clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Cómo fue el Miércoles de Ceniza durante la pandemia

“Fue muy extraño estar repartiendo cenizas con un hisopo de algodón”, dijo un párroco.

A congregant receives the imposition of ashes from Father Tom Hurley at Old St. Patrick’s Catholic Church on the Near West Side on Ash Wednesday. Amid fears of the coronavirus pandemic, Hurley did not touch anyone and gave out ashes on a fresh Q-tip to each congregant, then threw the Q-tip away.
Un feligrés recibe la imposición de cenizas del padre Tom Hurley en la iglesia católica Old St. Patrick en el Near West Side el miércoles de ceniza.
Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

Para comenzar la temporada de la Cuaresma, las congregaciones de toda la ciudad idearon estrategias creativas para celebrar la misa, repartir las cenizas y mantener un sentido de comunidad de la forma más segura.

En la iglesia de Old St. Patrick, en 700 W. Adams St., los visitantes fueron proporcionados el miércoles con estaciones de desinfectante de manos, mascarillas, bolsas de regalos de la Cuaresma e hisopos de algodón para ponerles las cenizas.

“Fue muy extraño estar repartiendo cenizas con un hisopo”, dijo el reverendo Tom Hurley de la Iglesia Old St. Patrick. “Es extraño tener el Miércoles de Ceniza sin las grandes multitudes que normalmente tenemos”.

Lori Hiltz, una residente de Streeterville que ha asistido a misa en la iglesia durante 11 años, dijo que a pesar de la pandemia cree que todavía es importante observar el Miércoles de Ceniza. “Hice una reservación y sentí que me había ganado la lotería para entrar a la iglesia”, dijo.

Debido a los límites de capacidad en persona, aquellos que querían asistir a la misa del Miércoles de Ceniza en Old St. Patrick’s se inscribieron con anticipación para un lugar. Antes de ingresar, los visitantes debían desinfectarse las manos y tomarse la temperatura, y durante la imposición de las cenizas, el párroco usaba un hisopo de algodón nuevo para cada feligrés.

Laura Higgins, quien está en el equipo de música y el equipo de atención pastoral de la iglesia, dijo que este año en lugar de ponerle cenizas a cientos de personas y enviar equipos de personas a las estaciones de tren como lo hace normalmente, la iglesia armó más de 1,500 “kits de Cuaresma” para que la gente celebre la ocasión en casa además de asistir a los servicios de la iglesia virtualmente.

Cada kit incluía una vela, cenizas para ponerse a si mismos durante los servicios de transmisión en vivo, una tarjeta de oración de Cuaresma y una calcomanía con una cruz de ceniza para representar el día.

Lori Hiltz, 60, of Streeterville, receives the imposition of ashes from Rev. Tom Hurley at Old St. Patrick’s Catholic Church on the Near West Side on Ash Wednesday. Amid fears of the coronavirus pandemic, Hurley did not touch anyone and gave out ashes on a fresh Q-tip to each parishioner, then threw the Q-tip away.
En medio de los temores del coronavirus, el párroco no tocó a nadie y entregó cenizas con un hisopo nuevo a cada feligrés.
Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Joseph Roccasalva, el coordinador litúrgico de la parroquia, dijo que la pandemia en realidad brinda la “oportunidad perfecta” para un día como el Miércoles de Ceniza.

“El Miércoles de Ceniza es el momento de mirar hacia adentro, y ver lo que ha sucedido en esta pandemia realmente nos ha permitido reflexionar sobre lo que hemos hecho en nuestras vidas, cómo podemos hacerlo mejor y cómo podemos orar mejor”, dijo Roccasalva.

“Es triste decir que no podemos tener a más de 50 personas, o que no podemos estar todos en un solo lugar”, dijo la directora de ministerios Keara Ette. “Pero el concepto del bien colectivo está profundamente arraigado en nuestra tradición”.

La pastora Amity Carrubba de la Iglesia Episcopal Grace Place, ubicada en el 637 S. Dearborn St., dijo que el Miércoles de Ceniza fue la primera vez que los feligreses pudieron entrar al edificio de la iglesia y al santuario desde que comenzó la pandemia.

Carrubba dijo que los que repartieron las cenizas llevaban doble mascarilla, usaban un protector facial de plástico y se desinfectaban las manos con cada persona. Ella dijo que la iglesia también ha estado entregando sus propias bolsas para los días santos que incluyen hostias consagradas para la comunión, para que los feligreses puedan compartir la comunión en Zoom, y materiales para la Cuaresma.

Pastor Ben Adams, of Holy Trinity Lutheran Church, receives the imposition of ashes from the Rev. Amity Carrubba at Grace Episcopal Church of Chicago in the South Loop on Ash Wednesday.
El pastor Ben Adams, de la Iglesia Luterana Holy Trinity, recibe las cenizas de la reverenda Amity Carrubba en la Iglesia Episcopal Grace de Chicago en el South Loop.
Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times