Padres de CPS se sienten excluidos de la decisión de CPS de eliminar las mascarillas

Una madre dijo que estaba anticipando un anuncio de máscaras, pero uno que incluyera algunas ‘opciones de máscaras’.

SHARE Padres de CPS se sienten excluidos de la decisión de CPS de eliminar las mascarillas
Chicago Public Schools sign at CPS head quarters.

El distrito anunció a principios de semana que planea retirar el mandato el próximo lunes, citando una fuerte disminución en los casos de COVID-19. | Archivos Sun-Times

El mejor lugar para cobertura de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Un grupo de padres activistas dijo el martes que fueron tomados por sorpresa por el anuncio de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) de eliminar el mandato de máscara del distrito, y algunos llamaron el acto racista, incluso criminal.

El grupo, Activate Padres de Chicago, criticó a CPS y a la alcaldesa Lori Lightfoot durante una videoconferencia el martes por lo que dijeron que era una falta total de colaboración con los padres y con el Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por sus siglas en inglés).

“Una vez más, han roto nuestra confianza. ¿Cómo podemos confiar en que van a mantener seguros a nuestros hijos si ni siquiera trabajan con nosotros o con el sindicato?” dijo Brenna O’Brien, madre de CPS y coorganizadora del grupo, el cual tiene alrededor de 850 miembros.

O’Brien dijo que estaba anticipando un anuncio de máscaras, pero uno que involucrara un acuerdo con CTU y que incluyera algunas “opciones de máscaras”.

Ana Santoyo, otra madre de CPS, dijo que al decidir abandonar el mandato, la administración no escuchó a las comunidades más afectadas por la pandemia: las personas negras y latinas.

“Lori Lightfoot y [el CEO de CPS] Pedro Martínez optaron por escuchar a una ruidosa minoría de padres adinerados. Lori y su junta [escolar] cuidadosamente seleccionada han atendido a los reaccionarios extremos en cada decisión de CPS”, dijo Santoyo.

Jesu Estrada, otro padre de familia de CPS, dijo que está “disgustada” pero “no sorprendida” por la decisión de CPS.

“Quitar el mandato de la máscara es criminal, es racista y no tiene ningún sentido”, dijo Estrada. “¿Por qué? Especialmente ahora que se acerca el día de San Patricio. ¿Por qué, por Dios, pondrían en peligro a nuestros hijos, a nuestros maestros y a nuestras comunidades? Esto es ridículo.”

El distrito anunció a principios de semana que planea retirar el mandato el próximo lunes, citando una fuerte disminución en los casos de COVID-19 en las últimas semanas y un caso judicial pendiente. Pero el anuncio también rompe un acuerdo con CTU de mantener las mascarillas hasta el final del año escolar.

El cambio se produce cuando casi todos los demás distritos escolares de Illinois han cambiado a políticas opcionales de máscaras este mes, y cuando aumenta la presión política en contra de las restricciones pandémicas a pesar de las grandes disparidades en las tasas de vacunación entre las comunidades.

La vicepresidenta de CTU, Stacy Davis Gates, tuiteó después del anuncio el lunes que la mayoría de las familias de CPS son “una vez más, recordadas que [tienen] cero influencia en cómo se crea la política escolar para nuestros niños”.

Una maestra sustituta de CPS que se identificó como Christine dijo que no entendía muy bien el miedo entre los padres.

Ella dijo que el enfoque debería estar en volver a aprender en los salones. “Veo a estudiantes de segundo grado que no saben el abecedario”, dijo.

Ella dijo que la gente necesita aprender a vivir con la pandemia.

“Además, para las personas que tienen tanto miedo y están vacunadas, honestamente no entiendo. La vacuna se puso ahí para brindarle protección”, dijo.

The Latest
The man suffered trauma to the body and was pronounced dead at the scene.
The 38-year-old was taken to University of Chicago Medical Center and pronounced dead.
The city said the proposed route raised safety concerns and responded with an alternate route.
The lawsuit was filed in U.S. District Court on Friday and accuses the city of suppressing speech criticizing the government during the high-profile event.
Her giggly, German-accented voice, coupled with her 4-foot-7 frame, made her an unlikely looking — and sounding — outlet for “sexual literacy.”