clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Les preguntamos: ¿Cómo le afectó económicamente la pandemia?

Están cuidando cada dólar que gastan, se aseguran de apagar las luces de la casa y recurren a las despensa para garantizar que tendrán lo suficiente para servir la próxima comida de sus familias.

Read in English

La pandemia los golpeó con fuerza. Algunos perdieron su trabajo de tiempo completo o su segundo trabajo, o el trabajo a medio tiempo con el que contaban para completar sus ingresos o plan de retiro. Todo a causa de los cierres de empresas por coronavirus que causaron destrucción en la economía y también en sus finanzas personales.

Ahora están cuidando cada dólar que gastan, se aseguran de apagar las luces de la casa y recurren a las despensa para garantizar que tendrán lo suficiente para servir la próxima comida de sus familias.

Algunos tuvieron conversaciones difíciles con sus familiares, sus amigos o sus empleadores, pidiéndoles ayuda para pagar el alquiler u otras cuentas básicas. Otros están reconsiderando sus planes de jubilación, pensando que tendrán que trabajar un par de años más para recompensar lo que perdieron durante el año del coronavirus.

Otros tuvieron suerte, pudieron mantener sus trabajos y trabajar desde casa, lo cual funcionó como refugio. Ellos también se preocupan por lo que vendrá, pero se sienten afortunados de estar en esa situación.

Aproximadamente la mitad de los hogares de Chicago encuestados para una encuesta reciente realizada por NPR, la Fundación Robert Wood Johnson y la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard, dijo que el impacto de COVID-19 los enfrentó a serios problemas financieros, siendo las familias negras y latinas particularmente más afectadas.

Así que le preguntamos a los lectores del Sun-Times: ¿Cómo les afectó económicamente la pandemia? Muchos respondieron y aceptaron conceder entrevistas de seguimiento. Estas son algunas de sus historias:

Sherronda Bohanon, 46, de Park Manor

“Pude mantener mi trabajo principal, pero mi segunda fuente de ingresos era Uber y, sí, podría haber seguido manejando el carro, pero pensé que la cuarentena sólo sería por pocas semanas y todo esto desaparecería. En pocas palabras, extraño ese segundo ingreso. Tengo suficiente para mantener un lugar donde vivir, pero no para mucho más”.

Sherronda Bohanon, de 46 años, trabaja como maestra de ‘Head Start’, trabajando con niños muy pequeños que no pueden usar un cubrebocas. Durante su turno, usa una máscara y un protector facial para tratar de protegerse.

“En este punto estoy bien. Me preocupa, me estresa todos los días, pero hasta ahora todo va bien”, dice sobre no haber contraído COVID-19.

Sin embargo, económicamente, Bohanon, que vive en el sur de Park Manor, dice que está sufriendo. Ser conductora de Uber le daba el suficiente dinero para mantenerse. Pero comparte un hogar con su madre anciana y pensó que no valía la pena correr el riesgo de infección por estar tan expuesta y potencialmente contagiar a su madre. Ella dice que perder ese segundo ingreso significa que apenas puede pagar lo básico.

“Tengo un plan de pago: mi teléfono celular, el seguro de mi auto, mi auto. Conseguí un coche nuevo antes de que comenzara la pandemia porque no sabía lo mal que iba a ser. Realmente no puedo pagar la comida, no puedo pagar lo extra”.

Va a un banco de comida y al Sam’s Club para comprar alimentos al por mayor.

“La situación está un poco apretada. Esa es la mejor forma en que puedo definirlo”

Eric West, 53, de Valparaiso, Indiana

“Mi esposa fue dada de baja del trabajo sin esperanza de regresar. Mi hijo menor se graduó de Kelley School of Business y ha llenado cientos de solicitudes en línea, pero solo recibió cuatro llamadas. Y mi hijo mayor en Colorado tuvo reducción de 60 a 25 horas semanales. Tengo suerte: solo tengo cuatro semanas y trabajo a tiempo completo con tiempo extra. Otros la pasan mucho peor”.

Para Eric West, 53, un trabajador de la industria automotriz en Chicago, lo más difícil de la recesión económica ha sido ver a su hijo graduarse de la Escuela de Negocios en la Universidad de Indiana y luchar para encontrar un trabajo.

“Esa es una que realmente me duele un poco porque lo veo durante horas presentando solicitudes y él dice, ‘Recibí una llamada, pero nunca avanza más allá de eso’. Y tiene un gran promedio de calificaciones.

“Y eso me ha agregado presión. Todo depende de mí ahora”, dice West, cuyo hijo recibió una oferta de trabajo al graduarse que fue rescindida debido a la pandemia. “Soy el único que recibe dinero”.

West cuenta que su esposa fue despedida y ha estado buscando trabajo desde hace meses, pero “no hay nada para ella”.

