos de coches han aumentado considerablemente en el centro de la ciudad, lo que ha provocado entre los residentes y los propietarios de negocios temores similares a los que desde hace mucho tiempo son una realidad en los barrios.

“¿Cómo sugiere que nos enfrentemos a este problema en el futuro?” preguntó Mel Jones, de Clark and Division Collaborative, a los agentes de policía durante una reunión comunitaria a mediados de octubre.

Los esfuerzos intensivos anunciados por el Departamento de Policía de Chicago y el Ayuntamiento no han impedido que los delitos violentos aumenten en el centro de la ciudad, según un análisis del Chicago Sun-Times de los datos de 16 zonas de los distritos policiales Central, Norte Cercano y Oeste Cercano.

En los primeros 10 meses de este año, más personas fueron baleadas allí que en cualquier año desde 2016: al menos 77. Siete de ellas murieron. Otras tres han sido asesinadas por otros medios.

El número de víctimas de disparos es más del triple que en todo 2019.

Solo en el distrito policial Central—que incluye gran parte del distrito comercial del centro de la ciudad—el número total de tiroteos y el total de tiroteos por cada 1,000 residentes ha aumentado casi un 220% desde 2019, con el mayor aumento de cualquier distrito policial de la Municipalidad.

El distrito del Norte Cercano, que incluye partes del centro de la ciudad y también Lincoln Park, vio el segundo mayor aumento en los tiroteos en ese tiempo: de 120%.

La zona del centro también ha experimentado un aumento del 35% en las agresiones sexuales—hasta casi 200 casos—y un incremento del 51% en los robos de coches—más de 800, mientras que el número de robos y agresiones con agravantes ha descendido en los dos últimos años.

Las cifras reflejan una tendencia preocupante en toda la ciudad.

Hasta el 17 de octubre, al menos 600 personas han recibido disparos mortales y al menos 3,090 han resultado heridas en Chicago, lo que sitúa a la ciudad en lo que probablemente sea uno de sus años más mortíferos desde mediados de la década de 1990. La mayor parte de la violencia se ha producido en comunidades predominantemente negras y latinas del lado sur y del lado oeste, que siguen siendo mucho más peligrosas que el centro.

“No sólo estamos tratando de resolver las cosas que están sucediendo en el centro”, le dijo John O’Malley, el lider de seguridad pública, al Sun-Times, sino también “tratando y teniendo estas mismas conversaciones y las mismas reuniones con los miembros de la comunidad en toda la ciudad, donde en algunas áreas la violencia es una preocupación no diaria, si no a cada hora”.

Entre esas cosas están la vida nocturna descontrolada, la lentitud de la respuesta policial, un número creciente de llamadas al 911 sin respuesta y cada vez más delitos de pandillas, según las entrevistas con personas que viven y trabajan en el centro.

‘La gente está harta’

En los últimos 10 años, el centro de Chicago ha sido la parte de la ciudad que más ha crecido.

Más de 168,000 personas viven en los 16 distritos policiales revisados por el Sun-Times, un aumento del 31%, o casi 40,000 personas más desde el censo de 2010.

Más gente significa calles bulliciosas y buen negocio. La alcaldesa Lori Lightfoot ha dicho que el Loop “sirve de vecindario para toda nuestra ciudad, donde se reúnen los habitantes de Chicago y los visitantes de todas las clases sociales.”

En marzo del año pasado, la pandemia hizo que el gobernador J.B. Pritzker emitiera una orden de permanencia en casa en todo el estado que paralizó la vida normal, y convirtió el centro económico de Chicago en una ciudad vacía.

Dos meses más tarde, las calles del centro de la ciudad volvieron a llenarse de gente, esta vez de manifestantes tras la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minneapolis. El 30 de mayo, las personas que protestaban contra la brutalidad policial se enfrentaron a los agentes en el Loop.

Ladrones también destrozaron las tiendas del centro y por toda la ciudad.

Ocho personas murieron y 15 resultaron heridas en toda la ciudad. El centro se vio especialmente afectado, con dos muertos y siete heridos, lo que supuso el peor día de violencia con armas de fuego en al menos cinco años.

El centro de la ciudad sufrió más saqueos en agosto de 2020, después de que la policía le disparó a Latrell Allen, de 20 años, durante un encuentro armado en Englewood. Cientos de personas acudieron al Magnificent Mile, donde chocaron con los policías, dañaron propiedades y destrozaron tiendas. Tres personas resultaron heridas de bala.

El año pasado se produjo el mayor número de tiroteos en el centro de la ciudad en años. Este año ya ha superado esas cifras.

El presupuesto de Lightfoot incluye dinero para la policía y la salud mental

El concejal Brian Hopkins se quejó de que los miembros del Ayuntamiento no pueden saber cuántos policías están trabajando en un momento dado.

Pero también dijo que el control de la delincuencia requiere un enfoque holístico y abordar cuestiones profundamente arraigadas como la falta de vivienda y la salud mental.

“Ya es hora de dejar de oponer la financiación de los servicios sociales y la salud mental con la financiación de la policía y los programas tradicionales de aplicación de la ley”, dijo el concejal. “No deberían competir entre sí. Ambos son parte de la solución, y ambos están justificados.”

El presupuesto de Lightfoot para 2022, aprobado esta semana, aumenta el presupuesto del departamento de policía en $189 millones, hasta casi $1,900 millones. También incluye $86 millones para el presupuesto de salud mental del Departamento de Salud Pública de Chicago. De esa cantidad, $52 millones serían nuevos fondos.

El presupuesto incluye $12 millones para un programa de estabilización de viviendas y para instalación propuesta con hasta 60 camas para personas sin hogar mientras reciben tratamiento psiquiátrico y de abuso de sustancias en el lugar.

Otros $15 millones financiarían equipos de respuesta del 911 con profesionales de la salud mental.

Tom Schuba, Andy Grimm, Frank Main, y David Strutt son reporteros del Sun-Times. Análisis de datos por Andy Boyle y Jesse Howe.