Residentes de La Villita marchan en apoyo a los manifestantes de Black Lives Matter

A días de que se informara sobre crecientes tensiones raciales en vecindarios latinos, sus residentes llegaron a la calle 26 cantando el nombre de George Floyd y con carteles en apoyo del movimiento Black Lives Matter.

SHARE Residentes de La Villita marchan en apoyo a los manifestantes de Black Lives Matter
merlin_91453556.0.jpg

Anthony Vazquez/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

La multitud guardó silencio mientras los residentes se hincaron sobre una rodilla, levantando los puños al aire. Le dedicaron un momento de silencio a George Floyd debajo del icónico arco que da la bienvenida al público a La Villita.

Laura Ramírez, una de las organizadoras de la organización El Foro del Pueblo, humeaba incienso de salvia, una tradición indígena que se cree que ayuda a elevar las oraciones a Dios.

“Esta lucha es larga y no va a terminar hoy”, dijo Ramírez al grupo, muchos con carteles en apoyo del movimiento Black Lives Matter.

Durante dos horas el miércoles por la mañana, el grupo ocupó la calle comercial de la calle 26 en La Villita, gritando el nombre de Floyd y comparando a la policía con los agentes federales de Inmigración. El esfuerzo se produce luego de días de crecientes tensiones raciales entre los latinos y los afroamericanos después que las protestas que denunciaban la muerte de Floyd terminaran con personas asaltando negocios y vandalismo en toda la ciudad.

Los residentes de La Villita, incluidos algunos integrantes de pandillas, trataron de proteger a los negocios locales, pero esos esfuerzos provocaron una reacción violenta a medida que los informes sobre enfrentamientos raciales se extendían por las redes sociales.

En La Villita, Fanny Diego Alvarez, otra integrante de la organización El Foro del Pueblo, culpó a la alcaldesa Lori Lightfoot por enfocarse en proteger el centro, haciendo que las manifestaciones se movieran hacia los vecindarios. Luego, cuando las tensiones aumentaron en esos vecindarios, la policía de Chicago se mantuvo al margen sin hacer nada, dijo Diego Álvarez.

La alcaldesa Lori Lightfoot dijo a los periodistas el miércoles que estuvo un tiempo en North Lawndale y La Villita y se enteró de que algunos incidentes caracterizados como conflictos entre negros y latinos obedecen en realidad a peleas entre pandillas.

“Hablamos de hombres jóvenes que realmente no han alcanzado la madurez; y cuando se mezclan juventud, testosterona, armas y tal vez otras cosas, se tiene una receta para el desastre”, dijo Lightfoot.

El Superintendente de la Policía de Chicago, David Brown, dijo que este tipo de conflictos no son nuevos e insistió en que incluir a las pandillas en la protección de los vecindarios parece algo “ridículo”.

Lightfoot también advirtió que algunos de los rumores que se difunden en redes sociales sobre conflictos entre las comunidades latinas y afroamericanas podrían ser parte de un esfuerzo concertado para crear odio y ansiedad. Dijo que el FBI estaba investigando rumores similares que se extendieron en otras partes del país.

En La Villita, la multitud que marchó por la calle 26 estuvo compuesta principalmente por latinos y algunos afroamericanos.

Jai Simpson, de 20 años, de GoodKids MadCity, un grupo que lucha contra la violencia en las calles, dijo que gracias a esta marcha visitó La Villita por primera vez y calificó al grupo como “una familia”. Hablándole a la multitud animó a los integrantes de las pandillas de La Villita y Lawndale a llegar a un acuerdo de paz.

“Las comunidades negras y latinas en los lados sur y oeste de Chicago se ven afectadas por el racismo ambiental, la discriminación racial, la discriminación sistemática y siglos de exclusión”, dijo Simpson a la multitud.

Los participantes en la marcha se hicieron eco de los sentimientos de Simpson. Stephanie Cerda-Ocampo, de 20 años, dijo que en su familia y entre sus vecinos escucha comentarios contra los afroamericanos. Es por eso que decidió ir desde el suroeste hasta La Villita para unirse al grupo.

“Necesitamos mantenernos unidos y luchar contra el problema real que es la supremacía blanca”, dijo.

La multitud marchó pacíficamente una milla hacia el oeste, caminando hacia Pulaski Road y luego regresó al arco, ubicado cerca de la intersección de la calle 26 y la avenida Albany.

Dos autobuses de la CTA, con policías dentro, siguieron al grupo.

El concejal Michael Rodríguez, cuyo distrito 22 incluye La Villita, dijo que había pasado muchas horas cada día de esta semana en las calles y había visto algunos conflictos raciales que describió como “horribles”. Pero el miércoles confirmó que los dirigentes comunitarios habían llegado a un acuerdo con aquellos involucrados en los conflictos”, dijo.

“Tengo la esperanza de que las cosas se hayan vuelto más pacíficas y espero que siga así”, dijo Rodríguez.

Los reportes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.

The Latest
Texas Sen. John Cornyn was authorized by Senate Minority Leader Mitch McConnell, R-Ky., to open talks with Democrats to “negotiate the possibility of gun legislation that will spare us the tragedies we’ve seen,” Sen. Dick Durbin said.
Heuer and the Cubs think Tommy John surgery may answer questions about the reliever’s declining velocity.
Adan Casarrubias Salgado — also known as “Tomatito,” “Star” and “Silver” — is charged with conspiracy, drug trafficking and money laundering.
Convincing the General Assembly to support more programs down the road could turn out to be nearly impossible if this fails.
The Alpha and Delta variant waves left 342 Chicagoans dead in less vaccinated parts of the city. That toll could have been 75% lower if more people had been inoculated, University of Chicago Medicine researchers found.