Su hijo mayor, que vive en Colorado, también necesita ayuda porque trabaja en la industria del entretenimiento, que está estancada.

“Me aterroriza lo que se avecina”, dice West. “Soy un demócrata bastante liberal, así que tengo miedo. La gente parece pensar que las cosas están a punto de volver a la normalidad, parece que las cosas están disminuyendo, cuando, por todo lo que he leído, está a punto de empeorar. Pero la gente no ve eso. Están creyendo las mentiras que una persona en particular está diciendo”.

Dennis Fritz, 51, de Rogers Park

“Perdí mi trabajo de oficina a tiempo completo cuando cerró la empresa para la que trabajaba y, a los 50 años, me convertí en un coordinador de paquetes en FedEx. Gano 40% menos ahora que antes de la pandemia”.

Dennis Fritz trabajaba en la tienda de ropa de su madre en Evanston, principalmente haciendo trabajo de oficina y organizando a los vendedores. En marzo, cuando la pandemia cerró los negocios, su madre decidió cerrar la tienda.

“Los clientes eran, en su mayoría, personas mayores y ella pensó que el riesgo era demasiado alto, por lo que cerró”, dice.

Tomó el cheque de desempleo y empezó a buscar trabajo. Fue contratado en FedEx como manipulador de paquetes. Está agradecido, pero dice que es difícil porque gana un 40% menos de lo que le pagaban anteriormente porque no siempre llega a trabajar una semana completa.

“Ojalá pudiera trabajar a tiempo completo”, dice. “Me siento como si estuviera en un estado de limbo”.

A los 51 años, Fritz tampoco está seguro de cuán sostenible será el trabajo.

Aún así, confiesa, “los ajustes ciertamente no son tan malos como lo que otras personas han tenido que hacer”.

Ty Nelson, de 49 años, de Shorewood

“Tuvimos la suerte de no habernos visto afectados económicamente. Mi esposa y yo trabajamos de manera constante y esperamos que eso así continúe”.

Ty Nelson, que trabaja para una empresa que vende útiles escolares con descuento a distritos escolares y organizaciones benéficas, vio su temporada ocupada retrasada a medida que las escuelas idearon planes para el otoño. Pero Kits for Kidz finalmente se mantuvo ocupado desde mediados de Julio y ha estado “bastante agitado desde entonces”.

La empresa no necesitaba despedir a nadie y él podía trabajar desde casa. Su esposa Heather, subdirectora de un hotel, también conserva su trabajo.

“Me siento muy, muy afortunado de que tanto mi esposa como yo hayamos podido superar esto. Y entiendo totalmente lo frustrada que está la gente. Solía ​​trabajar en una fábrica y ese era un tipo de trabajo en el que, sin importar cómo estuviera la economía ese mes, te podían despedir.

“Hace un año, ¿quién podría haber adivinado algo de esto? No es algo para lo que puedas prepararte”.

Kelly Christie, 53, de Creta

“Renuncié a mi puesto como terapeuta en un hogar de ancianos en un suburbio del sur debido al cierre del taller al que asistía mi hijo discapacitado. Estuve ahí 15 años, pero mi hijo necesitaba supervisión. ¡Así que diría que esto afectó mucho a mi familia!”.

Kelly Christie trabajó en el mismo lugar durante 15 años, un hogar de ancianos en un suburbio del sur de Chicago. Pero sintió que necesitaba renunciar cuando su hijo, que sufre una discapacidad física y de desarrollo no pudo recibir la atención diaria que necesita debido a la pandemia del coronavirus.

“Fue muy difícil”, dice Christie. “Después de 15 años, estableces amistades y relaciones con tus compañeros de trabajo, y fue muy difícil detener todo abruptamente. Y, por supuesto, el aislamiento. Ha sido muy difícil para mi hijo no tener su rutina. Así que hemos tenido muchos desafíos, muchos desafíos de comportamiento. Pero los estamos superando”.

Ella dice que fue una “obviedad” decidir quedarse en casa para cuidar de su hijo, que tiene un trastorno convulsivo y no puede quedarse solo. Pero financieramente ha sido difícil.

“Soy asistente de terapia ocupacional, así que ganaba bastante. Así que financieramente, estoy segura de que, como la mayoría de la gente, no puedo cubrir todas las cuentas.

“Hemos reducido los gastos de casi todo. Tenemos cuatro hijos, por lo que todos estamos obligados a apagar las luces y, ya sabes, ser un poco más conscientes de los hábitos de gasto. No vamos a comer fuera, no hacemos grandes compras, cosas así”.

Candace Sanchez, 66, de Schaumburg

“Soy estilista y apenas estamos aguantando. Podría tener que cerrar después de 57 años”.

Candace Sánchez trabaja en el mismo salón de belleza más de cuatro décadas, pasando unas 50 horas a la semana. Planeaba jubilarse a los 70 con su seguro social, pero dice que tal vez no sea posible ahora que la pandemia ha destruido su negocio.

