clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Dos plantas de carbón cerrarán en 2022

La decisión se produce tras meses de debate entre los legisladores de Illinois sobre el cierre de todas las plantas de carbón para 2035 con el fin de reducir la contaminación del aire y luchar contra el cambio climático.

The NRG coal-fired power plant in Waukegan, a longtime target of local protests, is expected to close in June 2022.
Se espera que la planta de NRG en Waukegan, que ha sido durante mucho tiempo el objetivo de protestas, cierre en junio de 2022.
Archivos Sun-Times

Read in English

Dos plantas eléctricas de carbón en el área de Chicago, ambas grandes fuentes de contaminación ambiental, serán cerradas en junio del próximo año, según una presentación de la empresa a sus inversores.

En una presentación realizada el jueves, NRG anunció el retiro previsto de la planta de carbón en Waukegan y la otra en Romeoville en 2022. Los representantes de NRG no respondieron inmediatamente a las preguntas sobre los cierres anticipados.

“Esto es más pronto de lo que nadie anticipó”, dijo Celeste Flores, del grupo Clean Power Lake County, que desde 2013 ha pedido el cierre de la planta de Waukegan y ha defendido la reutilización de la propiedad frente al lago. “Ahora queremos un plan de transición justo por parte de la empresa. Somos los que vivimos día a día respirando esta contaminación”.

El anuncio se produce tras meses de debate entre los legisladores estatales sobre cuándo ordenar el cierre de todas las plantas de carbón que quedan en Illinois para reducir la contaminación del aire y luchar contra los cambios climáticos.

Ese debate llegó a su fin esta semana, incluso cuando el gobernador J.B. Pritzker, los legisladores, y varios grupos de interés parecían estar de acuerdo con la fecha de 2035 para cerrar todas las plantas de carbón del estado. Aunque su número está disminuyendo a nivel nacional, las plantas de carbón son una fuente importante de gases de efecto invernadero que contribuyen a los cambios climáticos.

NRG, al igual que otras compañías eléctricas de combustibles fósiles, ha estado explorando un nuevo modelo de negocio, ya que el carbón es menos económico debido a la competencia de energía más económicas como de gas natural, y de las fuentes de energía limpia, a menudo subvencionadas, como la de viento y la solar. Incluso la energía nuclear subvencionada está desplazando al carbón.

Una parte importante del proyecto de ley de energía que se está debatiendo en Springfield es un rescate de casi $700 millones para tres centrales nucleares de Exelon, de tal manera que el estado pueda eliminar gradualmente las fuentes de energía de combustibles fósiles.

El anuncio se hizo en una parte de la presentación de la empresa llamada “el camino hacia la descarbonización”, una referencia al objetivo de NRG de reducir las emisiones de carbono peligrosas.

La planta de Waukegan ha sido el objetivo de protestas locales durante años debido a su proximidad a decenas de miles de residentes a lo largo de la orilla del lago. No fue posible contactar a los funcionarios de la planta de Waukegan.

Los defensores de los derechos humanos, que han advertido de las repercusiones de las plantas de carbón sobre la salud, recibieron con satisfacción la noticia.

“El cierre de estas últimas grandes centrales de carbón del área de Chicago es un testimonio del incansable trabajo de los líderes de las comunidades locales que viven a la sombra de las chimeneas”, dijo Brian Urbaszewski, director de programas de salud ambiental de la Asociación de Salud Respiratoria.

Urbaszewski citó un estudio de 2012 en el que se descubrió que casi un tercio de los estudiantes de la Waukegan High School habían sido diagnosticados con asma o experimentaban síntomas de asma.

NRG decidió previamente cerrar una de las dos unidades de la planta de carbón en Romeoville en 2014. Cerca de 150 personas trabajan ahora en la planta de Romeoville. Un trabajador de la planta que respondió al teléfono dijo que no podía hacer comentarios.

Los reportajes de Brett Chase sobre el medio ambiente y la salud pública son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.