clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Voluntarios notan un creciente número de inmigrantes llegando a Chicago por autobús

Los problemas económicos causados por la pandemia y los recientes huracanes podrían estar causando parte de la inmigración.

Colin McCormick poses for a portrait outside the Greyhound station at 620 W Harrison St in South Loop, Wednesday, April 21, 2021.
Colin McCormick posa para una foto afuera de la estación de autobuses Greyhound en el South Loop el miércoles, 21 de abril del 2021.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Read in English

Surtidos con meriendas y artículos de aseo personal, Colin McCormick y Amanda Treviño examinaron la animada terminal de autobuses del South Loop en una mañana reciente y vieron a una madre con un bebé en sus brazos, seguida por tres niños pequeños.

McCormick y Treviño, que forman parte de la organización Chicago Immigrant Transit Assistance, se acercaron a ella y confirmaron que la familia había sido liberada recientemente de un centro de detención de inmigrantes cerca de la frontera sur. Uno de los niños pequeños, que había estado llorando, empezó a reírse cuando McCormick le mostró un peluche mientras Treviño organizaba un viaje para llevar a la familia a los suburbios del noroeste.

La familia se encontraba entre una docena de inmigrantes con los que el grupo se puso en contacto el martes por la mañana en la estación de autobuses Greyhound. Los voluntarios, que van a la estación a diario, han notado un aumento reciente en el número de inmigrantes que pasan por Chicago, dijo McCormick, el coordinador del programa.

El área de Chicago es el destino final de algunos de estos inmigrantes, pero la mayoría viaja a otras partes del Medio Oeste, dijo.

En febrero, los voluntarios hablaron con entre 20 a 30 inmigrantes cada semana. En las últimas semanas, el número de personas con las que el grupo se cruza semanalmente ha aumentado a entre 50 y 70, dijo McCormick. El grupo recibió a 52 personas la semana del 11 de abril.

“Ha sido una curva de crecimiento desde mediados de febrero”, dijo McCormick. “No veo ningún signo de que se reduzca”.

Clothing for immigrants arriving in Chicago from the border at a storage unit South Loop, Wednesday, April 21, 2021.
El programa del Chicago Immigrant Transit Assistance da ropa y artículos de aseo personal a los inmigrantes llegando al Medio Oeste desde la frontera sur.
Anthony Vázquez/Sun-Times

El número de inmigrantes detenidos o que se entregaron en la frontera sur aumentó de 101,028 en febrero a 172,331 en marzo, según la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos. Las cifras incluyen a las personas detenidas por los agentes fronterizos que fueron deportadas, a las que se les negó la entrada o que fueron llevadas a la custodia de inmigración. Más de la mitad de las personas incluidas en la cifra de marzo eran adultos solteros.

El porcentaje de menores no acompañados y familias fue el que más creció de febrero a marzo, dijo Ariel Ruiz Soto, analista de políticas del Instituto de Política Migratoria, basada en Washington. Los problemas económicos causados por la pandemia y los recientes huracanes podrían estar causando parte de la inmigración, dijo Ruiz Soto, quien señaló que el aumento de la inmigración se ha producido bajo los tres últimos presidentes.

“Lo que vemos en la frontera es un síntoma de una crisis regional que sigue siendo ignorada por los países de la región hasta que tengamos un sistema de migración regional más sostenible”, dijo.

Chicago Immigrant Transit Assistance, ahora parte de la Comunidad Interreligiosa para Inmigrantes Detenidos, comenzó como un esfuerzo de raíz en 2018. A principios de este año, los voluntarios reiniciaron las visitas diarias a la estación de autobuses después de que sus esfuerzos se vieron frenados por la pandemia de coronavirus. El grupo se comunica con voluntarios de otras ciudades que hacen un trabajo similar para averiguar cuáles son los materiales que deben llevar a la estación de autobuses, dijo McCormick.

Colin McCormick closes a storage unit used to store clothing and other items for immigrants transported to Chicago from the border, Wednesday, April 21, 2021.
Colin McCormick cierra una unidad de almacenamiento utilizada para guardar ropa y otros artículos para los inmigrantes que llegan a Chicago desde la frontera sur de Estados Unidos.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Los voluntarios no preguntan sobre los detalles del caso de inmigración de una persona, pero al menos reparten tarjetas bilingües para que los inmigrantes conozcan sus derechos. El grupo sólo se ha encontrado con adultos y familias en la estación de autobuses, dijo McCormick.

McCormick y otros voluntarios llegan antes del amanecer y buscan pistas (zapatos sin agujetas o personas sin equipaje) para identificar a los que vienen de la frontera. Así es como McCormick pudo saber que Ariel estaba entre un grupo que acababa de llegar una mañana reciente.

Ariel, quien pidió que no se publicara su nombre completo debido a la incertidumbre de su caso de inmigración, dijo que dejó su Nicaragua natal en febrero debido a la inestabilidad política. Viajó por Centroamérica y México antes de llegar a la frontera de los Estados Unidos y fue detenido durante 17 días, dijo.

Su licencia para conducir un taxi en Nicaragua fue suspendida después de que mostrara la bandera del país en su coche, dijo Ariel. La bandera se ha convertido en un símbolo de la oposición al gobierno del presidente Daniel Ortega. A Ariel le pareció que las protestas y la disidencia ya no estaban permitidas en su país natal.

“Es la bandera de mi país”, dice Ariel. “Cuando uno carga esa bandera, es un mensaje para el gobierno regrese a la democracia.”

Un grupo de derechos humanos advirtió a principios de este año que el gobierno de Ortega estaba limitando a la oposición mientras se enfrenta a las elecciones de este año, según un informe de Associated Press.

El grupo en Chicago le dio a Ariel un cambio de ropa y un teléfono móvil con un plan de servicio de un mes porque su teléfono estaba dañado por el agua. Sólo estuvo en Chicago unas horas y esperaba llegar finalmente a Dakota del Sur para reunirse con su hermano, que le pagó el boleto del autobús.

“Me siento bien”, dice Ariel, que llevaba cuatro días viajando en autobús cuando llegó a Chicago. “Gracias a Dios, he logrado el propósito que tenía.”

McCormick dijo que al grupo le gustaría ampliar sus servicios, pero el grupo depende en gran medida de los voluntarios. Treviño fue inicialmente voluntaria del grupo como parte de su programa de posgrado en la Universidad de Illinois en Chicago.

Siguió viniendo semanalmente, pasando mañanas agitadas en las que los voluntarios podían tener sólo unos minutos u horas con los que pasaban por la estación.

Para Treviño, se aleja sintiendo que ha logrado algo, y le recuerda la propia historia de inmigración de sus padres.

“Me gustaría que la gente pudiera entender aunque sea un poco lo que estas personas pasan para llegar hasta nosotros”, dijo Treviño. “A veces es desgarrador, a veces es tan poderoso”.

Items that are included in bags for immigrants arriving in Chicago from the border at a storage unit South Loop, Wednesday, April 21, 2021.
Artículos embolsados esperan a los inmigrantes que llegan a Chicago desde la frontera sur de los Estados Unidos.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y la desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención de The Chicago Community Trust.