“En un día bueno hacía 17 o 18 cortes de cabello”, recuerda. “Y ahora hacemos, en la mayoría de los días, un máximo de siete. Si hacemos diez es un buen día. Hay días que hacemos cuatro”.

Ella piensa que muchos hombres se están cortando el cabello ellos mismos y es posible que nunca regresen. Otros pueden dejar de crecer su cabello mientras trabajan desde casa o tal vez están demasiado “asustados para salir”.

“He estado en este negocio durante 43 años y nunca, nunca, lo había visto tan mal. Es aterrador, es muy estresante para todos”.

Nicholas Senffner, 37, de Lockport

“Soy dueño de una empresa de limpieza de ventanas. Es difícil limpiar las ventanas de los restaurantes cuando están rotas o el lugar está cerrado”.

El cierre de restaurantes y bares afectó mucho a Nicholas Senffner, dueño de un negocio de limpieza de ventanas que opera en todo Chicago y en los suburbios.

“Nos ha arruinado por completo la forma en que cerraron los restaurantes”, dice Senffner, de 37 años, de Lockport. “No se limpian las ventanas si no pueden ganar dinero”.

Senffner dice que construyó su negocio hace 15 años y normalmente trabajaba 12 horas al día, cinco días a la semana. Ahora tiene suerte de poder trabajar dos o tres días a la semana.

“El año pasado ésta era una empresa que facturaba seis cifras. Este año, apenas llegamos a las cinco cifras”.

Eso significó despedir a dos empleados y recortar cosas como visitar a su familia en Colorado.

“Fue horrible, quiero decir, estos fueron 15 años de arduo trabajo, día tras día, construyendo rutas y ganando clientes, asegurándonos de que todo funcionara como un reloj. Vi como mi mundo se desmoronaba”.

No cree que el negocio vuelva a ser lo que era, dado que muchos de sus clientes eran negocios familiares que cerraron de forma permanente, algunas de las cuales recibieron un doble golpe entre la pandemia y los saqueos tras la muerte de George Floyd a manos de un oficial de policía de Minneapolis

“No ha sido fácil. Solo trato de salir adelante durante este año hasta que todo termine y ellos vuelvan al trabajo”.

Cheryl Jackson, 67, de Beloit, Wisconsin

“Los ingresos son los mismos, pero he vuelto a hacer un seguimiento de mis gastos”.

Cheryl Jackson, de 67 años, jubilada, divide su tiempo entre su casa en Beloit, Wisconsin y Chicago, para poder ayudar a cuidar a sus nietos en Bronzeville.

El 13 de marzo, el último día de clases presenciales del pasado año escolar en Chicago, decidió comenzar a hacer un seguimiento de sus gastos. Cada vez que gasta algo, lo escribe en una libreta, luego suma los gastos al final del mes para ver cuánto se destinó a qué, haciendo un seguimiento por categoría.

“De hecho estaba empezando a sentirme nerviosa, y esta es una forma en la que pude ver lo que estaba haciendo y tener algo de control sobre lo que estoy haciendo; aún así, si hay cosas que quiero hacer, la respuesta puede estar ahí”, dice.

Ella recortó algunos gastos de forma natural, como la limpieza en seco de sus muebles o ver películas en su cine favorito. Tampoco gasta tanto en gasolina porque está en su casa la mayor parte del tiempo.

Aun así, dice: “Da miedo. Tengo un ingreso fijo. No sé qué va a pasar con el seguro social, esa es una parte importante de nuestros ingresos. Mi esposo tiene una pensión del gobierno, así que estamos nerviosos por eso.

“Pero seguimos adelante porque ahora mismo no hay control sobre eso. Simplemente nos damos cuenta de que aquí es donde no estamos, y esto es lo que tenemos ahora, y simplemente planeamos en torno al presente”.

Tami Terry, 53, de Portage Park

“Me dieron un permiso en junio y el seguro de desempleo solo cubre la mitad de mis cuentas”.

Desde que pasó a ser desempleada, Tami Terry, de 53 años, de Portage Park, ha estado aprovechando sus ahorros para cubrir aproximadamente la mitad de sus cuentas.

En junio la dieron de baja de su trabajo en ventas en una empresa de fontanería y calefacción. No sabe si podrá volver a trabajar allí. Después de 16 años en esa empresa, está ansiosa ante la posibilidad de tener que buscar trabajo en otro lugar y empezar de nuevo.

“Tengo 53 años, nunca he estado desempleada en mi vida y, en este momento de mi vida, la idea de salir y buscar un nuevo trabajo no es algo que quiera hacer”, dice.

Sin embargo, dice que sus ahorros solo le durarán hasta fin de año.

“Cuando llegue enero, tendré que pensar en algo”.