Migrantes son trasladados de YMCA en el lado norte a Daley College en el lado sur

La alcaldía quería desocupar el YMCA de High Ridge para que ese fuera utilizado exclusivamente por hombres solteros que ahora dominan la población de 500 personas que aún duermen en los pisos de las estaciones de la Policía de Chicago.

SHARE Migrantes son trasladados de YMCA en el lado norte a Daley College en el lado sur
Asylum-seekers step out of buses at Richard J. Daley College in June.

Después de más de dos horas, cuatro autobuses de la CTA llegaron al campus del lado suroeste.

Pat Nabong/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Erin Armstrong pasó la mañana del martes repartiendo camisetas con la bandera de Chicago afuera de High Ridge YMCA.

“Hemos trabajado muy de cerca con estos niños; es desgarrador que los trasladen”, dijo Armstrong, maestra de preescolar en la Escuela Primaria Philip Rogers Fine Arts. “Realmente se han sentido cómodos aquí y son solo una parte de la familia. Se sentían muy cómodos en la escuela y estábamos emocionados de prepararnos para el verano y el otoño con ellos”.

Armstrong y otros maestros de la escuela se han encariñado con un grupo de estudiantes migrantes que se habían hospedado en el YMCA en 2424 W. Touhy Ave. — pero el martes por la tarde autobuses llenos de familias abandonaron las instalaciones y se dirigieron al sur a Daley College, en la calle 76th y Pulaski Road en el vecindario de West Lawn.

Algunos planean hacer el largo viaje a Daley College para enseñar clases de verano, dijo Armstrong.

“Realmente los vamos a extrañar. Los hemos recibido con los brazos abiertos aquí, y realmente se sintieron como en casa con nosotros”, dijo Armstrong.

Los autobuses salieron del YMCA poco después de las 2:30 p.m. para el viaje de casi 25 millas a Daley College. Después de más de dos horas, cuatro autobuses de la CTA llegaron al campus del lado suroeste.

Las familias que llevaban maletas y bolsas se apresuraron a entrar a los edificios de la universidad para evitar la lluvia. Los niños pequeños, algunos con sus propias mochilas pequeñas, los seguían.

Los adultos bajaron bicicletas de uno de los autobuses. Otro autobús extendido de la CTA estaba lleno de lo que parecían ser maletas y otras pertenencias que habían adquirido las familias.

Rich Guidice, jefe de personal del alcalde Brandon Johnson, dijo que era necesario trasladar a las familias con niños a Daley College para desocupar el YMCA de High Ridge para que ese fuera utilizado exclusivamente por hombres solteros que ahora dominan la población de 500 personas que aún duermen en los pisos de las estaciones de la Policía de Chicago.

“Preferimos mantener a las familias separadas de los hombres solteros y mantener a las familias intactas por seguridad y protección”, dijo Guidice.

Jason Lee, asesor principal del alcalde, caracterizó la separación como una “precaución”.

“Lo último que podemos permitirnos es poner a alguien en riesgo porque hay diferentes personas que no deberían mezclarse”, dijo.

Daley College ya ha estado alojando a otras familias inmigrantes.

Después de algunos retrasos, el martes finalmente se produjo el la mudanza, y no solo los maestros estaban molestos.

Una mujer que había ayudado a una de las familias que vivían en el YMCA dijo que habían comenzado a poner raíces y que ambos padres habían encontrado trabajo en el vecindario. A pesar de la mudanza, dijo, tienen la intención de seguir yendo a esos trabajos desde Daley.

La concejal Jeylu Gutiérrez (14°), cuyo distrito incluye Daley College, dijo que sus electores del lado sureste estaban preparados para recibir a las familias con los brazos abiertos.

“Conozco la alcaldía y los departamentos. Han estado trabajando incansablemente para conseguir un buen lugar para estas familias. Desafortunadamente, no tenemos otros espacios disponibles en este momento”, dijo la concejal novata.

La crisis migratoria ha generado oposición en varias comunidades donde se han abierto centros de descanso en escuelas cerradas e instalaciones del Distrito de Parques de Chicago. En algunos lugares, ha empeorado las tensiones políticas históricas entre afroamericanos y latinos que se exhibieron durante la polémica reunión cuando un Concejo Municipal dividido aprobó $51 millones en fondos de emergencia para la crisis migratoria, solo en efecto hasta el 30 de junio.

Pero Gutiérrez dijo el martes que no anticipa tal resistencia en su distrito mayoritariamente latino.

“No somos racistas en el distrito 14. Mucha de nuestra gente trabajadora que son inmigrantes entienden las luchas ya que todos llegamos aquí por diferentes razones, y luchamos al principio”, dijo Gutiérrez.

La concejal Debra Silverstein (50°) representa el distrito del norte que incluye el YMCA.

“Mi comunidad ha abierto sus brazos y sus corazones a quien sea que vive allí”, dijo Silverstein.

“Sé que esto es muy difícil para las familias. Definitivamente escucho eso. Pero al hablar con la oficina del alcalde, realmente se han preocupado por ellos, pero sienten que… necesitan trasladarlos a la ubicación de Daley”, dijo.

Antes de que llegaran las familias de High Ridge YMCA, un grupo de inmigrantes recién llegados, incluyendo niños pequeños, se pararon frente a Daley College cerca de una tienda abandonada tratando de atraer la atención de los automovilistas que circulaban en Pulaski Road.

Tres de los hombres, que pidieron no ser identificados públicamente, dijeron que han pasado alrededor de una semana viviendo con sus familias en el refugio improvisado dentro de Daley College.

Les dijeron que podían vivir allí solo 30 días, por lo que pasaron toda la mañana buscando la atención de los automovilistas que podrían ayudarlos a conseguir trabajo. Pero las ofertas han sido pocas, dijeron los hombres. Hay buenos samaritanos que les han llevado comida, ropa y pañales, dijeron.

Los hombres dijeron que están buscando asilo y que les gustaría aprender todo sobre vivir en los EE.UU., incluso cómo pagar impuestos.

“Muchos de nosotros no tenemos malas intenciones... Queremos crear y generar ingresos para enviar a nuestros países, para darles a nuestros hijos una educación digna”, dijo uno de los hombres. “Esperamos que este país extienda una mano amiga y vea que somos padres trabajadores cuyo trabajo varía desde obreros hasta ingenieros y abogados”.

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.

The Latest
With Bulls executive vice president of basketball operations Arturas Karnisovas pushing the youth movement and still looking to move LaVine, an NBA source said on Monday that the team could be headed for locker room headaches. Departed veteran DeMar DeRozan was a key buffer in making sure the icy relationship between LaVine and coach Billy Donovan worked, and now that he’s gone to Sacramento what will be the fallout?
Quarterback Caleb Williams, the first overall pick, and receiver Rome Odunze, the ninth selection, are among the few NFL rookies yet to ink their deals. They are the two highest selections among the five unsigned first-rounders left.
Parrish Hartley, 69, is charged with first-degree murder, aggravated assault with a vehicle and several driving offenses related to the hit-and-run crash shortly early Saturday in the 10700 block of South Emerald Avenue in Roseland.
The city was under a severe thunderstorm watch, and a tornado warning was issued late Sunday and into early Monday. But that’s not the last of the bad weather — another round storms is expected Monday evening.
The quarterly report does not include the name of the former deputy mayor. But Elena Gottreich identified herself as the accused and denied ever drinking on the job, calling the allegations “ridiculous and absurd.”