clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Catanzara, el controversial presidente del sindicato de policía, se retira del departamento en plena investigación

Catanzara enfrentó demandas de su renuncia cuando defendió a la mafia que irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos.

Fraternal Order of Police President John Catanzara speaks to reporters Monday as he walks out of a Chicago Police Board hearing in the Loop.
El presidente de la Orden Fraternal de la Policía, John Catanzara, habla con los periodistas al salir de una audiencia de la Junta de Policía de Chicago. | Ashlee Rezin/Archivo Sun-Times

Read in English

John Catanzara, el controversial presidente del sindicato de policía de Chicago, se retiró formalmente del departamento de policía de la ciudad el martes, poniendo fin a un largo caso disciplinario que pudo haber resultado en su despido.

Durante una audiencia el martes por la mañana, el abogado de Catanzara, Tim Grace, dijo que su cliente había renunciado formalmente horas antes.

Lauren Freeman, la oficial de audiencias que supervisa el caso, suspendió los procedimientos después del anuncio de Catanzara y decidió que se reanudarían después.

La medida se produjo un día después de que Catanzara anunciara su intención de “retirarse” durante la primera audiencia de su caso disciplinario. Fue acusado de una serie de violaciones de las reglas departamentales, incluida una serie de publicaciones obscenas y explosivas en las redes sociales y hacer reportes falsos contra sus oficiales superiores, en particular el ex Superintendente Eddie Johnson.

Después de la audiencia del lunes, Catanzara reveló a los periodistas que ahora planea postularse para alcalde mientras hablaba en contra de la alcaldesa Lori Lightfoot, con quien se ha enfrentado repetidamente.

“Estamos al borde de una decisión aquí en cuanto a la ciudad”, dijo Catanzara en otro video de YouTube el lunes por la noche. “Es un punto de inflexión, y no creo que podamos esperar más para resistir y sacar a esta miserable alcaldesa de su cargo tan pronto como sea humanamente posible”.

Mientras tanto, Catanzara le dijo al Sun-Times que planea permanecer como jefe del sindicato que representa a más de 17,000 oficiales actuales y anteriores. Los estatutos del sindicato permiten que los cargos electos sean ocupados por policías jubilados que cobran sus pensiones.

Jim Lydon, abogado del Departamento de Policía de Chicago, reconoció que había recibido el papeleo de renuncia el martes y pidió retirar la lista de cargos sin prejuicio, lo que significa que potencialmente podrían volver a presentarse. Catanzara no estuvo presente en la audiencia, que se realizó por teleconferencia.

Max Caproni, director ejecutivo de la junta de policía, dijo que la junta de policía probablemente considerará la moción oral de Lydon para retirar los cargos durante su reunión del jueves.

En un comunicado el martes, Lightfoot llamó a Catanzara un “hombre de odio” que eludía la responsabilidad por sus acciones.

“La evidencia de su culpabilidad fue abrumadora según lo establecido en la audiencia y él claramente buscó evitar el ajuste de cuentas al renunciar estando bajo investigación...”, dijo. “Nuestro departamento de policía debe tener agentes que trabajen duro todos los días para aceptar su juramento de servir y proteger, trabajar para formar relaciones significativas con los miembros de la comunidad y adoptar prácticas constitucionales como el único camino a seguir”.

En el transcurso de los casi 27 años de carrera de Catanzara como oficial de policía, se enfrentó a su posible despido en otras dos ocasiones, pero la junta de policía lo perdonó en ambos casos.

También fue objeto de al menos 50 denuncias civiles, más del 96% de otros oficiales, según registros obtenidos por el Instituto Invisible. Diez fueron sostenidas y él fue disciplinado nueve veces. En total, fue suspendido de sus funciones durante 131 días.

Pero cuando se enfrentó al despido por tercera vez, Catanzara adoptó un tono desafiante y combativo.

Durante su testimonio, se defendió haciendo una serie de publicaciones en las redes sociales que se remontan a años atrás y que, según los abogados de la Municipalidad, “claramente reflejan mal el departamento [de policía]”. Algunos despreciaron a los musulmanes y a las personas que reciben ayuda pública, afirmaron los abogados, mientras que otros eran homofóbicos, insubordinados y de índole política.

Aunque los abogados de Catanzara reconocieron que sus comentarios eran a veces “vulgares” e “inquietantes”, insistieron que las publicaciones eran “un discurso protegido de la Primera Enmienda”.

La influencia de Catanzara creció significativamente cuando fue elegido presidente de la Orden Fraternal de la Policía Lodge 7 en mayo de 2020. El ex presidente Donald Trump, a quien Catanzara ha defendido, incluso mencionó su victoria en Twitter.

Sin embargo, su apoyo a Trump lo ha puesto en problemas. En enero, Catanzara enfrentó demandas de su renuncia cuando defendió a la mafia que irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos e interrumpió la certificación de la victoria electoral del presidente Joe Biden sobre Trump.