clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Mujer apuñaló a su hija de 5 años en presencia de su otra hija

La niña mayor trató de defender a su hermanita jalando a su mamá del pelo.

A bicycle lies on the front yard of a house on the 3200 block of West Fulton Boulevard in East Garfield Park Saturday afternoon, Sept. 26, 2020. A five-year-old girl was stabbed on the 3200 block of West Fulton Boulevard Saturday morning.
A bicycle lies on the front yard of a house on the 3200 block of West Fulton Boulevard in East Garfield Park Saturday afternoon, Sept. 26, 2020. A five-year-old girl was stabbed on the 3200 block of West Fulton Boulevard Saturday morning.
Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

Una mujer de East Garfield Park apuñaló a su hija de 5 años hasta matarla, mientras otra hija de 8 años que presenció el trágico derramamiento de sangre trató de detenerla.

La niña mayor jaló del cabello a su madre, tratando de intervenir, en lo que la Jueza del Condado de Cook, Mary Marubio, calificó como un ataque “brutal y cruel”.

Pero llegó demasiado tarde y no pudo salvar a su hermanita Serenity Arrington, dijeron los fiscales.

La niña de 8 años le contó más tarde a su abuelo materno: “mamá apuñaló a mi hermana pequeña”, reveló la Fiscal Estatal adjunta, James Murphy.

El sábado por la mañana las hermanas estaban en la habitación de su madre, Simone Austin, cuando la mujer le pidió a su hija mayor que se fuera, reveló Murphy.

La hija mayor se fue, pero se quedó cerca de la puerta, asomándose por un agujero. La niña gritó y abrió desesperadamente la puerta cuando vio que Austin, de 27 años, sacaba un cuchillo de sierra de abajo de la almohada.

Austin comenzó a apuñalar a Serenity, quien pedía perdón y le rogaba a su madre que se detuviera.

La niña de 8 años trató de alejar a Austin de Serenity jalándola de su cabello, dijo Murphy.

La hija mayor finalmente huyó de la habitación, llorando, en busca de su abuelo, en cuya casa habían estado viviendo las tres durante las últimas semanas, dijo Murphy.

El abuelo vio a Serenity sangrando, llamó al 911 y pidió a sus vecinos que hicieran lo mismo. La niña de 8 años, dijo Murphy, salió corriendo de la casa en la cuadra 3200 West de Fulton Boulevard y comenzó a gritar de nuevo: “mamá mató a mi hermana pequeña”.

Austin, mientras sus vecinos observaban, sacó el cuerpo “flácido, ensangrentado y desnudo” de su hija muerta y lo colocó en un área cubierta con hierba junto a la banqueta, explicó Murphy.

Cuando un amigo de su padre, al ver el cuerpo sangrando de Serenity, le preguntó qué sucedía, Austin supuestamente le dijo que no debió haber hecho eso.

Los Bomberos de Chicago ya estaban atendiendo a Serenity cuando llegó la policía. Austin volvió a confesar el crimen y se disculpó, esta vez con el personal de emergencia, dijo Murphy.

Serenity fue transportada al Hospital Stroger, donde fue declarada muerta. Los informes de la autopsia mostraron que murió por “múltiples heridas incisas en el cuello”, incluida una que casi le atraviesa la nuca, confirmó Murphy.

El cuchillo fue recuperado del dormitorio de Austin, dijo Murphy.

La hija de 8 años le dijo a los detectives que esta no era la primera vez que su madre las amenazaba con un cuchillo. Una vez, contó, levantó el cuchillo porque ellas derramaron huevos en la entrada de la casa. La hermana mayor contó que ver a Austin caminar con un cuchillo le preocupaba, ya que “nunca se sabe lo que podría pasar”.

Marubio calificó como “devastadoras” las acusaciones contra Austin.

“Una niña de 8 años tenía suficiente experiencia para entender que su madre, caminando con un cuchillo, era una amenaza”, dijo Marubio, ordenando que Austin fuera detenida sin derecho a fianza. “Lo hizo en ocasiones anteriores, asustando a las niñas”.

Mientras tanto, un asistente del defensor público dijo que no hay indicios de que Austin hubiera lastimado a alguna de sus hijas anteriormente, alegando que “los registros del DCFS [siglas en inglés del Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois] no registraron nada”.

Austin abandonó la escuela secundaria después de su primer año porque no tenía hogar, contó el abogado defensor.

El Superintendente de la Policía de Chicago, David Brown, dijo que el caso muestra la necesidad de más instalaciones que brinden cuidado infantil a corto plazo para niños que están en peligro de sus padres.

“Los oficiales que respondieron a la escena siempre estarán obsesionados por lo que vieron y escucharon”, dijo Brown.

Los funcionarios del DCFS no estuvieron disponibles para hacer comentarios.

Se espera que Austin regrese a la corte el 19 de octubre.

Contribuyó: Michael Lee