clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Trabajadores del centro comercial en el lado sur donde la policía fue acusada de descansar en el trabajo cuestionan la ‘falta de respeto a la comunidad’

Los trabajadores de la plaza cercana a la oficina del representante Bobby Rush están perplejos por la difusión de un controvertido video que muestra a oficiales de policía de Chicago durmiendo, comiendo palomitas y tomando café.

Read in English

El jueves, frente a su barbería en una plaza comercial en el lado sur, LaShawn Patton y Derrick Noel vieron un video en el que los agentes de policía de Chicago están durmiendo y comiendo palomitas de maíz mientras estalla el caos a su alrededor.

“Eso es solo una prueba de lo que la mayoría de nosotros hemos visto de todos modos”, dijo Patton, refiriéndose a la respuesta de la policía, o la falta de respuesta según muchos residentes de Chicago, mientras que los disturbios civiles estallaban en toda la ciudad tras la muerte de George Floyd en Minneapolis.

Su peluquería, Hair Experts, está a pocos pasos de la oficina de campaña del representante estadounidense Bobby Rush, que ahora está en el centro del polémico video que muestra a varios policías de Chicago que están descansando en medio del caos, mientras personas irrumpen en negocios y destruyen todo a su paso. La oficina está en el medio de la plaza, que tiene dos entradas.

“Si llevas esa placa y dices que estás para ayudar a la gente, luego tienes que estar para ayudar a la gente”, dijo Noel sobre los oficiales que se ven en el video.

Para el jueves, muchos negocios en la plaza de compras en Fuller Park, en 5401 S. Wentworth Ave., permanecieron cerrados o con las ventanas tapadas. “Black Lives Matter” está pintado con spray en la pared de un negocio. Noel y Patton dijeron que esperaban que el negocio subiera, aunque muchos clientes todavía tienen miedo de regresar. Durante los días que se desataron disturbios, después de que rompieran sus ventanas, perdieran 15 años de trabajo con el robo de sus pertenencias.

Al igual que otros trabajadores en la plaza, Noel y Patton expresaron su frustración porque no se hizo más para detener el saqueo, especialmente porque puede verse una estación de policía desde su estacionamiento. Los hombres dijeron que creen que los oficiales deberían ser despedidos, como ocurriría cualquier otra persona si los atraparan durmiendo durante sus horas de trabajo.

“Se supone que debes llevar una insignia con un sentido de respeto por la comunidad”, dijo Patton, quien contó que su padre era un ex detective de la policía.

Quella Whitehead, gerente de una tienda Boost Mobile, en el mismo centro comercial, está comenzando a reabrir su negocio después de que fuera destrozado.

No había visto el video publicado por Rush, pero dijo que escucharlo la dejó perpleja. Ella cree que la presencia de los oficiales en el centro comercial podría haber evitado parte de la destrucción.

“Quizás también tenían miedo”, dijo Whitehead. Durante las horas de saqueo, Whitehead vio a algunos oficiales en el centro comercial, pero nunca salieron de sus autos. Cuando trató de presentarles una denuncia policial sobre la mercancía que le robaron, nunca la atendió el oficial. Ella, en cambio, tuvo que ir a hacer la denuncia a una estación de policía cercana.

“No hay palabras para describir eso”, dijo Whitehead, levantando sus manos al aire.

La Dra. Stephanie Johnson-Brown, de Plano Vision Center, dijo que vio a dos oficiales la noche en que tuvo lugar la mayor parte del saqueo que le dijeron que estaban ahí para proteger a los bomberos que habían sido enviados al centro comercial. Al igual que Whitehead, Johnson-Brown no había visto el video.

“Es terrible”, dijo al ver las noticias. “¿Por qué estarías durmiendo?”

Johnson-Brown dijo que cualquiera se metería en problemas por dormir en el trabajo. Ella piensa que la policía tuvo dificultades para ponerse al día con toda la actividad que ocurrió durante esos días.

“Rezo para que descubran un sistema en el que todos estén igualmente seguros”, dijo Johnson-Brown.

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.