clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La alcaldesa y la directora de CPS presentan reformas al programa de policías en las escuelas

55 escuelas han votado para mantener a su oficial asignado, mientras que 17 abandonaron el programa.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

Los oficiales de policía de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) ahora tendrán que pasar verificaciones de antecedentes más estrictas y las quejas contra ellos serán investigadas por una junta de supervisión policial independiente en lugar de por sus supervisores, dijeron el miércoles funcionarios de CPS y la alcaldesa Lori Lightfoot.

Lightfoot y la directora ejecutiva de CPS, Janice Jackson, anunciaron una serie de reformas al controvertido programa de oficiales en las escuelas, que ha enfrentado duras críticas desde hace años y sobre el que ha crecido la atención del movimiento que lucha por quitarle fondos a la policía, que se extendió por todo el país después del asesinato de George Floyd en mayo.

Algunas de las reformas anunciadas el miércoles no son del todo nuevas, incluida la mejora de la capacitación para los oficiales, una acción que se sumó hace meses a los programas.

“Hemos escuchado a nuestros estudiantes alto y claro”, dijo Jackson. “El activismo demostrado por nuestros estudiantes le da esperanza a esta ciudad y al país. Las reformas que se anuncian hoy son resultado directo de su espíritu tenaz”.

Los activistas se han quejado de que poner policías en las escuelas a menudo ayuda a facilitar el llamado “pase de la escuela a la prisión”, mientras que los defensores dicen que la presencia policial es muy importante para garantizar la seguridad en las escuelas.

“Entendemos que las diferentes comunidades tienen diferentes necesidades que influyen en la relación entre los oficiales y las escuelas a las que sirven”, dijo Lightfoot en la conferencia de prensa. “Por eso es importante que los Consejos Escolares Locales, que tienen el pulso de sus comunidades, tengan la palabra definitiva sobre si los oficiales de recursos escolares deben permanecer en sus escuelas”.

Entre las reformas que entrarán en vigor en otoño están:

• La revisión del historial de un oficial contratado deberá incluir antecedentes de “disciplina excepcional” y no deberán existir “alegaciones sostenidas del uso de la fuerza o altercados verbales o físicos contra jóvenes en los últimos cinco años”.

• Las quejas contra agentes de policía en las escuelas serán investigadas por la Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA), ya que se encuentran en comunidades fuera del distrito escolar.

• Los agentes de policía ahora tendrán prohibido ingresar los nombres de los estudiantes en el Sistema de Información Criminal de la CPD; con ese fin, todas las terminales de computadora que permiten dicho acceso deben ser retiradas de la propiedad escolar, dijeron los funcionarios de CPS.

• CPS dice que está fortaleciendo la capacitación actual de los oficiales, que incluye la comprensión de prejuicios raciales implícitos, técnicas de reducción de conflictos y el cómo interactuar mejor con los estudiantes de educación especial, estudiantes LGBTQ y estudiantes con habilidades limitadas en inglés.

Mueze Bawany, delegado del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) y maestro de la preparatoria Roberto Clemente, no encontró nada que aplaudir en las reformas anunciadas y dijo, entre otras cosas, que remitir las quejas a COPA es como impulsar que “la policía investigue a la policía”.

“Para mí esto sólo es otra respuesta a la pregunta: ¿qué es lo mínimo que podemos hacer y tratar de apaciguar a las personas que han estado activas y expresan que hay algo increíblemente mal en la forma en que esencialmente estamos vigilando a los niños para que obedezcan…? ”, dijo Bawany.

A principios de este mes, CPS dio a conocer un nuevo plan de gastos que presupuestó para este año menos de la mitad de dinero que el año pasado para pagar a los oficiales de policía asignados a las escuelas. Pero una gran parte de esa reducción, alrededor de $4.5 millones, se debió a que las clases se llevaron a cabo de forma remota durante el otoño. En ese momento, Jackson dijo que la financiación era solo una reforma que el distrito había planeado para este año escolar.

La Junta de Educación votó 4-3 en junio en contra de una moción para deshacerse del contrato con la policía. Pero se prevé otra votación sobre el programa a finales de este mes, cuando se espera que los funcionarios de CPS propongan un nuevo contrato revisado para aprobación de la Junta.

A partir de esta semana 55 escuelas han votado para mantener a su oficial asignado, mientras que 17 abandonaron el programa.