COLUMNA: Lightfoot debería haber avanzado a la segunda vuelta, pero fue una lucha que no podía ganar

Lightfoot invirtió recursos municipales en vecindarios negros y latinos que fueron descuidados durante mucho tiempo.

SHARE COLUMNA: Lightfoot debería haber avanzado a la segunda vuelta, pero fue una lucha que no podía ganar
Chicago Mayor Lori Lightfoot speaks to the media outside Manny’s Deli in the West Loop on Election Day on Tuesday, Feb. 28, 2023.

¿Acaso alguien esperaba que Lightfoot acabara con el problema del crimen de la ciudad dentro de cuatro años?

Pat Nabong/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Pasaron muchas cosas en cuatro años.

La alcaldesa Lori Lightfoot era prácticamente desconocida para la mayoría de los votantes hace cuatro años, mientras que su rival, la presidenta de la Junta del Condado de Cook, Toni Preckwinkle, era y sigue siendo una figura política icónica.

Cuando se está haciendo historia, no puedes evitar sentir una cierta cantidad de orgullo. Entonces, el hecho de que esta mujer negra y abiertamente gay ganara la carrera por la alcaldía en 2019 parecía casi mágico.

Lightfoot necesitaba que la mayoría de los votantes negros que se presentaron en las urnas votaran por ella en la carrera del martes. Pero con tantos candidatos negros en la carrera, eso no sucedería. Una baja participación electoral no ayudó.

Pero los resultados de las elecciones del martes también nos mostraron lo difícil que es generar cambio.

Tomemos el crimen, por ejemplo.

¿Acaso alguien esperaba que Lightfoot acabara con el problema del crimen de la ciudad dentro de cuatro años?

El ex alcalde Richard M. Daley fue elegido seis veces y tuvo numerosos superintendentes de policía. Pero en algunos vecindarios del lado sur y oeste, algunos residentes tenían miedo salir afuera, al igual que hoy.

Y aunque a muchos de nosotros nos gusta pensar que somos progresistas, ese no es el caso.

Cuando se trata de política, estamos atrapados en un patrón que a menudo pone los deseos personales por encima del bien común.

No me malinterpreten.

Pero, ¿tiene sentido deshacerse de una alcaldesa cuando los recursos que beneficiarían a ciertas comunidades finalmente comienzan a fluir?

Todo se reducía a los números. Con cinco hombres negros, un hombre blanco, un hombre latino y otra mujer negra tratando de derrocar a Lightfoot, estaba claro que ha quedado atrás el progreso que reunió a una coalición para elegir a Harold Washington como el primer alcalde negro de la ciudad en 1983.

Como novata en la política, Lightfoot necesitaba un nivel de apoyo que no tenía, ni sabía que necesitaba.

De hecho, Lightfoot se estaba metiendo en batallas con los miembros del Concejo Municipal que a veces se asemejaban a las famosas “Guerras del Concejo”.

En lugar de ver una renovación del poder político negro en los pasillos de la Municipalidad, fuimos testigos de la renovación de una política afroamericana fracturada.

Al igual que el predecesor de Lightfoot, Rahm Emanuel, el primer mandato fue un torbellino de desafíos. Desde la pandemia del COVID-19 hasta un vergonzoso escándalo policial, Lightfoot abordó estos problemas de manera agresiva y de una manera que enfureció a sus críticos. Sin embargo, sus predecesores masculinos también impulsaron sus agendas con mano de hierro.

Escuché de votantes que la acusan de no cumplir sus promesas de campaña y de quienes afirman que es “difícil llevarse bien” con ella.

Pero, ¿debería ser la política un concurso de popularidad?

Lo que no escuché de estos críticos fue su apreciación de la inversión de recursos municipales por parte de Lightfoot en vecindarios negros y latinos que fueron descuidados durante mucho tiempo.

Cuando fue elegida alcaldesa, Lightfoot se unió a un club élite de mujeres.

Según el Centro para la Mujer y la Política Estadounidense de la Universidad de Rutgers, siete mujeres negras se desempeñaban como alcaldesas en las 100 ciudades más grandes del país en ese momento.

Si Lightfoot hubiera llegado a la segunda vuelta, habría roto la maldición de un solo término que afligió a otra alcaldesa de Chicago, la difunta Jane Byrne.

En 1979, Byrne se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de alcaldesa de Chicago. Irónicamente, Byrne creó el primer Día del Desfile del Orgullo Gay reconocido por la Municipalidad.

Como titular y alguien que trajo un cambio fundamental a la oficina de la alcaldía, Lightfoot debería haber ganado un segundo mandato.

The Latest
A 36-year-old man died after an argument turned physical, police said.
The man, 19, was shot in the 4700 block of West Polk Street, police said.
The effect of these Republican leaders, like House Speaker Mike Johnson and others, is to dramatize their subservience to a political cult when they attacked Judge Juan Merchan.
Crime scene tape.
1 held after fatal Woodlawn shooting
The man, 59, was shot in the abdomen about 4:30 a.m., police said.
Tom Near had the fortune to make a dramatic turn from gang life in the Hamlin Park-Lathrop Homes area to reach the cutting edge of the biological sciences at Yale.