Algunos miembros del Departamento de Policía pierden la confianza en el Superintendente

Lightfoot desestimó a los altos mandos como un grupo de llorones que carecen de las agallas para decir sus nombres y que prefieren quejarse que trabajar.

SHARE Algunos miembros del Departamento de Policía pierden la confianza en el Superintendente
Mayor Lori Lightfoot, right, listens as Chicago Police Supt. David Brown speaks to reporters at a press conference at Chicago Police Headquarters on Jan. 4, 2022.

La alcaldesa Lori Lightfoot, a la derecha, escucha al Superintendente de la Policía de Chicago, David Brown, hablar con los periodistas en una conferencia de prensa sobre la prevención de la violencia en la sede del departamento el 4 de enero.

Tyler LaRiviere/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Miembros del personal de comando del Departamento de Policía de Chicago afirman haber perdido la fe en el relativamente nuevo Superintendente de Policía David Brown. El jueves la alcaldesa Lori Lightfoot los calificó como un grupo de “cobardes” que quieren continuar la cultura que beneficiaba a los mandos policiales, y no al público.

El Sun-Times reportó esta semana que Brown enfrenta una crisis de confianza entre su equipo después de tener el año más violento en Chicago en décadas.

La violencia implacable llevó a Lightfoot y a Brown a terminar el año y comenzar el nuevo amenazando al departamento de degradar al personal de comando que no produzca más arrestos y que no cumplan con su meta de 1.5 millones de interacciones “positivas” con la comunidad para finales de 2022.

La advertencia causó que cuatro supervisores de la policía, que pidieron que no se publicaran sus nombres para poder hablar libremente sin represalias, a decirle al Sun-Times que habían perdido la confianza en Brown.

“Todos estuvimos de acuerdo de que Brown estaba llevando a CPD al suelo. Hay cero confianza en su capacidad para liderar el departamento”, dijo un supervisor, quien estima que podría haber más de 1,000 homicidios en toda la ciudad este año si Brown permanece en el poder.

El jueves, Lightfoot desestimó a los altos mandos como un grupo de llorones que carecen de las agallas para decir sus nombres y que prefieren quejarse que trabajar.

“El Superintendente Brown está tratando de cambiar la cultura de un departamento de policía donde el estatus quo sirvió a muchos, pero francamente no sirvió a los residentes de la ciudad para mantenerlos seguros”, dijo Lightfoot en una llamada de Zoom desde Washington, DC, mientras asiste a la reunión anual de la Conferencia de Alcaldes de los Estados Unidos.

Agregó: “Si no están dispuestos a hacer su trabajo, si no están dispuestos a salir de su automóvil y relacionarse con miembros del público, si no están dispuestos a responsabilizarse del trabajo que hacen todos los días, en cada turno, entonces no necesitan estar en el Departamento de Policía de Chicago. Necesitamos un ejército de personas dispuestas. Necesitamos hombres y mujeres que comprendan el momento en el que nos encontramos, que se mantengan firmes y lideren con el ejemplo y se responsabilicen a sí mismos y a los demás”.

Lightfoot dijo que lo que escucha en las quejas son personas “que quieren volver a las viejas formas”.

The Latest
Ahead of the historically violent holiday weekend, church leaders from across the city prayed for an end to the chaos.
The council member accused Lightfoot of taking cues from the Archdiocese and Cardinal Blase Cupich over what parishioners are asking for — a transparent process for the future of the St. Adalbert Church property.
Former Cy Young winner pitched to a 7.88 ERA in eight starts this season; White Sox recall infielder Danny Mendick
The lion cub, born March 15, is named Pilipili, after the Swahili word for “pepper.”
The survey involved 1,250 adults, which, coincidentally, is also the number of sports-media professionals in Chicago who openly are betting on the players and teams they yap and/or write about.