Madre pierde hijo con síndrome de down, nueve niños han muerto de COVID-19 en el Condado de Cook

Los niños de las comunidades de color tienen más probabilidades de contraer el virus y, por lo tanto, de morir a causa de él.

SHARE Madre pierde hijo con síndrome de down, nueve niños han muerto de COVID-19 en el Condado de Cook
Rina Miller, who lost her 12-year-old son Alonso to COVID-19, outside her home in Lawndale.

Rina Miller, quien perdió a su hijo Alonso de 12 años a causa del COVID-19, afuera de su casa en Lawndale.

Pat Nabong/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Desde que comenzó la pandemia el año pasado, nueve niños de 15 años o menores han muerto por COVID-19 en el Condado de Cook. La mayoría tenía condiciones médicas existentes que los ponían en mayor riesgo de morir por el coronavirus.

Las condiciones subyacentes comunes entre los niños que han muerto de COVID incluyen obesidad, diabetes y asma.

A principios de agosto murió un niño de 9 años con parálisis cerebral. En junio murió una niña de 7 años con leucemia. Sus muertes señalan los peligros particulares que representa COVID para los niños médicamente vulnerables.

“Los niños con cualquier tipo de afección médica subyacente tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad COVID más grave si se infectan”, dijo la Dra. Tina Tan, pediatra del Hospital Infantil Ann & Robert H. Lurie. “Muchos de esos niños serán hospitalizados. Y, lamentablemente, algunos de ellos morirán”.

Se ha descubierto que los niños con Síndrome de Down tienen 10 veces más probabilidades de morir a causa del virus.

Rina Miller pasó sus días y sus noches cuidando a su hijo con Síndrome de Down. Poco después del cumpleaños número 12 de Alonso Moreira a principios de este mes, ambos comenzaron a tener dificultades para respirar. Habían sido infectados con el coronavirus.

Los paramédicos los llevaron al Hospital Stroger, donde los colocaron en lados opuestos del hospital. Miller dijo que le suplicó en vano a los médicos que transfirieran a Alonso a un hospital más adecuado para su edad y condición.

Dos días después, un médico fue a su cuarto y le dijo que Alonso había muerto.

“Es demasiado difícil y extraño a mi hijo”, dijo Miller entre lágrimas.

Alonso Moreira on a ventilator after being hospitalized with COVID-19.

Alonso Moreira conectado a un ventilador tras ser hospitalizado por COVID-19.

Cortesía

Los niños de las comunidades de color tienen más probabilidades de contraer el virus y, por lo tanto, de morir a causa de él, dijo Tan.

“Estos niños provienen de hogares multigeneracionales con un acceso menos fácil a la atención médica, probablemente tienen una afección subyacente como la obesidad o el asma y, por lo general, provienen de áreas socioeconómicas más bajas donde existe una disparidad en el acceso a la atención médica”, dijo.

Miller vive en Lawndale, donde la tasa de vacunación es más baja que en muchas partes de Chicago, según datos de la Municipalidad.

Miller dijo que ni ella ni su hijo habían sido vacunados, aunque había planeado recibir la vacuna eventualmente para ella y su hijo.

No hay evidencia de que los niños se estén enfermando más gravemente a cause de la variante Delta, dijo Tan. Pero más niños se están infectando porque la variante se transmite más fácilmente y muchos niños siguen sin vacunarse, a pesar de que la vacuna fue aprobada en mayo para niños de tan solo 12 años.

Los casos infantiles del coronavirus han aumentado drásticamente desde principios del verano, de unos 38,000 casos por semana en julio a 180,000 por semana en agosto, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

Desde que la dieron de alta del hospital, Miller dijo que ha tenido problemas económicos incluso más que antes. Dijo que trabaja en trabajos ocasionales, pero “a veces me pagan y en otras no”, dijo.

Miller dijo que su ID estatal se venció y que no recibió una nueva, por lo que no podía solicitar Medicaid. Dijo que se deshizo de sus pertenencias después de que ella y su hijo se enfermaron, por temor a que pudiera volver a infectarse, aunque no existe una base médica para ello.

“No tenemos nada”, dijo, mostrando con un brazo su apartamento en el sótano, vacío excepto por una silla y papeleo del hospital.

Miller dijo que cruzó la ciudad para presentar el papeleo para una nueva identificación con la esperanza de poder pagar el entierro de su hijo. Por ahora, su cuerpo permanece en la morgue. Dijo que se ha acercado a organizaciones benéficas pero no ha recibido respuesta.

“Le pido a Dios ser fuerte”, dijo Miller. “Oramos que Dios se encargue de esto”.

La familia de Alonso ha iniciado una recaudación de fondos en línea para ayudar a pagar su entierro.

The Latest
When we recently asked Sun-Times readers, more than 2,000 answers poured in and ran the gamut — ranging from food, road work, freshly cut grass and more.
The delightful variety of summer fishing around Chicago goes on, with the added accent of pink salmon, to lead this sprawling raw-file Midwest Fishing Report.
Richardson declined to discuss the current status of negotiations with Russia over Griner and Paul Whelan or to explain what role he may be playing in the talks.
His down-to-earth clothing was meant to celebrate the human body regardless of race, build, size or age.
Anthony M. Strozier, 31, was caught on surveillance video using bolt cutters to snip the lock of an antique glass case and making off with four watches, court records show.