clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Un agave en conservatorio de Chicago tiene una espiga de 15 pies de altura

La planta solo florece una vez en su vida, en este caso, dentro de unos 35 años.

From left to right Gus Coliadis, Victor Amo and Ray Jorgensen hold and try to measure the stalk of Guien, an agave in a death bloomat the Garfield Park Conservatory in Garfield Park, Wednesday, Jan. 12, 2022.
Gus Coliadis (izquierda), Victor Amo and Ray Jorgenson miden el tallo del agave en el Conservatorio de Garfield Park.
Anthony Vazquez/Sun-Times

Read in English

En medio de otros cactus y nopales, se menea algo extremadamente alto y delgado.

No, no se mueve por sí solo, aunque no sería del todo sorprendente, ya que ha crecido unas 9 pulgadas en las últimas 24 horas. Los cuidadores del “Agave guiengola” intentan, con considerable dificultad, estirar una cinta métrica a lo largo de la longitud del tallo.

Finalmente, los empleados del Garfield Park Conservatory declaran que mide 15 pies y 3 pulgadas de alto. Pero no se sabe cuánto más alta crecerá la “espiga” de la flor.

“Ya no estoy seguro qué decir”, dijo Ray Jorgensen, el floricultor que supervisa el cuidado de las aproximadamente 600 plantas suculentas en Desert House, la casa desértica. “Cuando hicimos la investigación por primera vez, [la literatura] decía que era de 4 a 6 pies de altura. … pero está desenfrenado”.

Jorgensen se pregunta si el asombroso crecimiento tiene que ver con las condiciones dentro del conservatorio comparado con el paisaje de piedra en su Oaxaca natal en México.

“[Allá] están resistiendo y no siendo mimados como lo están siendo aquí”, dijo.

Pero el agave del conservatorio no seguirá así para siempre. La espiga del agave, ahora cubierta con cientos de pequeños brotes verdes, florecerá en las próximas semanas y luego morirá muy lentamente durante los siguientes meses.

La planta solo florece una vez en su vida, en este caso, dentro de unos 35 años.

La espiga ha estado creciendo durante poco más de un mes y atrayendo la atención incluso en un entorno en el que brotan plantas de tamaño, forma y textura asombrosos.

Es poco probable que la planta de agave alcance la altura del “Agave americano” del conservatorio, que alcanzó un máximo de 38 pies en 2019 y requirió que el personal retirara un panel de vidrio del techo.

Pero está se extrañará cuando la planta en flor muera. “Particularmente cuando [la flor] comienza a abrirse, es casi sensual; es tan hermoso”, dijo Jorgensen.