clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El Festival de Cine Latino de Chicago será en ‘drive-in’ y virtual este año

La edición 37 se realizará del 8 al 18 de abril y se podrá ver en cinco estados más del Medio Oeste.

El póster de la edición 37 del Festival de Cine Latino de Chicago.
Cortesía ILCC

Sin poder realizarse en las salas de cine pero con la experiencia de haber sido de los primeros festivales virtuales presentados en las salas de casa, el Festival de Cine Latino de Chicago ajusta los detalles para celebrar su edición 37 del 8 al 18 de abril.

Este año, la apertura y clausura del festival será virtual y en un autocine (“drive-in”), con funciones en el ChiTown Movies Drive-In, ubicado en el 2343 S. Throop St., en Pilsen, donde se seguirán las pautas y guías de seguridad estatales y locales.

En la oferta de contenido se tienen más de 100 títulos, entre largometrajes y cortometrajes. Aunque compiten con plataformas como Netflix, Amazon, HBO, confían en que la programación del festival ofrece algo más.

“Cancelar o posponer un evento es casi la muerte”, dijo Pepe Vargas, director y fundador del International Latino Cultural Center (ILCC), entidad que presenta al festival, a La Voz. “Resulta muy difícil que se pueda recuperar. Nunca pensamos en cancelar”.

Sin embargo, el año pasado la edición 36 del festival se tuvo que postergar. En marzo del año pasado, ya se tenía todo listo, pero debido a la situación de la pandemia de COVID-19, los eventos en persona y sociales como este pasaron a segundo plano. Como en muchos otros eventos quedaron en segundo plano los programas impresos, la logística y las galas.

Fue en septiembre de 2020 que se hizo “el experimento” —como lo llamó Vargas— de hacer el festival de manera virtual.

“No teníamos conocimiento [de cómo hacerlo]. Aparecieron plataformas y otros festivales de cine en Estados Unidos, Latinoamérica y Europa que ya habían comenzado a ofrecer algo virtual. Fue algo complejo pero nos adaptamos y trabajamos rápido; fuimos el primer festival en Chicago que se hizo así; eso resultó innovador”, describió.

Así el festival se sumó a la oferta de contenido virtual de otras plataformas, con la ventaja de usar a favor al público que durante casi cuatro décadas ha tenido en la mira el trabajo realizado por Vargas, de origen colombiano.

El festival era punto de encuentro y reunión social además de la experiencia de ver una película en el cine y las charlas con realizadores y actores, por sus noches de apertura y clausura que parecían una reunión de familiares, amigos y conocidos, donde la comida, el baile y la plática no podían faltar.

Eso no fue posible el año pasado, ni este. Queda pendiente a lo que digan las pautas de seguridad durante una pandemia mundial que ya cumple un año.

“La esencia de cualquier evento público es el contacto personal, sabemos que eso no es posible. En el caso de un festival de cine, es estar en las salas. Tampoco es posible. Queremos ser parte de la solución y ahora lo que nos motiva es llevar el festival a la mayor cantidad posible de personas”, compartió.

En años anteriores, el festival se había realizado en ciudades como Elgin y durante 26 años, ofreció funciones en matiné para los estudiantes de las Escuelas Públicas en Chicago (CPS, por sus siglas en inglés).

En esta edición el ser virtual les permite ir más allá de Chicago e Illinois, ya que como confirmó Vargas, estarán en cinco estados más del Medio Oeste: Minnesota, Iowa, Wisconsin, Michigan e Indiana.

El golpe económico que representó y representa la pandemia para los eventos masivos, no excluye a los festivales de cine. Sin embargo, el tener un contenido que se puede ofrecer de manera digital les ha permitido mantenerse activos.

“Tenemos una selección de calidad, historias auténticas que te conectan con el idioma, con las costumbres [de Latinoamérica] y tenemos un público al que no le podemos fallar”, aseguró.

Historias que van acorde a los tiempos. Ejemplo es el póster de la edición 37, que hace eco a los movimientos y manifestaciones sociales que se vivieron el año pasado, como Black Lives Matter.

“Tenemos que reflejar lo que sucede; en este caso era mostrar un momento en el país donde se habló de las ganas de enfrentar el racismo, la desigualdad. Como latinos somos una gran diversidad, más de 20 países como música, literatura, acentos, comida. Es en nuestra diversidad donde se encuentra nuestra fortaleza y lo que debemos compartir”, agregó.

En la primera ronda de títulos ya anunciados de esta edición, figuran filmes como “499” (México, dirigido por Rodrigo Reyes); “El robo del siglo” (Argentina; Director: Ariel Winograd), y “Fruits of Labor” (EE.UU. Directora: Emily Cohen Ibañez).

‘499’, filme del mexicano Rodrigo Reyes, cuenta la historia de un conquistador de 1521 y su encontronazo con el México actual.
Cortesía ILCC

“499”, que se estrena justo en el año que se cumplen los 500 años de la caída de la gran Tenochtitlán y de la llamada conquista de México por parte de España, remueve la identidad mexicana. En una mezcla de ficción y realismo mágico, un conquistador español cuyo barco, en el que cargaba “toda su gloria y oro”, naufraga para llegar a parar al México actual.

Siguiendo la ruta de Hernán Cortés y sin decir ninguna palabra, solo anotando y observando, se encuentra con una mexicanidad de identidad mestiza, con problemáticas actuales como los desaparecidos y desaparecidas, el crimen organizado, los inmigrantes centroamericanos que se suben a “la bestia”, así como los ritos y costumbres que se arrastran desde la colonia.

“Cortés lloraría de rabia al ver que los salvajes mandan de nuevo en Las Indias”, dice en uno de sus monólogos donde, reflexiona y comparte el modus operandi de la conquista: “No nos costaba nada prometerles todo”.

Los boletos para la edición 37 del Festival de Cine de Chicago están ya a la venta. El costo de los boletos es de $12 para el público general y $10 para miembros del ILCC. Al comprar un boleto, puedes ver la película cuando quieras, pero ya cuando comienzas a verla, tendrás 24 horas para terminar de verla.

Los boletos para la noche de apertura y de clausura en el autocine (“drive-in”) son de $50 por auto (con máximo cuatro pasajeros) para el público general y $40 para miembros del ILCC. Cada persona extra en el auto debe pagar $10. Los boletos solo estarán a la venta por adelantado.

Para más información visita chicagolatinofilmfestival.org.