clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La Arquidiócesis anuncia la unificación de iglesias en Back of the Yards y en los suburbios del sur

Cardinal Blase Cupich AP file

Read in English

La Arquidiócesis de Chicago anunció el lunes consolidaciones que afectarán a varias parroquias en Back of the Yards, así como en los suburbios del sur de Harvey y Markham.

Santa Cruz Inmaculado Corazón de María, San José y San Miguel Arcángel, tres parroquias en Back of the Yards en el lado suroeste, se unirán como una nueva parroquia con un nombre nuevo, aún no determinado, a más tardar el 1 de julio, 2021, según un comunicado emitido el lunes por la arquidiócesis.

Holy Cross y St. Joseph serán centros de culto dominical. St. Joseph será designado como la iglesia parroquial donde se guardarán los registros sacramentales.

Además, una comisión arquidiocesana que revisó la unificación recomendó que San Miguel Arcángel continuara organizando una misa dominical cada fin de semana. El Inmaculado Corazón de María no se utilizará para la actividad de adoración regular.

Las decisiones fueron tomadas por el cardenal Blase Cupich en consulta con el personal y los asesores.

En Markham y Harvey, se eligieron otras tres parroquias para unirse como una sola parroquia: Ascension St. Susanna, St. Gerard Majella y St. John the Baptist. La unificación tendrá lugar a más tardar el 1 de julio de 2021. Aún no se ha determinado el nombre de la parroquia unificada.

La comisión recomendó cesar las misas programadas regularmente en Ascension-St. Susanna y St. Gerard Majella y la transición de todas las misas programadas regularmente a St. John the Baptist a más tardar el primer domingo de Adviento de 2021. El liderazgo local establecerá un cronograma específico para esta transición.

“La sostenibilidad de mantener múltiples lugares de culto mientras se fomenta la unidad y el creciente alcance de la misión será un enfoque en el futuro”, dijo el comunicado.

La reorganización en curso de las parroquias es parte de “Renovar mi Iglesia”, una campaña que la iglesia está llevando a cabo para garantizar “comunidades de fe vibrantes y vivificantes accesibles a todos los católicos”.

Las decisiones se tomaron, en parte, después de revisar los datos demográficos, los resúmenes financieros y las tendencias parroquiales.