clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Hacen vigilia en Chicago en honor a la fallecida jueza de la Corte Suprema RBG

Ruth Bader Ginsburg se convirtió en un ícono para las mujeres y niñas de Estados Unidos por ser una firme defensora de sus derechos.

Read in English

La pérdida fue palpable el sábado por la noche cuando cientos de personas se reunieron en el centro de Chicago para lamentar la muerte de la jueza de la Suprema Corte de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg. Pero también se sintió un espíritu de perseverancia.

Ginsburg, quien murió el viernes a los 87 años, fue un ícono de proporciones casi míticas para mucho asistentes y un testimonio de todo lo que las mujeres pueden lograr.

“Aparte de mi mamá, ella fue una de las mujeres que me inspiró a ser feminista”, dijo Alex Pavel, una joven que se reunió con otras personas frente al Edificio Federal Dirksen en 219 S. Dearborn St. para recordar el concepto de Bader Ginsburg de que “una justicia tardía es una justicia negada”.

Eileen Murphy, de 65 años, vino al evento desde Buena Park y dijo que Ginsburg era una inspiración para todas las mujeres debido a su vida de defensa por la igualdad de género.

“Con gran tristeza estoy aquí, espero que ella esté en paz. Continuaremos su trabajo en el futuro”, dijo Murphy.

Los oradores en la vigilia recitaron una larga lista de los logros de Ginsburg y destacaron la innovadora historia de su vida, incluido el hecho de haber sido la segunda mujer en servir en la Corte Suprema, pero también aprovecharon el momento para renovar la energía colectiva del grupo para impulsar una acción.

La alcaldesa Lori Lightfoot encabezó a una multitud de 150 personas, alzando el puño, que gritaron: “En nombre de Ruth, lucharé. En nombre de Ruth, votaré. Y en nombre de Ruth, ganaremos”.

Deborah Harris, directora ejecutiva del grupo de defensa Action Now, con sede en Chicago, también animó a la multitud a movilizarse.

“Esta noche el denominador común ha sido que RBG mantuvo sus ideas y luchó con todas sus fuerzas para defenderlas”, dijo Harris. “Esto no es algo que deba olvidarse. Este no es el momento para que Estados Unidos sea tímido”.

Ginsburg fue nombrada miembro del máximo tribunal por el Presidente Bill Clinton en 1993 después de presentar casos la Suprema Corte en la década de 1970, cuando se convirtió en una figura importante en el movimiento por los derechos de las mujeres.

En el transcurso de su mandato en la Corte Suprema, “The Notorious R.B.G.”, como la conocían sus admiradores, se convirtió en un ícono para las mujeres y niñas de Estados Unidos por ser una firme defensora de sus derechos y por las opiniones liberales que aportaba en sus sentencias.

Se animó a los miembros de la multitud a colgar etiquetas personalizadas en un monumento que se erigió entre dos árboles en la plaza, con las letras R.B.G.

Cerca del memorial, se colocó un letrero que parecía capturar el espíritu de la noche.

“Gracias RBG, seguiremos tu lucha a partir de ahora”, decía.