El Dr. Francisco Martínez, veterano de guerra y médico en Humboldt Park, fallece a los 105 años

Algunos pacientes pobres le pagaban al Dr. Martínez con el queso que habían recibido como prestaciones alimentarias federales.

SHARE El Dr. Francisco Martínez, veterano de guerra y médico en Humboldt Park, fallece a los 105 años
Paco.jpg

El Dr. Francisco Martínez empezó a estudiar medicina mientras estaba encarcelado en Marruecos y estudió medicina en su España natal antes de venir a Estados Unidos en 1955. | Cortesía

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Mucho antes de que el Dr. Francisco Martínez empezara a atender a pacientes que hablaban español en su oficina de Humboldt Park, se enlistó en el Ejército Español cuando tenía 17 años, poco antes de que empezara la guerra civil en 1936.

Él y su padre, quien había sido músico y compositor de marchas en una banda del Ejército, estaban del lado que finalmente llevó al dictador Francisco Franco a tomar control del país.

Ninguno de ellos vio combate, dijo el hijo del Dr. Martínez, Marco Martínez.

Después de la guerra, su madre, una mujer francesa de fuerte carácter, provocó la ira de las autoridades locales cuando ondeó la bandera francesa en su casa de Barcelona durante un desfile y se negó a hacer el saludo fascista.

“Ella dijo: ‘No quiero’. Y no arrestaban a una mujer en esa época, pero detuvieron a su marido y a su hijo y fueron presos políticos enviados a Marruecos durante dos años”, dijo Marco Martínez.

El Dr. Martínez tuvo acceso a libros en prisión y comenzó a estudiar medicina. Tras salir de la prisión, estudió medicina en España y en 1955 llegó a Estados Unidos y a Chicago, donde empezó a trabajar como médico residente en el Hospital del Condado de Cook.

Pronto se hizo evidente que su futuro era en Estados Unidos, así que le pidió ayuda a su amigo y colega médico, el Dr. Elio Fornatto.

“Después de analizar la situación, la única manera era que se casara con una ciudadana estadounidense, así que directamente me dijo: ‘¿Puedes ayudarme?’” recuerda Fornatto, de 94 años.

“Y lo hice, le hice una cita con una chica italiana que previamente se había hecho ciudadana estadounidense, se hicieron amigos y se casaron seis semanas después en el Ayuntamiento. Yo fui testigo”, dijo.

La pareja tuvo dos hijos y vivió en Austin hasta que se mudaron a la casa de sus sueños en River Forest.

El Dr. Martínez trabajaba muchas horas.

“No cobraba mucho ni subía los precios. No puedo decir que fue un gran hombre de negocios”, dijo su hijo. “Hay historias de que sus pacientes le daban queso del gobierno como pago, y hacíamos sándwiches de queso a la parrilla con eso. Conoció el hambre y la guerra y los tiempos difíciles, y en ese entonces era muy diferente, no había tantas compañías de seguros ni tanto papeleo y burocracia”.

Su hijo también se hizo médico y se hizo cargo de algunos de los pacientes de su padre cuando él se jubiló en 1999.

“Decían que hacía algo más que tratar enfermedades, era un consejero de problemas familiares cotidianos. Ahora tenemos servicios sociales y salud conductual, y él era todo eso en uno, como muchos médicos de la época en los años 70, donde lo eran todo para las comunidades a las que servían.”

El Dr. Martínez falleció el 24 de mayo de causas naturales. Tenía 105 años.

“Era un hombre muy reservado, no hablaba mucho de la guerra, mi madre era la que más hablaba”, dice su hijo. “Sí le pregunté una vez: ‘¿Qué sentías al estar en el lado franquista? Y lo único que dijo fue que el otro lado mataba curas, y él era un católico devoto”.

El Dr. Martínez volvió a visitar España muchas veces a lo largo de su vida.

“Cuando visitábamos España bajo el régimen de Franco, nadie parecía feliz, y cuando fuimos después de Franco, cuando se convirtió en una monarquía democrática, le comenté que las cosas parecían diferentes y la gente sonreía, y me dijo: ‘Eso es lo que pasa cuando uno tiene libertad’”, contó su hijo.

El Dr. Martínez nunca conoció a Ernest Hemingway, el famoso novelista que creció en Oak Park y trabajó como periodista cubriendo la guerra civil española, pero uno de los amigos del Dr. Martínez le regaló una vez un ejemplar de “For Whom the Bell Tolls” de Hemingway y falsificó la firma de Hemingway como broma.

El Dr. Martínez era conservador y disciplinado. Se ponía una corbata los domingos. Hacía ejercicios de calistenia todas las mañanas, popularizada por la Real Fuerza Aérea Canadiense. Y sus hijos llevaban trajes de lana que picaban cuando llevaba a su familia a cenar al centro de Chicago, donde el buen comportamiento en la mesa era una obligación absoluta.

dottore.jpg

El Dr. Francisco Martínez | Cortesía

“Pero creo que a la gente le impresionaba lo abierto de mente que era”, dice su hijo. “Le gustaba mucho debatir. Leía mucho. Era un buscador de conocimiento”.

“Es curioso porque, en muchos sentidos, mis padres tenían un matrimonio muy tradicional, mi madre hacía cosas tradicionales de esposa europea, le tendía la ropa todos los días, cocinaba todas las comidas, pero también se metió en el sector inmobiliario y era dueña de edificios de apartamentos y en muchos sentidos eran personas independientes”, dijo.

El Dr. Martínez, cuya esposa murió en 2015, se mudó a un condominio en el quinto piso en River Forest durante sus últimos años y subía y bajaba las escaleras a diario para hacer ejercicio.

“Uno de sus cuidadores me preguntó una vez después de que se mudara al condominio: ‘¿No tienes miedo de que haga algo en la cocina o deje la estufa encendida?’. Y yo le contesté: ‘No ha estado en la cocina en 80 años, no va a empezar ahora’”, recuerda su hijo riendo.

Además de su hijo Marco, al Dr. Martínez le sobreviven otro hijo, Francis, un juez en el Condado de Winnebago (Illinois), y cuatro nietos y cuatro bisnietos.

Ya se llevaron a cabo los funerales.

The Latest
Olympian opens up about her sadness after the 2020 Games and her marriage to the Bears’ Jonathan Owens.
“It’s always good to get a win under your belt and just try to build off that momentum,” Sky coach Teresa Weatherspoon said. “Now you got a chance to take that when we come back and build off of it.”
The Bears put the finishing touches on their invigorating offseason Tuesday.
Buzelis has opened some eyes through the first three games of Summer League play for the Bulls, displaying a versatility in both scoring and playing defense. But what really stands out is his confidence bordering on cockiness, as well as his desire to win.